Rendición de cuentas a la comunidad

por David Bainbridge

Durante muchos años la frase ‘rendición de cuentas’ se utilizó principal mente en conexión con la relación entre las organizaciones y los donantes. Los donantes querían asegurar que las organizaciones gastaran su dinero sabiamente y las organizaciones querían rendir cuentas por los fondos usados e impresionar a los donantes para asegurar un financiamiento futuro. No obstante, el enfoque de la rendición de cuentas también está empezando a girar hacia la relación entre la organización y las personas a quienes sirve. Esto significa que la organización toma en cuenta las necesidades, las preocupaciones y las capacidades de los miembros de la comunidad y les explica sus acciones y decisiones.

A menudo la rendición de cuentas a la comunidad se divide en cuatro áreas principales:

1 Participación

La participación de la comunidad es vital en cualquier trabajo de ayuda humanitaria o de desarrollo y ha sido una buena práctica durante muchos años. Sin embargo, a veces la ‘participación’ ha sido floja. Por ejemplo:

  • ‘Participación’ podría significar que los miembros de la comunidad simplemente están informados sobre el proyecto que ha sido planificado.
  • Pudo habérseles pedido a los miembros de la comunidad ‘participar’ contribuyendo con su mano de obra o sus recursos pero sin tener influencia sobre las decisiones relacionadas con el proyecto en sí.
  • Pudo habérseles dado la oportunidad a los miembros de la comunidad de identificar sus necesidades y contribuir con ideas para la planificación del proyecto, pero no se les escucha cuando el proyecto está siendo implementado.

Cuando los miembros de la comunidad participan de una manera significativa en proyectos de ayuda humanitaria o de desarrollo es más probable que el proyecto sea eficaz porque satisface necesidades reales. También es más probable que la labor sea sostenible porque existe un mayor sentido de apropiación por parte de la comunidad.

Debe motivarse la participación comunitaria en:

  • identificar las necesidades, capacidades y prioridades
  • identificar las soluciones y acciones que satisfagan las necesidades. Debe recurrirse a los conocimientos, la experiencia y las capacidades locales
  • implementar proyectos, como acordar los criterios de selección u organizar la mano de obra y los recursos
  • monitorear y evaluar el progreso. Cuando se ofrece la oportunidad a los miembros de la comunidad de comentar sobre el trabajo que se está llevando a cabo y sugerir cambios, el proyecto puede ser más efectivo.

El proceso de involucrar a los miembros de la comunidad los coloca en el centro de la labor y aumenta su sentido de dignidad.

2 Transparencia

La transparencia tiene que ver con ser francos ante las comunidades sobre el trabajo que se está llevando a cabo. Esto significa compartir información sobre:

  • la organización – su propósito, sus objetivos y valores
  • el proyecto – los planes, el progreso, los costos y las personas involucradas.

Cuando la comunidad se encuentra informada sobre el proyecto puede participar con más efectividad y hacer que la organización rinda cuentas sobre sus compromisos.

3 Retroalimentación

Proporcionar a los miembros de la comunidad la oportunidad de ofrecer retroalimentación es una parte importante de la rendición de cuentas. Esto puede hacerse por medio de quejas o sugerencias.

Hay muchas maneras de recibir la retroalimentación, como colocar una caja para los comentarios escritos o permitir la retroalimentación verbal por teléfono o en persona con los miembros del personal. Si la retroalimentación es verbal, el miembro del personal debe anotarla y verificarla con el miembro de la comunidad para asegurar que describa con exactitud lo que dijo la persona. Las personas tienen mayor probabilidad de ofrecer una retroalimentación franca si pueden hacerlo en confianza. También es buena idea tener miembros del personal de ambos sexos disponibles para recibir los comentarios sobre el proyecto.

Debe informarse a los miembros de la comunidad de qué manera se manejará la retroalimentación. A veces el personal deberá conversar entre sí sobre una respuesta antes de tomar acción. Debe informarse con regularidad a los miembros de la comunidad sobre los avances. Cuando se hagan cambios al proyecto como resultado de una retroalimentación, debe informarse a la comunidad. Cuando una comunidad ve que está siendo escuchada y que sus comentarios hacen una diferencia, será mayor la probabilidad de que participe en el proyecto, lo que a su vez mejorará su efectividad.

4 Aprendizaje

Las organizaciones que rinden cuentas a las personas a las que sirven tienen un compromiso con mejorar la calidad de su trabajo. Esto significa demostrar que escuchan a los miembros de la comunidad y que toman acción como corresponde. Es importante registrar el aprendizaje relacionado con el proyecto y comunicarlo a las comunidades y a otras partes interesadas. Por lo general, el aprendizaje se registra por escrito, como en estudios de caso e informes. Una buena fuente de aprendizaje son las evaluaciones durante y al terminar el proyecto. Este principio de rendición de cuentas a la comunidad a menudo es más fácil de llevar a cabo cuando existe una cultura de aprendizaje dentro de la organización general. Por tal razón, puede ser útil emplear personal que se dedique a documentar el aprendizaje, o incluir en la descripción del puesto de trabajo de todos los empleados la responsabilidad de registrar el aprendizaje.

Es bueno compartir el aprendizaje con la comunidad pues esto fortalece las relaciones. En las comunidades donde muchas personas son analfabetas, los métodos para compartir aprendizaje pueden incluir las reuniones, la radio, las dramatizaciones o los afiches.

Asegurar que un proyecto rinda cuentas a las comunidades requiere una inversión de tiempo, esfuerzo y fondos, pero muchas actividades son de bajo costo y simples, y pueden hacer una diferencia importante en la efectividad del proyecto y en las vidas de las comunidades. En los artículos de las páginas 6 y 14 se ofrecen ejemplos sobre cómo funciona en la práctica la rendición de cuentas a la comunidad.

David Bainbridge es el Director de Manejo de Desastres de Tearfund. En la actualidad está dirigiendo una iniciativa de Tearfund de apoyar la rendición de cuentas a la comunidad en todo el trabajo financiado por Tearfund.

E-mail: david.bainbridge@tearfund.org