¿Por que pagar por el agua?

por Sam Kayaga.

Mucha gente se pregunta por qué debe pagar por el agua, un producto que se encuentra disponible en forma natural. Aunque pareciera haber abundante agua en el mundo, menos de un uno por ciento está disponible en forma que sirva para el consumo humano. El agua debe ser transportada, almacenada y distribuida al consumidor. Estas actividades necesitan recursos económicos y humanos.

La efectividad de una organización para proveer suministros de agua urbanos se juzga normalmente por medio de dos indicadores claves: los niveles de servicio y la sostenibilidad. Si la organización está proveyendo un buen suministro de agua o servicio, la siguiente cuestión es si es sostenible por un tiempo prolongado. Muchas organizaciones que proveen agua en los países de bajos ingresos enfrentan problemas en cuanto a los niveles de servicio y sostenibilidad porque los usuarios no están dispuestos o son incapaces de pagar por el servicio.

En algunos casos hay razones históricas que explican por qué la gente no está dispuesta a pagar. Por ejemplo, en el momento de su independencia, muchos países africanos trataron de proveer servicios gratuitos. A menudo esto era posible porque los niveles de población eran bajos y las economías saludables debido al alto precio que se recibía por la exportación de productos agrícolas. Además, las demandas de agua eran bajas debido al bajo nivel de alfabetización y los bajos niveles de conciencia respecto a la importancia del agua pura.

Más adelante, las infraestructuras originales comenzaron a deteriorarse, requiriendo niveles de mantenimiento más altos y, en algunos casos, un reemplazo total. Además, con los elevados índices de crecimiento poblacional en muchos de los países con bajos ingresos, se produjo una clara necesidad de expandir los suministros de agua. El resultado fue que los suministros de agua se deterioraron a medida que aumentaba la demanda y que la economía se deterioraba.

Recuperación de costos para la sostenibilidad

Los presupuestos de desarrollo de capital de muchas empresas de suministro de agua en los países de bajos ingresos son mayoritariamente financiados por organizaciones donantes externas o mediante préstamos internos. Debido al cambiante medio internacional, los fondos provenientes de donaciones comienzan a esfumarse. Por lo tanto, las organizaciones de suministro de agua para uso urbano no tienen más alternativa que cobrar de manera que sus servicios puedan ser más efectivos, eficientes y sostenibles.

Los precios del agua se deben basar en el costo real de entregar el servicio a los usuarios. Esto incluye:

Costos de producción: para la operación y el mantenimiento, incluyendo las cuentas de electricidad, los costos de tratamiento de aguas, materiales, suministros, repuestos y equipo, salarios, combustibles, lubricantes y reparación de filtraciones.

Gastos de capital: para cubrir inversiones a largo plazo, tales como equipo de bombeo, extensión de cañerías de distribución, embalses, derechos de tierras y de aguas.

Gastos de capital a corto plazo: tales como transporte, costos de medidores, cobranza de conexiones y prestación de servicios.

Devolución de préstamos.

Si no se cubren los costos...

¿Qué sucede si los costos reales de los suministros de agua no se cubren? Las siguientes son algunas de las consecuencias para la empresa de suministro de agua:

ECONOMICAS

Las organizaciones son incapaces de balancear sus presupuestos y están siempre en deuda.

TECNICAS

  • Incapacidad de atraer personal de buena calidad y técnicamente capacitado.
  • Incapacidad de expandir los servicios debido a la falta de fondos y a la falta de motivación por parte del personal.
  • Falta de investigación de nuevas ideas, incluyendo tecnologías apropiadas, lo que causa una dependencia permanente de tecnología importada de elevado costo.

INSTITUCIONAL

  • Incapacidad de desarrollar buenas estructuras institucionales
  • Incapacidad de atraer personal adecuado.
  • Incapacidad de llevar a cabo una capacitación efectiva.
  • Incapacidad de desarrollar independencia en la organización.

SALUD

  • Incapacidad de entregar servicios de buena calidad debido a un suministro irregular de los productos químicos necesarios, prácticas de mantenimiento y control de calidad deficientes (una vez más, causados en parte por una falta de motivación de parte del personal).
  • Servicio poco constante, unido a un elevado desperdicio de agua, lo que resulta en una baja calidad del agua entregada.
  • Los suministros de agua no llegan a un alto porcentaje de la población, lo que lleva a una elevada incidencia de enfermedades derivadas del agua y que a su vez tiene por resultado una elevada mortalidad infantil y una baja expectativa de vida.

SOCIAL

  • El suministro de agua sería escaso y normalmente concentrado en los sectores con más poder y de más altos ingresos. Como resultado, los pobres generalmente no son tomados en cuenta.
  • Pocas oportunidades de empleo debido a la falta de expansión de los servicios.
  • La mala salud tiene implicaciones sociales.

DEL MEDIO AMBIENTE

  • Un riesgo más alto de contaminación ambiental debido al uso de métodos baratos, pero no muy favorables para el medio ambiente, de extracción, provisión y eliminación de aguas.
  • Uso excesivo e inapropiado del agua a causa de su bajo costo, lo que da por resultado una explotación excesiva. En el caso de las aguas utilizadas para regadío, esto puede llevar a inundaciones y, en algunos casos, a la salinización de las tierras.

POLITICAS

  • Todas las consecuencias anteriores afectan el clima político de la sociedad y pueden conducir a fricciones entre los líderes y la sociedad.

Conclusión

Por lo tanto, creo que es esencial que aquellos que se benefician de los servicios de agua paguen por esos servicios para asegurar su sostenibilidad. Lo ideal sería que lo que se cobra permita cubrir el costo total del suministro. Sin embargo, el ingreso en la mayoría de los hogares en los países de bajos ingresos está por debajo del umbral de pobreza de US $200 por cabeza, por año. Es posible que dichos ingresos sean incapaces de sostener la tecnología por lo general muy avanzada que a menudo es impuesta sobre el tercer mundo. Los costos totales se podrían reducir si en su lugar las organizaciones consideraran utilizar tecnologías al alcance de los países y apropiadas a sus necesidades.

Se podrían proporcionar diversos niveles de servicio a usuarios de diferentes niveles de ingresos. Se podría cobrar mucho más caro a los usuarios acaudalados con la intención de subsidiar a los más pobres. Esto también se podría hacer incluyendo los costos del agua dentro del sistema tributario de un país.

Sea cual sea el precio que se cobra, ya esté subsidiado o no, los usuarios deben pagar una contribución, la que ayudaría a que la gente se sienta dueña de los servicios. Esto asegura que los usuarios aprecien el servicio, cuiden con rigor las instalaciones y estén dispuestos a ayudar en la operación y mantenimiento si se movilizan efectivamente.

Sam Kayaga trabaja para la National Water Supply and Sewerage Corporation de Uganda, PO Box 7053, Kampala, Uganda.