Editorial

Nuestro patrimonio: el medio ambiente

La mayoría de las personas piensa que la creación de nuestro planeta empezó hace miles de millones de años. No nos podemos imaginar un período de tiempo tan grande. Sin embargo, si comparamos a la tierra con una persona de 46 años es más fácil de comprender.

No sabemos nada sobre los primeros siete años de vida de esta persona y muy poco sobre los años siguientes. Pero sí sabemos que la tierra tenía 42 años cuando las manos creadoras de Dios la hicieron florecer. Los dinosaurios y los grandes reptiles apenas aparecieron hace un año, cuando el planeta tenía 45 años. Los mamíferos recién se desarrollaron hace ocho meses. Los hombres aparecieron a mediados de la semana pasada. El hombre moderno recién comenzó a existir hace cuatro horas. En la última hora hemos descubierto la agricultura. La revolución industrial empezó hace un minuto.

Durante estos últimos sesenta segundos, el hombre ha transformado al paraíso en un basural. Hemos causado la extinción de miles de especies de plantas y animales, hemos causado gran destrucción en nuestra búsqueda de combustible – petroleo, carbón, gas y madera – y ahora como niños malcriados nos encontramos con el poder para destruir la vida como la conocemos en este bello planeta

El medio ambiente es nuestro patrimonio. Es nuestro para que lo cuidemos y lo pasemos a nuestros hijos. La creación de Dios es un equilibrio maravilloso de la naturaleza. Cuando interferimos con este equilibrio, a menudo nos es imposible comprender los efectos que podemos llegar a causar. Sin embargo, lo que si se vuelve cada vez más claro es que el daño ambiental en todo el mundo amenaza con afectar seriamente a la creación de Dios y a nuestras vidas. Los daños ambientales los podemos ver a través del mundo: bosques que han sido cortados y quemados, contaminación industrial, la erosión del suelo, desiertos que se van extendiendo, cambios en el clima, un aumento en la temperatura global – y la lista sigue. Nuestro uso de los recursos de Dios, sin embargo, puede estar en armonía con la naturaleza – no es necesario que seamos destructores.

En este número de Paso a Paso sería imposible cubrir a fondo todos los distintos temas que se encuentran bajo el término del medio ambiente. No obstante, examinamos maneras prácticas para concientizarnos sobre temas ambientales y desarrollar una forma de vida sustentable. El ambiente pertenece a todos nosotros. ¡Asegurémonos de que nuestro punto de vista sea escuchado!

Isabel Carter