Introduzca su fecha de nacimiento Pasar al consentimiento de las cookies
Cuatro ediciones impresas de la revista Paso a Paso de entre 1989 y 1992, expuestas sobre un escritorio de madera

De: Huertos familiares – Paso a Paso 7

La agricultura a pequeña escala y la mejora de la nutrición familiar

por Robert Lambert.

El levantar y cargar baldes y barriles para regar los cultivos es un trabajo muy pesado y toma mucho tiempo. En Zimbabwe, algunas familias pasan hasta 200 horas al mes en este trabajo tan agotador. Esto quiere decir que dos o tres personas en la familia pasan de tres a cuatro horas al día en este trabajo. La única alternativa hoy en día es una bomba a petróleo o a gasolina – que está fuera del alcance de la mayoría de agricultores pequeños debido a los costos tan altos, a los problemas en obtener combustible y repuestos y a la necesidad de tener bastante tierra para poder justificar un gasto tan grande.

¿Una solución?

Para poder enfrentarse a este problema, se han creado bombas simples para riego de huertos, gracias a un proyecto de investigación financiado por la Administración de Desarrollo en el Extranjero en la Universidad de Tecnología de Loughborough y la Universidad de Zimbabwe. Estas bombas ya se están utilizando por agricultores en muchas partes de Zimbabwe. En algunos casos están hechas por técnicos que en los mismos pueblos han sido capacitados para hacerlas. El agricultor paga por su bomba y el técnico la instala en el pozo del agricultor. Esto tiene la ventaje de que crea trabajos para técnicos y asegura que el agricultor tenga quien lo ayude si hay un problema con la bomba. En otros casos los agricultores han sido capacitados para construir sus propias bombas.

Bombas para sacar agua – Tubos para cargar

Una bomba puede sólo sacar agua desde un nivel bajo, como de un río o pozo, hasta un punto alto, como un tanque en el suelo. Un barril (bidón) viejo de 200 litros es ideal como tanque. El agua debe entonces ser llevada a los cultivos. Una manguera de plástico es muy eficaz en este caso. Así se ahorrará el esfuerzo de caminar desde y hasta el pozo.

¿Cuánto cuestan estas bombas?

Una de las bombas más simples y más eficaces que se pueda construir es la bomba de soga y arandela (huacha). Históricamente el principio es muy antiguo, ya que se usaba en los tiempos romanos, pero se ha adaptado usando materiales que se encuentran con facilidad y son baratos. Por ejemplo en Zimbabwe, con todos los materiales comprados a precio de tienda, el costo de los materiales suma un total de más o menos Z$70.00 (equivalente a £15.00 libras esterlinas). Algunos agricultores ha hecho la bomba por menos de Z$20.00 (£4.00) utilizando materiales de su propia hacienda.

La bomba de soga y arandela (huacha) puede:

  • sacar agua de un charco, de pozos cavados a mano y de riachuelos pero no de agujeros angostos hechos con máquina.
  • bombear el agua rápidamente cuando el agua está cerca de la superficie. Algunos agricultores de Zimbabwe han hecho bombas que pueden llenar un tanque de 200 litros en un minuto. ¡Claro que uno se sentiría bien cansado al final de ese minuto! Podría descansar mientras el agua se vacía del tanque a través de un tubo al huerto.
  • sacar agua de pozos hondos. El agua se ha podido sacar desde profundidades de más de 20 metros. Sin embargo, es más difícil en los pozos más hondos ya que el agua de la bomba corre más lentamente.
  • sacar agua a tanques suspendidos.
  • ser operado por una o dos personas a la vez.
  • ser fácilmente reparado por el agricultor cuando algo le ocurre a la bomba.
  • funcionar fácilmente a pesar de la mala hierba, barro, etc.


¿Qué tamaño de huerto puede ser regado de esta manera?

