Cómo dar fin al estigma: un debate comunitario

Elizabeth, una viuda que vive con lepra (en el centro de la foto, vistiendo un tocado amarillo) asiste a una reunión comunitaria. Kieran Dodds/Tearfund
Elizabeth, una viuda que vive con lepra (en el centro de la foto, vistiendo un tocado amarillo) asiste a una reunión comunitaria. Kieran Dodds/Tearfund

por John Mark Bowers

Conversar sobre el estigma con los demás puede ser un primer paso hacia superar los prejuicios. Aquí ofrecemos una propuesta de esquema para un debate grupal.

Metas

  • Conversar sobre el estigma e identificarlo en la comunidad
  • Considerar una historia sobre Jesús, como ejemplo de sanación integral del estigma, la enfermedad y la vergüenza
  • Realizar un juego de roles sobre cómo aceptar y ayudar a alguien que sufre estigma
  • Compartir ideas para alcanzar a las personas que sufren estigma en la comunidad

Tiempo
30 minutos

Este guión es una guía. Ha sido escrito para ser utilizado con grupos comunitarios cristianos, pero puede adaptarse para ser utilizado por grupos con distintas creencias. Puede mejorarse con ejemplos, historias y proverbios locales. ¿Cómo puede hacerlo pertinente para su grupo?

Tarea 1 - Identificar el estigma

Conversemos sobre:

  • ¿Qué significa el estigma?
  • ¿Qué tipos de situaciones crean estigma en nuestra comunidad?

Tarea 2 - El ejemplo de Jesús

Les invito a escuchar una historia sobre cómo Jesús trató a un hombre que sufría de la vergüenza causada por una enfermedad. Este hombre padecía una enfermedad llamada lepra, que provocaba que aparecieran llagas en todo su cuerpo. La ley dictaba que las personas con lepra debían vivir fuera del campamento lejos de todos, y debían gritar “¡Impuro! ¡Impuro!” cuando se acercaban al pueblo. Al ser impuro, este hombre no podía trabajar ni criar una familia. 

El hombre con lepra (Lucas 5:13-14)

Cuando Jesús estaba en un pueblo, se presentó un hombre cubierto de lepra. Al ver a Jesús, cayó rostro en tierra y le suplicó, “Señor, si quieres, puedes limpiarme.” Movido por la compasión, Jesús hizo lo que ninguna otra persona se hubiera atrevido a hacer; extendió su mano y tocó al hombre. “Sí quiero”, le dijo. “¡Queda limpio!” Y al instante se le quitó la lepra. Entonces Jesús le dijo, “No se lo digas a nadie; sólo ve, preséntate al sacerdote y lleva por tu purificación lo que ordenó Moisés, para que sirva de testimonio”.

En un grupo de tres o cuatro personas, debatan: ¿De qué maneras Jesús tocó la vida de este hombre?

Tomen en cuenta las necesidades físicas, sociales, emocionales y espirituales del hombre.

Pasados unos minutos, pídales a los participantes compartir sus respuestas. Respalde las respuestas de acuerdo con las cuatro categorías mencionadas a continuación:

Aspecto físico: Cuando Jesús curó la lepra del hombre, restituyó la salud en el cuerpo físico. Fue empoderado para trabajar de nuevo, ganándose la vida por sí mismo.

Aspecto social: Cuando Jesús sanó su enfermedad, fueron restauradas sus relaciones. Cuando él lo tocó, fue considerado limpio y pudo reincorporarse a su familia y comunidad.

Aspecto emocional: Cuando Jesús extendió su mano para tocarlo, fue restaurada su dignidad. Él experimentó el amor de Dios y comprendió que era valioso ante los ojos de Dios.

Aspecto espiritual: Él aprendió que Jesús lo apreciaba y quería que él pudiera reincorporarse a la comunidad de adoración. Jesús le dijo que se presentara ante el sacerdote para cumplir la ley y como muestra de que él acogería a aquellos que habían sido excluidos y les daría nueva esperanza.  

Tarea 3 - Juego de roles

El facilitador u otra persona puede hacer el papel de Ruma. Este guión es para la persona que haga el papel de Ruma. Sería buena idea que esta persona se cubriera parcialmente el rostro o que hablara en dirección contraria al grupo.

Ruma regresa a la comunidad donde se crió. Ustedes van a hacer el papel de los miembros residentes de la comunidad de Ruma. Escuchen la historia de Ruma y prepárense para venir hacia mí (como Ruma) y mostrarme cómo van a ayudarme a mí y a mis hijos.

EL JUEGO DE ROLES DE RUMA

Mi nombre es Ruma. Algunos de ustedes me conocen desde la infancia. Hace aproximadamente un año mi esposo me lanzó ácido. Él dijo que yo le era infiel. Eso no era cierto. El ácido cayo sobre un lado de mi rostro quemándome la piel. Con frecuencia siento dolor y perdí la vista en un ojo. Mis suegros me excluyeron de la casa y de la comunidad. Me escapé con los niños. Durante meses no pude trabajar. Vendimos muchas cosas para sobrevivir. Dondequiera que voy la gente se atemoriza por mi apariencia. Los otros niños se burlan de mis hijos. Nadie compra de mi negocio.

Pida a cada uno de los participantes responder la pregunta: ¿Qué puedes hacer tú para ayudarme (Ruma)? Tomen en cuenta mis necesidades físicas, sociales, emocionales y espirituales y las necesidades de mis hijos.

Tarea 4 - Ideas para la acción

Pensar en las personas en la comunidad que han sufrido porque han sido excluidas de la vida comunitaria normal. Es nuestra responsabilidad mostrar compasión hacia los que sufren. Piense en las personas que no son consideradas “normales” o “uno de nosotros”.

Debate: ¿Qué medidas podemos tomar para ayudar a aquellos en nuestra comunidad que han sido tratados mal debido al estigma?

Después de que todos los participantes hayan hablado, agradézcales sus ideas.

Piensen en alguien que sufre estigma en su comunidad. Les invito a considerar una manera en que ustedes pueden ayudar a esa persona, y convertir su idea en acción.

Pida a los participantes contarle a la persona que tienen a su lado una cosa que van a hacer.

Para ayudar a dar fin al estigma en su comunidad, les invito a compartir lo que han aprendido con un amigo o vecino.

Podría ser apropiado concluir la sesión orando todos juntos.

John Mark Bowers es el Gerente de Programa Curricular del Chalmers Center for Economic Development [Centro Chalmers para el Desarrollo Económico].

www.chalmers.org
info@chalmers.org

Información sobre la lepra

  • La lepra se desarrolla muy lentamente en el transcurso de un período de aproximadamente cinco años. A veces toma 20 años para que aparezcan los síntomas.
  • La lepra sólo es levemente infecciosa. Se propaga por gotas provenientes de la nariz o de la boca de personas que tienen lepra no tratada durante el contacto estrecho y frecuente. No se propaga por el tacto.
  • La lepra se cura con medicamentos. Puede evitarse la discapacidad, si se inicia el tratamiento temprano.
  • A menudo el estigma evita que las personas busquen tratamiento.