Prevención del delito en Honduras

Paso a Paso 104 - Cárceles y presos

Paso a Paso 104 incluye consejos prácticos sobre cómo involucrarse en el ministerio de prisiones y asistir a los exconvictos.

Prevención del delito en Honduras

Cuando se trata de la delincuencia y el encarcelamiento, es preferible prevenir que curar. Una iglesia en Honduras ha estado ayudando a cambiar la cultura local de la violencia y el comportamiento delictivo.

La iglesia del pastor Joel ayudó a jóvenes como Jasmine (la primera a la derecha) a dar los pasos hacia un futuro mejor. Foto: Zoe Murton/Tearfund
La iglesia del pastor Joel ayudó a jóvenes como Jasmine (la primera a la derecha) a dar los pasos hacia un futuro mejor. Foto: Zoe Murton/Tearfund

Eran las 11 de la noche cuando el automóvil del pastor Joel se detuvo en una calle desierta. Un personaje amenazante se plantó en medio del camino, bloqueando su paso. 

Al cabo de unos momentos de angustia, se oyó una voz tras las sombras: «¡Vengan aquí: es el pastor!». 

Era el líder de la pandilla local, suspendiendo el ataque. Cuando el ambiente se relajó, el pastor Joel bajó la ventana y conversó sin problemas con los miembros de la pandilla antes de continuar su viaje a casa. 

Esta es solo una de las experiencias del pastor Joel en sus veinte años de ministerio en uno de los barrios más pobres de Tegucigalpa, la capital de Honduras. Durante los primeros años de su ministerio, la pandilla Mara 18, ampliamente temida, estaba activa en la comunidad. La violencia era común, con dos o tres muertes a la semana. 

«Fue un período realmente horrible», asegura Joel. La comunidad se encontraba destrozada por la pobreza, las drogas y las rupturas familiares, todos ellos problemas generalizados en Honduras. No obstante, las pandillas comenzaron a desaparecer paulatinamente de la zona y la vida empezó a mejorar. Cuando le preguntaron al pastor Joel sobre las razones de este cambio, la respuesta es clara: «No fue gracias a la policía, sino al trabajo de la iglesia». 

Romper los patrones

«Dios me depositó este sentimiento en el corazón para trabajar con estas personas», explica el pastor Joel. Comenzó hablando con los líderes de las pandillas, cuya confianza empezó a ganarse poco a poco. Debido a que sabía lo mucho que les gusta el fútbol a los jóvenes, organizó un campeonato de fútbol que también incluía una charla sobre los valores bíblicos.  

«Comenzaron a respetarnos», recuerda el pastor Joel. Con el tiempo, incluso pudo conducir al líder de la pandilla a la fe en Cristo.  

La iglesia también comenzó a trabajar con los niños pequeños. Crearon un kindergarten, donde los niños de los hogares en mayor situación de pobreza podían recibir clases individuales, tentempiés nutritivos, controles médicos y dentales, y enseñanza sobre los valores bíblicos. Cada unos meses, la iglesia también impartía clases de crianza. El propósito era romper los patrones históricos de la ruptura de las familias y la violencia doméstica. 

Los niños del proyecto ahora se están convirtiendo en adultos jóvenes. Muchos de ellos están logrando éxitos de formas que nadie hubiera pensado que sería posible. Una joven llamada Jasmine se convirtió en secretaria de la iglesia, y hace poco tiempo se tituló en Administración Pública con las mejores calificaciones. 

«Me crié en un hogar deshecho y la iglesia me ha ayudado mucho», señala. «En esta comunidad, hay muy pocas personas que realmente logran estudiar en la universidad. Soy lo que soy hoy en día gracias a la iglesia».;

El pastor Joel Rosales Matute es miembro del programa Individuos Inspirados, de Tearfund.
Correo electrónico: joelrmidpc@yahoo.com


Utilización del fútbol para cambiar las vidas

El fútbol es una excelente herramienta para prevenir la violencia y desarrollar habilidades prácticas entre los niños y los jóvenes. Les ofrece una manera positiva de pasar el tiempo, les enseña a trabajar en equipo y cultiva las buenas relaciones.

Si a su iglesia u organización le interesa crear un club de fútbol para jóvenes, le recomendamos tener en cuenta lo siguiente:

  • Busque ayudantes y entrenadores que tengan la pasión y el amor por ver una juventud diferente.
  • Busque material pertinente a su contexto que hable de valores bíblicos, como qué significa ser un buen ciudadano, la igualdad entre los hombres y las mujeres, y la necesidad de evitar la violencia. Utilice estos materiales para las charlas y los debates que organice durante las reuniones del club.
  • En cuanto a los desafíos, no se desanime. Al inicio es muy difícil, pero el amor por ayudar a los jóvenes dará un gran resultado.

Rosibel Martínez y Sara Chamale, trabajadoras de un programa de fútbol y prevención de la delincuencia llamado Viva Deportiva, de la Red Viva Honduras. 

Para más información puede comunicarse con la coordinadora ejecutiva, María Luna, al correo electrónicomluna@redviva.hn.