Ayuda para las familias de niños huérfanos en Zimbabue

Paso a Paso 101 - Niños huérfanos

Con estudios de caso, actividades para los niños y una emotiva entrevista sobre la experiencia de crecer en una institución para niños huérfanos.

Ayuda para las familias de niños huérfanos en Zimbabue

Denford Munemo y Qobolwakhe Khumalo 

En Zimbabue hay alrededor de 720 mil huérfanos, en parte como resultado de las muertes a causa de enfermedades relacionadas con el sida. Tradicionalmente, la familia extensa cuidaba a los niños huérfanos. No obstante, debido a las difíciles condiciones económicas y sociales del país, a los parientes les resulta difícil mantenerlos. La organización Zimbabwe Orphans through Extended Hands (ZOE) considera que las iglesias locales pueden desempeñar un papel crucial. 

ZOE brinda oportunidades de medios de vida a las familias de los niños huérfanos y los voluntarios de las iglesias ofrecen asistencia.  Foto: Eleanor Bentall/Tearfund
ZOE brinda oportunidades de medios de vida a las familias de los niños huérfanos y los voluntarios de las iglesias ofrecen asistencia. Foto: Eleanor Bentall/Tearfund

Movilización de las iglesias 

La movilización de las iglesias es una función central del trabajo que realiza ZOE. Las iglesias generalmente desean cuidar a los huérfanos, pero no saben cómo hacerlo. Esta es la laguna que ZOE se propone cubrir.

La fortaleza del sacerdocio radica en el trabajo conjunto de las iglesias. Cuando un líder eclesiástico se dirige a ZOE para que lo apoye en el cuidado de niños huérfanos, en primer lugar, ZOE habla con el pastor para que congregue a todos los líderes eclesiásticos de la zona. El personal de ZOE luego transmite a estos líderes el mensaje bíblico sobre el cuidado de los niños huérfanos. Los líderes vuelven a sus iglesias y comparten esta visión. Preguntan en sus congregaciones si hay alguien que esté dispuesto a ofrecer su corazón a los niños huérfanos y convertirse en voluntario. 

A continuación, ZOE capacita a los voluntarios de las iglesias para visitar y apoyar a las familias de los niños huérfanos (es decir, los hogares que cuidan a niños huérfanos). Cada voluntario es responsable de visitar a cuatro o cinco familias de niños huérfanos de forma regular. Sin embargo, si alguna de las familias a su cargo está encabezada por un niño, se le asignan menos casos ya que esas familias requieren más apoyo. 

Fortalecimiento de la familia 

Los voluntarios de las iglesias reciben capacitación en las áreas de crianza, presupuestos, protección de la infancia, apoyo psicosocial, desarrollo infantil y salud sexual y reproductiva. Ellos luego traspasan la capacitación y los conocimientos a las familias que apoyan.

También se anima a las iglesias y a los miembros de la comunidad a defender públicamente a los niños huérfanos a través del trabajo de incidencia. Protegen sus derechos hereditarios y los ayudan a obtener certificados de nacimiento que necesitan para acceder a otros servicios. 

Un aspecto fundamental del papel de los voluntarios es establecer relaciones de apoyo. Como parte de la capacitación, se los anima a utilizar los recursos que Dios les ha dado para apoyar a las familias de los niños huérfanos.

Medios de vida sostenibles 

ZOE también ayuda a los niños huérfanos y a los cuidadores a encontrar maneras de ganarse la vida. Les proporcionan animales pequeños, como cabras, pollos o conejos, y capacitan a los miembros de la familia en gestión animal. También capacitan a las familias de los niños huérfanos para sembrar cultivos y ofrecen capacitación a los niños huérfanos en un oficio que ellos mismos eligen, lo cual les garantiza un futuro más seguro.

Denford Munemo es director nacional de ZOE y Qobolwakhe Khumalo es director de programas de la misma organización.

