Entrevista: La lucha de los líderes religiosos contra el ébola

Paso a Paso 102 - Salud y fe

Paso a Paso 102 incluye consejos sobre primeros auxilios, experiencias de trabajadores de la salud y un estudio bíblico sobre sanación.

Entrevista: La lucha de los líderes religiosos contra el ébola

Patricia Conteh era responsable de proyectos de Tearfund en Sierra Leona cuando el virus del Ébola afectó al país en 2014. A continuación, nos cuenta sus recuerdos sobre la manera en que los líderes religiosos cambiaron el rumbo del ébola. 

Los líderes musulmanes y cristianos trabajaron juntos para combatir el ébola. Foto: Layton Thompson/Tearfund
Los líderes musulmanes y cristianos trabajaron juntos para combatir el ébola. Foto: Layton Thompson/Tearfund

¿Cómo fue cuando se desató el brote de ébola en Sierra Leona? 

Los sierraleoneses son personas muy amistosas y amables, y nos encanta recibir visitas. La gente entra y sale de las casas todo el tiempo. Pero cuando llegó el ébola, eso cambió.

Comenzamos a recibir la información acerca de que había llegado el ébola y que el ébola mataba. La mayoría de las personas nunca había oído hablar sobre el virus, de modo que no sabían cómo reaccionar. Provocó divisiones incluso dentro de los hogares. Los maridos no estaban seguros de si sus esposas tenían la enfermedad, y las esposas no estaban seguras de si sus maridos la tenían. Fue como si el ébola hubiera atacado la esencia misma de nuestra cultura.

¿Cómo respondieron las comunidades religiosas? 

Al comienzo, la ignorancia causó numerosos problemas. Muchas iglesias negaron que el ébola fuera un problema médico. Decían que era un juicio de Dios porque éramos pecadores. Un gran número de líderes eclesiásticos ponían las manos sobre las personas y se infectaban, con lo cual contribuían a propagar el virus.

La gente quería continuar sus prácticas funerarias tradicionales. Los musulmanes creían que había que lavar los cadáveres y orar por ellos de una manera específica. Y los cristianos lloraban y tocaban a las personas muertas. Todo esto aumentaba el número de personas infectadas. 

¿Cómo cambiaron los líderes eclesiásticos la manera en que estaban respondiendo?  

Los líderes religiosos comenzaron a darse cuenta de que el ébola era algo más que una cuestión espiritual. Por lo tanto, el Consejo de Iglesias y el Consejo Interreligioso de Sierra Leona celebraron una reunión. Esta reunión fue la que cambió las cosas. Le pidieron al Gobierno que los capacitara sobre el ébola.  

Los líderes cristianos y musulmanes recibieron capacitación juntos y trabajaron de forma colaborativa. Buscaron escrituras en la Biblia y el Corán que apoyaran su respuesta al ébola. Organizaron grupos de discusión y capacitaron juntos a la gente. Este hecho era muy inusual en Sierra Leona. 

En este país, los líderes religiosos inspiran una enorme confianza y respeto, de modo que la gente los escuchó. Todos hacían lo que el pastor les decía: no toquen a las demás personas, lávense las manos, usen ropa de protección, etc. Estas medidas ayudaron considerablemente.

¿Cómo difundieron los grupos religiosos información de salud sobre cómo combatir el ébola?  

Los grupos religiosos colaboraron con las ONG para difundir este tipo de información. Tanto los musulmanes como los cristianos utilizaban videos y difusiones radiales. Tearfund, Unicef y otras organizaciones enviaron carteles a las iglesias, y estas los pusieron en las comunidades. La organización Unión Bíblica recurrió a obras de teatro, canciones y bailes para informar sobre cómo responder al ébola. En la iniciativa participaron miembros tanto de las iglesias como de las mezquitas.  

¿Qué otros tipos de apoyo proporcionaron las iglesias? 

Las iglesias proporcionaron apoyo psicosocial y espiritual. Tearfund capacitó a los pastores y les entregó teléfonos para que pudieran llamar a las personas con ébola. Los pastores oraban con ellas por teléfono con el fin de ofrecerles apoyo sin el riesgo de contraer la infección. También brindaban apoyo espiritual cuando alguien moría.  

Las iglesias brindaban ayuda práctica a las personas en cuarentena (es decir, quienes se mantenían en aislamiento durante un período de tiempo para asegurar que no infectaran a otras personas). Los miembros de las iglesias distribuían alimentos, agua y artículos de tocador.

Gran parte de la respuesta de Tearfund consistió en abordar el estigma. Si la gente sufre estigma, se esconde en lugar de acudir al hospital. Los líderes eclesiásticos pedían en sus servicios no estigmatizar a las personas con ébola. En algunas comunidades, se rechazaba a la gente que se había recuperado del ébola cuando volvían de los centros de tratamiento. Las iglesias organizaban reuniones comunitarias para ayudar a que la gente volviera a aceptar a estas personas.


PREGUNTAS PARA EL DEBATE

  • ¿Cómo pueden los líderes religiosos prepararse para las posibles emergencias de salud?
  • ¿Cómo podemos llegar a las personas aisladas en nuestras comunidades? ¿Cómo podemos abordar el estigma?


Correo electrónico: patricia.conteh@tearfund.org