Los líderes cristianos efectivos inspiran a sus seguidores y los animan a desarrollar su vida personal cristiana y a poner su fe en acción. Los líderes cristianos más efectivos son generalmente aquellos que invierten tiempo en identificar, apoyar e inspirar a otros a participar en su trabajo.

Es muy importante apoyar y entrenar a nuevos líderes para todos los aspectos y niveles de la vida de la iglesia. Los líderes deben invertir tiempo en desarrollar dones de liderazgo en otros. Primero deben creer en la capacidad de otras personas y estar preparados para compartir la responsabilidad con ellas. Deben dar tiempo, compro-miso y oración para entrenar y apoyar a personas en estas nuevas responsabilidades. Las personas cometerán errores. Los líderes deben desarrollar su paciencia y perdón, y animar a las personas a aprender de sus errores y a seguir adelante.

En toda iglesia hay personas que tienen dones de liderazgo, pero a las personas con dones les puede faltar la confianza personal y la experiencia. Quizás haya que reconocer y desarrollar su potencial delegando en ellas responsabilidades, capacitación y oportunidades de servicio. Quizás en algunas ocasiones haya que desafiar conceptos culturales acerca del liderazgo estudiando la enseñanza bíblica, particularmente en lo que concierne a la mujer, los roles dentro de la familia o los modelos de liderazgo de un gobierno.

Discusión 

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora