Introduzca su fecha de nacimiento Pasar al consentimiento de las cookies

«Soy humano porque pertenezco, participo, comparto» 

Blog sobre la idea de comunidad como el lugar en donde diversidad e inclusión existen

Escrito por Hannah Swithinbank | 29 jul. 2022

Sandalias gastadas por el uso en y alrededor de una alfombra turquesa que luce la palabra “Bienvenido”, afuera de una puerta abierta en India.

Alfombra de bienvenida con zapatos y sandalias. Foto: Robby Doland/Life.Church USA

Ser parte de la comunidad de Dios

Como cristianos creemos que Dios es «tres-en-uno»: una Trinidad conformada por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Nosotros creemos que Dios, esencialmente, existe «en comunidad», y que el amor que fluye entre los miembros de la Trinidad rebosa y se expresa en la creación del mundo.

Debido a esto, y puesto que creemos que las personas somos hechas a imagen de Dios, entendemos que las relaciones y la comunidad son esenciales a la vida humana y al florecimiento de lo humano. De hecho, no es que tan solo necesitamos las relaciones y la comunidad. Antes bien, el asunto es que hemos sido hechos para estar los unos con los otros. 

La historia de la salvación, especialmente como se relata en la encarnación de Jesús y en el Pentecostés, es que el Dios trino invita a la gente a que sea parte nuevamente de esa comunidad de fieles. Cuando respondemos a Cristo, entramos a formar parte de esa comunidad. Al hacerlo, se nos llama a renunciar a nuestros propios intereses mezquinos y a preocuparnos por los demás en esa relación que reconocen nuestras diferencias y nos permiten florecer. 

Conectados y conectadas mutuamente

Al interior de esa comunidad tenemos responsabilidades mutuas. Nuestro bienestar está esencialmente ligado al bienestar de los demás. El relato de Caín y Abel es un ejemplo inicial de esa conexión. En Génesis 4 es claro que Dios espera que Caín sea el guarda de su hermano. Caín recibe su castigo por haber roto ese lazo. En Hechos vemos la manera en la que la iglesia primitiva compartía sus recursos y en la que sus miembros se cuidaban los unos a los otros (Hechos 4:32-35).

Pablo creía que la iglesia debía ser la comunidad que le mostraba al mundo la diversidad y la unidad del cuerpo de Cristo. Él insistía en que ninguna parte del cuerpo podía reducirse a la función de alguna otra parte, y que ninguna parte del cuerpo podía subsistir por sí misma (1 Corintios 12, Romanos 12). Además. Pablo sostenía que la comunidad se mantenía gracias al apoyo y a la afirmación mutuos, esto es, gracias al amor, de tal manera que se mantenía unida (1 Corintios 10, Romanos 14).

Nuestra humanidad entrelazada

Cuando el arzobispo Desmond Tutu habló acerca de la importancia del perdón para el futuro de la humanidad (en su caso, la Sudáfrica post-apartheid), él describió la manera en que la humanidad de cada persona estaba inextricablemente unida a la de las otras personas. Para ello, se valía del concepto africano ubuntu como ilustración.

«Soy humano porque pertenezco, participo y comparto. Una persona con ubuntu está abierta y disponible a los demás, afirma a los demás… pues él o ella cuenta con una seguridad interior robusta que proviene de saber que él o ella pertenece a un todo que es aún mayor, que se disminuye cuando el otro es humillado o disminuido, cuando hay otros que son torturados u oprimidos… Ubuntu significa que en un sentido real incluso los que respaldaron el apartheid fueron víctimas de un sistema vicioso que implementaron y que con tanto entusiasmo apoyaron. Nuestra humanidad está entrelazada.» Sin perdón no hay futuro (Hojas del Sur, 2012), p. 35

El conflicto surge de la ruptura de las relaciones entre las comunidades. Sin embargo, una comprensión ubuntu de nuestras relaciones con los demás en nuestras comunidades nos permite honrar los derechos, la dignidad y la diversidad sin que nos veamos atrapados en nuestros intereses particulares y en nuestro individualismo. Ese tipo de entendimiento también nos permite buscar la justicia y construir la paz todos juntos en nuestras comunidades. 

Este blog es una actualización del artículo original publicado en Tearfund Learn en mayo de 2018, cuando Hannah Swithinbank era la Gerente de Alianzas Estratégicas y Teología de Tearfund.

Comentarios

Añada un comentario

Leer comentarios

Escrito por

Escrito por  Hannah Swithinbank

Hannah Swithinbank era la Gerente de Alianzas Estratégicas y Teología de Tearfund

Contenido con etiquetas similares

Comparta este blog

Si este blog le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Reciba nuestras actualizaciones del blog

Suscríbase para que reciba las actualizaciones por correo electrónico cuando publiquemos artículos nuevos como este, que exploran la teología que sustenta nuestro trabajo.

Suscríbase ahora

Preferencias de cookies

Su privacidad y tranquilidad son importantes para nosotros. Asumimos el compromiso de proteger la seguridad de sus datos. Solo recopilamos sus datos para fines específicos y una vez que ese fin se ha alcanzado, ya no seguiremos almacenando sus datos.

Para más información, incluyendo una lista completa de las cookies que utilizamos, vea nuestra Política de Privacidad.

  • Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden desactivarse en nuestros sistemas.

  • Estas cookies nos permiten medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio. Toda la información recopilada por estas cookies es anónima.

  • Permiten una experiencia más personalizada. Por ejemplo, pueden recordar la región en la que está, además de su configuración de accesibilidad.

  • Estas cookies nos ayudan a personalizar nuestra publicidad en respuesta a sus preferencias y nos permiten medir la efectividad de nuestras campañas.