Ejemplo: para regar un área de 0.1 hectáreas (un poco más de 30m por 30m) uno demoraría unas seis horas por semana, o sea un poco más de una hora por día;
esto si se bombeara agua de un pozo de 5 metros de profundidad. Para regar bien un huerto así, con una regadora de lata, uno demoraría por lo menos cuatro horas al día.

¿Cómo funciona?

La bomba consta de una soga larga, con arandelas (huachas) de caucho puestas en ella, que se halan a través de un tubo, por medio de una polea. Las arandelas (huachas) son un poco más pequeñas que la parte interior del tubo. Cuando se mete la parte de abajo del tubo en el agua, las arandelas, que se mueven hacia arriba, arrastran el agua con ellas. Cuando las arandelas salen por la parte superior del tubo, el agua cae a un tanque receptor.

¿Qué materiales se necesitan?

Tubo, soga, una botella y una llanta vieja son los materiales más importantes. Si es posible, un tubo fuerte de plástico (PVC) es ideal. También se puede usar tubo de acero. Si no hay tubo se puede hacer un tubo cuadrado con tablas fuertes de madera. Se necesita soga fuerte que resista al agua, como soga trenzada de nylon, que es la mejor, aunque también se pueden usar sogas de pita, manila o hasta pedazos de llanta de carro. También se necesitan barras de acero, tiras de neumáticos, algunos postes, alambre y clavos.

Las herramientas que se necesitan son: un chuchillo afilado, un martillo, unos alicates, una sierra y un escoplo para madera y una sierra para metales. Aunque no se requiere, las facilidades de soldadura sencilla pueden mejorar la calidad de la manija. Un técnico de bombas, con todos los materiales listos, puede hacer e instalar la bomba en un día.

Capacitación y extensión

Para poder hacer que esta tecnología sea accesible para todos, se requiere buena capacitación. Se ha publicado un manual detallado en inglés, sobre cómo construir una bomba de soga y arandelas. También hay un video de 20 minutos que muestra los pasos principales para hacer una bomba. No hay narrativa, entonces el video se puede usar en cualquier parte del mundo.

El manual cuesta £4.95 (incluyendo el costo del correo aéreo), £5.55 al Lejano Oriente y Australasia. El video cuesta £19.95 (incluyendo costo de correo), £22.25 al Lejano Oriente y a Australasia. Ambos se pueden conseguir en:

Intermediate Technology Publications, 103 Southampton Row, London, WC1 4HH, Inglaterra.

La capacitación en la construcción de la bomba es sólo el primer paso. También sería útil la capacitación en el riego de huertos, para agricultores; en métodos de negocio, para técnicos de bombas. Varios de estos cursos ya se han realizado en Zimbabwe y se planean más para países como Kenia. Para más información sobre estos cursos o sobre la bomba de soga y arandelas u otras bombas simples de riego, favor escribir a:

Robert Lambert, School of Development Studies, UEA, Norwich, NR4 7TJ, Inglaterra.

Robert Lambert viene de familia agrícola y ha trabajado con Provisiones Rurales de Agua en Tanzania Zambia y Zimbabwe. Actualmente es catedrático en Estudios de Desarrollo en la Universidad de East Anglia.

  

Construcción de la polea

 

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora

Preferencias de cookies

Su privacidad y tranquilidad son importantes para nosotros. Asumimos el compromiso de proteger la seguridad de sus datos. Solo recopilamos sus datos para fines específicos y una vez que ese fin se ha alcanzado, ya no seguiremos almacenando sus datos.

Para más información, incluyendo una lista completa de las cookies que utilizamos, vea nuestra Política de Privacidad.

  • Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden desactivarse en nuestros sistemas.

  • Estas cookies nos permiten medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio. Toda la información recopilada por estas cookies es anónima.

  • Permiten una experiencia más personalizada. Por ejemplo, pueden recordar la región en la que está, además de su configuración de accesibilidad.

  • Estas cookies nos ayudan a personalizar nuestra publicidad en respuesta a sus preferencias y nos permiten medir la efectividad de nuestras campañas.