Cómo reconocer las señales de peligro en el embarazo

Problemas con la placenta. Ilustraciones: Hesperian Health Guides
Problemas con la placenta. Ilustraciones: Hesperian Health Guides

Debilidad y cansancio La debilidad y el cansancio podrían estar provocados por sangre débil (anemia). Puede encontrar más información en la página 11.

Dolor en el vientre Diferentes causas pueden provocar dolor en el vientre, incluyendo un embarazo ectópico (refiérase a la página 1), un aborto espontáneo o problemas con la placenta.

Hinchazón de las manos y cara o fuerte dolor de cabeza y visión borrosa La hipertensión arterial en combinación con la hinchazón de las manos y de la cara, o un fuerte dolor de cabeza y visión borrosa pueden significar una eclampsia, lo que provoca ataques (la eclampsia también se conoce como preeclampsia o toxemia). 

Sangrado por la vagina Sangrar después de los primeros tres meses puede significar que hay un problema con la placenta. 

Fiebre La fiebre puede ser una señal de paludismo o infección. Las mujeres embarazadas que viven en zonas donde hay paludismo deben tomar medicamentos para combatir el paludismo, según se les indique. 

Una mujer que presente cualquiera de estas señales podría estar en grave peligro y deberá ver a un trabajador de la salud. 

Algunas señales de peligro únicamente pueden ser correctamente diagnosticadas y manejadas por un trabajador de la salud:

  • Bebé en mala posición para el parto
  • Embarazo múltiple, p. ej., mellizos
  • Madre o padre que está viviendo con el VIH
  • Madre que tiene sífilis.

Las parteras capacitadas y las asistentes de partería calificadas pueden darse cuenta cuando un bebé está en la posición equivocada para el parto y pueden intentar mover al bebé. ¡Es peligroso que una persona no capacitada intente mover al bebé!

Todas las mujeres deberán hacerse pruebas de VIH y sífilis a comienzos de un embarazo. Puede encontrar más información en la última página.

Cuente las patadas

Una vez que una mujer embarazada puede sentir al bebé moverse con regularidad, debe prestar atención a la frecuencia con que el bebé patea. Si el bebé deja de moverse, ella deberá ir al centro de salud para que un trabajador de la salud escuche los latidos del corazón del bebé y verifique que el bebé todavía esté sano.