Sitio web: www.zoezim.blogspot.co.uk
Correo electrónico: info@zoezim.org 


Bob Chimboo
Recuperar las vidas perdidas 

El pastor Bob Chimboo, del sureste de Zimbabue, cuenta la experiencia de su trabajo con ZOE.

Con la ayuda de ZOE, entre 2003 y 2016 transmitimos el mensaje a 135 iglesias de Masvingo sobre la necesidad de cuidar a los niños huérfanos. Se han recuperado numerosas vidas que parecían perdidas. Las iglesias han descubierto numerosas y diversas maneras de responder a las necesidades de los niños huérfanos y las viudas. Entre estas, se incluyen el pago de tarifas escolares y capacitación en oficios como peluquería, mecánica automotriz y costura. Algunos de estos niños huérfanos ahora son adultos que tienen un empleo y pueden sostener a sus familias. Capacitamos a las familias de los niños huérfanos en jardinería, piscicultura, fabricación de velas, crianza de cabras y fabricación de mantequilla de maní. También hemos abogado en contra del matrimonio infantil y todas las formas de abuso infantil.

El modelo ZOE nos ha ayudado a unirnos como pastores de diferentes iglesias por la causa de los niños huérfanos. Nos reunimos una vez al mes para conversar sobre los temas que los voluntarios de nuestras iglesias enfrentan durante sus visitas. Ahora somos una iglesia pertinente en nuestras comunidades. 


Cómo aprovechar los recursos que nos ha dado Dios 

El personal de ZOE aprovecha estas inspiradoras ideas como parte de su capacitación para los voluntarios de las iglesias. Le sugerimos hacer una copia de esta hoja informativa (PDF 102 KB) y utilizarla en su iglesia. 

Dios nos creó con un corazón, ojos, oídos, una boca, manos y pies. Los voluntarios de la iglesia pueden aprovechar estos recursos que les ha dado Dios para establecer relaciones de apoyo con las familias de los niños huérfanos. 

Corazón Un corazón lleno de amor debido a la cruz de Jesús. Un corazón como el de Dios Padre para amar y cuidar a los niños huérfanos. 

Ojos Para ver el cabello castaño suave y las manos y los pies hinchados que indican la presencia de kwashiorkor (malnutrición debido a la falta de proteínas y otros nutrientes). Para mirar a los ojos del niño y ver el «abuso». Para observar el hogar: el agujero en el techo de paja, la ausencia de cacerolas y ollas, etc.

Boca Para transmitir mensajes de esperanza de la Biblia y consejos sabios. Para informar a las familias acerca de la ayuda y los servicios que están disponibles en la comunidad. Para hablar abiertamente y ser la voz de los sin voz a través del trabajo de incidencia. 

Oídos Escuchar a los niños y entender su dolor… Escuchar al abuelo ya mayor que ahora tiene seis niños a su cargo y sabe que hay cuatro más en camino cuando su próximo hijo muera… Escuchar que ningún pariente le ha preguntado: «¿cómo estás?» o «¿cómo están los niños? Pero ahora este voluntario le hace una visita y le pregunta: «¿cuántos niños está cuidando usted?», «¿cómo están ellos?» y «¿cómo está usted?». Este voluntario dice que quiere ayudar de cualquier manera que pueda, y le da al hombre mayor la oportunidad de hablar por primera vez durante meses. Luego, el voluntario le pregunta si puede volver… Y vuelve.

Manos Para proporcionar ayuda práctica, como reparar el tejado de paja, preparar la tierra para sembrar, enseñar costura o carpintería, etc. 

Pies Para llevar mensajes, traer suministros, llevar a los niños al centro de salud, etc., pero también para hacer deportes y jugar.

Dios nos ha concedido estas habilidades para cuidar a los demás y para mostrar el amor de Jesús. ¡Y estos recursos son totalmente gratuitos! Los miembros de la iglesia pueden utilizar estos recursos para empezar a crear un ministerio sólido de cuidado para los niños huérfanos.