Los líderes cristianos efectivos inspiran a sus seguidores y los animan a desarrollar su vida personal cristiana y a poner su fe en acción. Los líderes cristianos más efectivos son generalmente aquellos que invierten tiempo en identificar, apoyar e inspirar a otros a participar en su trabajo.


Es muy importante apoyar y entrenar a nuevos líderes para todos los aspectos y niveles de la vida de la iglesia. Los líderes deben invertir tiempo en desarrollar dones de liderazgo en otros. Primero deben creer en la capacidad de otras personas y estar preparados para compartir la responsabilidad con ellas. Deben dar tiempo, compro-miso y oración para entrenar y apoyar a personas en estas nuevas responsabilidades. Las personas cometerán errores. Los líderes deben desarrollar su paciencia y perdón, y animar a las personas a aprender de sus errores y a seguir adelante.


En toda iglesia hay personas que tienen dones de liderazgo, pero a las personas con dones les puede faltar la confianza personal y la experiencia. Quizás haya que reconocer y desarrollar su potencial delegando en ellas responsabilidades, capacitación y oportunidades de servicio. Quizás en algunas ocasiones haya que desafiar conceptos culturales acerca del liderazgo estudiando la enseñanza bíblica, particularmente en lo que concierne a la mujer, los roles dentro de la familia o los modelos de liderazgo de un gobierno.


Discusión 



 


 

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Equipar a personas de todo el mundo que trabajan para acabar con la pobreza y la injusticia