Cómo se almacena agua de lluvia en Rajastán

En los últimos 15 años los extremos climáticos como las inundaciones, la sequía, los ciclones y los ríos de barro han causado aproximadamente 85% de las muertes relacionadas con desastres naturales y más de 60% del daño financiero. Desafortunadamente, los sucesos extremos del tiempo se están haciendo cada vez más comunes debido al cambio climático, por tanto, debemos estar mejor preparados.

Las comunidades pueden hacer planes para disminuir el impacto de peligros futuros como los ciclones, las inundaciones o la sequía. Si organizaciones externas ayudan a dirigir discusiones comunitarias, éstas pueden compartir ideas útiles de otros lugares y desarrollar la confianza de las personas para hacer cambios. En la India, el personal del Discipleship Centre (DC), un asociado de Tearfund, ha realizado evaluaciones participativas de riesgo de desastres con muchas comunidades vulnerables. Las evaluaciones les ayudan a tomar en consideración peligros probables (como una sequía o ciclones), y a evaluar quién y qué saldría afectado. Luego ellos les ayudan a planificar cómo reducir los riesgos, desarrollando principalmente las destrezas, los recursos y las habilidades disponibles dentro de las comunidades.

Trabajo de cabildeo comunitario en Rajastán

El Estado de Rajastán en la India sufre cada vez más de sequías. Las comunidades locales luchan por lidiar con el impacto de las sequías. Esto se debe a que las personas, por lo general, tienen pocas reservas. Tienen pequeños terrenos y utilizan prácticas para la agricultura que dependen de fertilizantes y riego y viven en zonas aisladas con pocas otras oportunidades de trabajo. Cada día es más común la escasez de agua.

El personal de DC trabaja con cinco aldeas cerca de Jodhpur. Ellos ayudan a las comunidades locales a evaluar los riesgos de las futuras sequías y otros problemas y toman en consideración cómo podrían desarrollar su capacidad para dar respuesta. Por medio de este ejercicio, se formó un Comité de Desarrollo de Aldea (CDA). Este comité ofrece la primera oportunidad para que los hombres y las mujeres de distintas castas se reúnan a tomar decisiones.

El personal del Discipleship Centre ayuda a los miembros del comité a ganar confianza y a compartir ideas de otras partes de la India. A partir de estas reuniones, dos ideas han demostrado ser muy exitosas en atenuar el impacto de las futuras sequías.

Cisternas de agua de lluvia

Durante los tiempos de sequía la escasez de agua potable es una preocupación mayor. El gobierno indio se opone a la construcción de más pozos perforados pues el nivel de las aguas subterráneas ha disminuido considerablemente. El CDA tomó la decisión de construir cisternas de agua de lluvia. Éstas miden aproximadamente 3-4 metros de ancho y 4 metros de profundidad. Durante la estación de lluvia, se colecta el agua de lluvia por vía de canales que corren hacia adentro de la cisterna. Cada cisterna puede almacenar 40.000 litros y la comparten tres familias. Cuando se llena, la cisterna puede proveer agua potable a estas familias todo el año. También podría ser utilizada para almacenar agua traída por camiones en tiempos de sequía.

El Discipleship Centre ofreció la capacitación y los materiales para ayudar a la comunidad a construir una cisterna utilizando cemento. Sin embargo, una cisterna no era suficiente para satisfacer las necesidades de la aldea. Motivados por su nueva conciencia y entendimiento, el comité de la aldea decidió llevar su causa a la reunión gubernamental local, el Gram Sabha. El personal de DC ayudó al comité a hacer una solicitud formal y ofreció consejos sobre cómo presentar su caso en la reunión. Miembros del comité, tanto masculinos como femeninos, asistieron y las mujeres estaban muy animadas por su nueva habilidad de representar sus propias causas. Como resultado de esta solicitud, el gobierno ha prometido la construcción de otras diez cisternas para la aldea en los próximos meses. Hasta ahora se han terminado cinco.

Muros de contención de agua de lluvia

Otra idea que el personal de DC compartió con los miembros del comité fue restaurar prácticas tradicionales que habían sido abandonas u olvidadas. Una de ellas era conservar agua haciendo muros de contención. Un muro de contención es una pared de tierra, de 1 a 2 metros de altura, que se construye alrededor del campo. Luego se cava una gran zanja frente al muro de contención. Los diques deben seguir las curvas a nivel. (Ver la página 8)

Los muros ayudan a evitar la erosión del suelo debido al viento y la lluvia. Éstos ayudan a mantener el agua en el suelo al evitar que el agua de lluvia se corra.

Los aldeanos fueron movilizados por el CDA para cavar un muro alrededor del campo de una de las viudas de la aldea. Esta viuda no podía sobrevivir con lo que podía sembrar y se había visto forzada a buscar trabajo en una cantera cercana. Sus hijos debían ir con ella pues no tenía quién los cuidara en la casa. Esto significa que dejaron los estudios y empezaron a trabajar en la cantera también.

Treinta hombres trabajaron durante 20 días por 60 rupias diarias para crear un muro y DC les pagó sobre la base de dinero por trabajo. Después de terminado el muro la producción de mijo de la viuda se duplicó en el primer año, y ahora el campo ofrece un gran contraste con los campos de los alrededores. Ahora otras personas en la aldea también quieren muros para sus campos. Sin embargo, a pesar de que la mayoría de hogares puede construir diques por sí misma, no puede permitirse el tiempo lejos de la cantera, que es la principal fuente de ingreso local. El CDA como el DC esperan debatir posibles soluciones en el transcurso de los próximos meses.

Ayudar a las comunidades a evaluar los riesgos que enfrentan debido a los desastres naturales, y a responder al disminuir algunos de estos riesgos, ayudará a salvar vidas.

Este estudio de caso nos fue enviado por Oenone Chadburn, Jefe de Proyecto de Reducción de Riesgos de Desastre de Tearfund y Blesson Samuel del Discipleship Centre, New Delhi.


Cabildeo con propietarios de tierra en la India

En Bihar el Discipleship Centre cabildeó con propietarios de tierras locales en nombre de los aldeanos rurales empobrecidos que vivían en las tierras bajas que se inundan con regularidad. Antes del trabajo de cabildeo, los aldeanos no tenían una ruta segura de evacuación, porque la ruta más segura implicaba atravesar tierras propiedad de otras personas. No se les permitía entrar a esta tierra sin autorización. El Discipleship Centre consiguió obtener permiso de 47 propietarios de tierra para construir una ruta de evacuación elevada a través de esta tierra privada. A partir de esta intervención, las relaciones entre los aldeanos pobres y los ricos propietarios de tierra han mejorado.


Estas fotos de campos vecinos fueron tomadas al mismo tiempo. El campo de la izquierda tiene un muro para agua de lluvia construido a su alrededor, el otro no lo tiene.