R1 La visión de Dios para nuestra sociedad

En nuestro mundo de hoy, la vida es muy difícil para muchísimas personas. Puede que tengan problemas en su vida familiar, por la falta de dinero, alimento, empleo o vivienda. La mala salud puede ser una preocupación. Puede que hayan perdido a seres queridos. Puede que estén viviendo con temor al abuso o a la violencia. Puede que hayan perdido sus hogares como resultado del conflicto, un desastre o la hambruna.

Es útil recordar que, por difícil que pueda ser la vida en estos momentos, Dios tiene un plan perfecto para nuestro mundo. Leemos en Isaías 65 y en Apocalipsis 21 que Dios ha planeado una nueva tierra y un nuevo cielo donde Jesús vivirá con su gente como nuestro Rey. Él llevará consuelo al triste, sanará el dolor y pondrá fin a la muerte y al luto. En esa nueva tierra no habrá lugar para los que son motivados por la maldad. Será un lugar de maravillosa belleza. No habrá necesidad de construir iglesias en las cuales adorar a Dios pues su presencia estará por doquier.

¡Qué visión tan maravillosa para animarnos hoy, sea cual sea nuestra situación!

Discusión
  • Leamos Isaías 65:17-25. Así es como a Dios le gustaría que las cosas fueran en estos momentos, si todos fuéramos receptivos a su voluntad. ¿Qué le pasará a este mundo actual con todas sus dificultades (versículo 17)?
  • ¿Cuáles son las primeras preocupaciones de Dios que son mencionadas en los versículos 19 y 20? Tome en consideración nuestras vidas en estos momentos. ¿Éstas serían sus primeras preocupaciones también?
  • Los versículos 21 y 22 describen una situación en la cual toda persona tendrá su propio hogar y su propia tierra. Nadie será explotado trabajando para otros. ¿Qué diferencia haría esto en nuestra propia situación? ¿Cómo cambiaría esto la vida?
  • ¿Qué tipo de estabilidad se describe en los versículos 23 al 25?
  • Leamos Apocalipsis 21:1-4 y 21:22-27. ¿Qué añaden estos pasajes a los versículos en Isaías 65?
  • Reflexione sobre estas maravillosas imágenes y ore para que se cumplan cuando regrese Cristo. Compare con nuestra situación actual. ¿Hay algo que podamos hacer para jugar un papel para llevar a cabo estas profecías en las vidas de las personas a nuestro alrededor?

Artículos 1, 3, 25, 28 Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU