En momentos de gran sufrimiento, es difícil evitar la pregunta de por qué Dios permite el dolor. Este recurso nos anima a no ignorar la presencia sanadora de Dios en nuestra búsqueda por respuestas fáciles.

Ver o descargar este recurso

Obtenga este recurso

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse