De ABC a SAVE

Cuando las organizaciones comenzaron a trabajar para prevenir la propagación del VIH, con frecuencia animaban a la gente a seguir un enfoque llamado ABC (sigla en inglés de: abstinencia sexual, fidelidad y uso de preservativos).

Es importante aprender a utilizar el preservativo correctamente para ayudar a prevenir la propagación del VIH. Ilustración: Petra Röhr-Rouendaal, Where there is no artist (segunda edición)
Es importante aprender a utilizar el preservativo correctamente para ayudar a prevenir la propagación del VIH. Ilustración: Petra Röhr-Rouendaal, Where there is no artist (segunda edición)

No obstante, con el tiempo se comenzaron a detectar algunos problemas con este enfoque:

  • Era demasiado limitado. El VIH no solo se transmite a través de las relaciones sexuales, sino también de otras maneras, como de madre a hijo o por medio de la inyección de drogas con equipos no esterilizados.
  • No tomaba en cuenta la importancia del tratamiento.
  • Podía estigmatizar a las personas que viven con VIH sugiriendo que no habían logrado abstenerse, ser fieles a sus parejas ni utilizar preservativos.
  • Implicaba que las personas eran las únicas responsables de prevenir el VIH, en lugar de demostrar que las familias, las comunidades y los gobiernos también cumplen una función en la prevención.

Para abordar estas cuestiones, la organización ANERELA+ (Red Africana de Líderes Religiosos que Viven con el VIH o Sida o Personalmente Afectados por el VIH o Sida) desarrolló un enfoque para la prevención del VIH llamado SAVE (sigla en inglés de: prácticas más seguras, acceso a tratamientos, asesoramiento y pruebas voluntarias, y empoderamiento). El enfoque SAVE incluye los principios ABC, pero también incorpora otros aspectos que son igualmente importantes en la prevención del VIH.

Prácticas seguras

Es importante adoptar prácticas seguras para prevenir la transmisión del VIH. Por ejemplo, las prácticas seguras pueden incluir las siguientes medidas:

  • optar por abstenerse de tener relaciones sexuales si se considera que esta es la opción personal más adecuada;
  • siempre utilizar preservativo y utilizarlo correctamente (ver sección Recursos para más información);
  • ser fiel a la pareja sexual;
  • prevenir la transmisión del VIH de madre a hijo (ver páginas 8 y 9 para más información);
  • utilizar agujas esterilizadas en el caso de las personas que se inyectan drogas;
  • optar por la circuncisión en el caso de los hombres;
  • asegurarse de que la sangre utilizada en transfusiones haya sido analizada para detectar el VIH; y
  • recibir el tratamiento antirretroviral para ayudar a reducir el riesgo de transmisión en el caso de quienes viven con el HIV.

Acceso a tratamientos

Todas las personas que viven con VIH deben tener acceso a tratamientos, como el tratamiento antirretroviral, que permite a las personas seropositivas llevar vidas más largas y más sanas. Las personas que viven con VIH también deberán recibir tratamiento para otras infecciones que pudieran contraer, como la tuberculosis o la neumonía. Requerirán una nutrición adecuada y agua limpia para asegurarse de que el tratamiento sea efectivo. Es importante que se les haga análisis de sangre periódicos para controlar la eficacia del tratamiento antirretroviral.

Asesoramiento y pruebas voluntarias

Debe proporcionarse un servicio de asesoramiento y pruebas voluntarias periódico con el fin de que todas las personas puedan saber su estado serológico. Si una persona sabe que es VIH-positiva, puede solicitar tratamiento y tomar medidas para llevar una vida sana. También puede asegurarse de no transmitir el VIH a otras personas. Las personas que saben que no viven con el VIH pueden tomar medidas para permanecer seronegativas.

El asesoramiento es fundamental para las personas que se someterán a una prueba del VIH. Necesitarán asesoramiento antes de la prueba con el fin de prepararse para recibir el resultado y después de la prueba para ayudarles a enfrentar el resultado (sea positivo o negativo). La prueba del VIH y el respectivo asesoramiento siempre debe ser un servicio confidencial y proporcionado por un asesor capacitado.

Empoderamiento

El empoderamiento implica ayudar a la gente a asumir el control de sus vidas. Empoderar a las personas por medio de la educación y la incidencia es un importante objetivo de todo el trabajo relacionado con el VIH. Es fundamental defender los derechos de la gente que vive con VIH, de tal modo que puedan acceder a los servicios y recibir el apoyo que necesitan. El empoderamiento involucra acabar con el estigma y la discriminación que pueden fomentar el temor a hacerse la prueba del VIH y recibir el correspondiente tratamiento.

ANERELA+ ahora es una organización internacional y su actual nombre es INERELA+. INERELA+ ha elaborado el conjunto de herramientas SAVE que contiene material de capacitación en el enfoque SAVE. En la sección Recursos, en la página 15, se incluye más información al respecto.


Ideas para sacar provecho a este artículo

  • Debatir sobre si todas las medidas que incluye el enfoque SAVE se han puesto en práctica en la comunidad.
  • Si hay alguna medida que no se haya puesto en práctica o que no se haya puesto en práctica adecuadamente, debatir sobre lo que la iglesia o comunidad local pueden hacer para introducir la medida o mejorarla.