¿Qué es la trata de personas?

El 30 de julio, 2014, las Naciones Unidas celebró el primer Día Mundial contra la Trata de Personas con el fin de despertar la conciencia sobre un delito que afecta a millones de comunidades vulnerables en todo el mundo. La trata de personas es el transporte o secuestro de personas con fines de explotación, utilizando la coerción, el fraude o el engaño.

La trata de personas ocurre en casi todos los países del mundo. La mayoría de las víctimas son traficadas cerca de su hogar, dentro de su país o región de origen, y con frecuencia sus explotadores son conciudadanos. Los tipos de explotación varían, pero en general afectan a más mujeres que hombres.

Las víctimas de la trata de personas no están de acuerdo con ser explotadas, a pesar de que al inicio posiblemente acepten irse con los traficantes basado en mentiras que les han contado. Sin embargo, luego son retenidas en contra de su voluntad y explotadas. Los traficantes ganan dinero con sus víctimas por medio de esta explotación. Podría ser obligando a las víctimas a trabajar sin recibir remuneración, haciéndolas trabajar en prostitución o vendiendo sus órganos para beneficio propio.

La trata de personas se relaciona con otras prácticas ilegales, como el contrabando de personas, que es cuando las personas que quieren migrar ilegalmente a otro país le pagan a un contrabandista para que las cruce a través de fronteras internacionales. Cuando llegan, estas personas no son retenidas en contra de su voluntad, pero permanecen en el nuevo país de manera ilegal sin documentos legales. Al igual que pasa con la trata de personas, esto las hace vulnerables a la explotación, pero si han ido voluntariamente y son libres de dejar atrás a los contrabandistas cuando llegan a su destino, a esto no se le considera trata de personas.

En 2005 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estimó que la industria de la trata de personas tenía un valor de 32.000 millones de dólares estadounidenses al año y es probable que haya aumentado desde entonces. Esta es la misma cantidad de dinero que el Producto Interno Bruto (PIB) de Tanzania.

El noventa por ciento de los países tiene leyes que califican de ilegal la trata de personas. No obstante, con frecuencia estas leyes no se llevan a la práctica. El número de personas que son condenadas es muy bajo. El cuarenta por ciento de los países encuestados por la ONU en su reciente informe sobre la trata de personas tenía menos de 10 condenas al año. La corrupción, la violencia y el temor contribuyen a esta injusticia.

La pobreza hace a las personas vulnerables a la trata. La falta de educación y de entendimiento de lo que es una migración segura hacen que se les dificulte a las personas reconocer las mentiras que dicen los traficantes. La falta de un ingreso estable lleva a las personas a buscar oportunidades en otros lugares, incluso si esto implica correr grandes riesgos. Los desastres naturales y las guerras desbaratan a las familias y las redes que, por lo general, protegerían a las personas de los traficantes.

Para dar fin a la trata de personas será necesario que las comunidades, iglesias, organizaciones locales y gobiernos trabajen unidos para dar respuesta a los asuntos relacionados con la pobreza y la injusticia que constituyen la raíz de este creciente problema global.  

Estadísticas de la trata de personas

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) publica cada dos años un Informe Mundial sobre la Trata de Personas. El último informe, publicado en noviembre de 2014, está lleno de estadísticas y análisis útiles y puede descargarse gratuitamente desde su sitio web (www.unodc.org).

Es un reto recolectar información sobre la trata de personas, porque con frecuencia las víctimas están ocultas de los investigadores. Las estadísticas a continuación provienen del Informe Mundial sobre la Trata de Personas 2014 de la UNODC. Nos muestran que aproximadamente la mitad de todos los casos detectados de trata de personas se relacionan con la explotación sexual, casi la mitad de las víctimas son mujeres y que un tercio de los casos son traficados dentro de las fronteras nacionales. Los datos de la UNODC se reúnen de estadísticas recolectadas por los gobiernos nacionales. Algunas regiones no pueden ofrecer datos confiables y esto afecta las estadísticas globales generales que se presentan en los gráficos más abajo.

Estadísticas de la trata de personas
Fuente de las estadísticas: Revisión de la UNODC de los datos nacionales