Pasar al consentimiento de las cookies

De: Cuando ocurre un desastre – Paso a Paso 18

Maneras en que las iglesias y las comunidades pueden prepararse para los desastres, incluida la capacitación en primeros auxilios

por Vinay Samuel, Ian Davis y Mike Wall.

Como resultado de una hambruna en un país africano hace algunos años, mucha gente perdió la vida. Algunos dijeron que Dios estaba castigando al país porque el gobierno había perseguido a la iglesia. En Ezequiel 14:12–20 tenemos un ejemplo muy claro del desastre visto como juicio de Dios. ¿Es cierto que los terremotos, las inundaciones y las hambrunas son un castigo de Dios? A no ser que Dios se haya revelado de una manera profética, no se sabe si son castigo de Dios o no. Debemos tener mucho cuidado antes de afirmar que un desastre es un castigo. Y aunque lo fuera, no debería afectar nuestra compasión hacia los afectados.

En el Antiguo Testamento algunos de los desastres como el diluvio, la torre de Babel, Sodoma y Gomorra, son un juicio de Dios. Pero hay muchos otros desastres en la Biblia – tales como la hambruna en Egipto en el tiempo de José – que no son considerados como un castigo de Dios, sino como un acontecimiento natural.

No podemos dar una explicación fácil para cada desastre. En cambio, deberíamos buscar cuáles son los propósitos de Dios en cada situación distinta. Nehemías, por ejemplo, no se apresuró a construir los muros de Jerusalén. Primero le preguntó a Dios, ‘¿Dónde estás tú en todo esto? ¿Por qué ocurrió y qué deberíamos hacer?’ Necesitamos preguntarnos si realmente pasamos suficiente tiempo con las víctimas y si juntos hemos tratado de buscar la razón del desastre? En cada situación debemos preguntarle a Dios cuál es su propósito para ese evento.

La iglesia también debería tener cuidado de no explotar una situación de desastre. ‘Si no se arrepienten de sus pecados y si no vuelven a Cristo, Dios les castigará con otro desastre’. Este fue el mensaje de un evangelista que estaba predicando en la India en un pueblo en Andhra Pradesh después de un fuerte ciclón. A no ser que Dios haya revelado claramente sus acciones a la iglesia, ningún dirigente cristiano tiene la autoridad de declarar que ese desastre en particular ocurrió como un castigo de Dios.

Algo bueno puede salir de una situación de desastre. Por ejemplo, el resultado de la sequía en Israel y el Medio Oriente, fue que a José lo nombraron gobernador de Egipto y trasladó a los Hebreos a Egipto donde se radicaron y crecieron en número. En Hechos 16:16–40, el terremoto en Filipos le dió la oportunidad a Pablo para compartir su fe – el carcelero y su familia se convirtieron y Pablo fue liberado al día siguiente. En el Nuevo Testamento, los desastres muchas veces daban a los creyentes la oportunidad de compartir juntos y también con los que no creían.

Dios es todo poderoso y puede sacar cosas buenas aún de la tragedia de un desastre, así sea un castigo o un acontecimiento natural.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora

Preferencias de cookies

Su privacidad y tranquilidad son importantes para nosotros. Asumimos el compromiso de proteger la seguridad de sus datos. Solo recopilamos sus datos para fines específicos y una vez que ese fin se ha alcanzado, ya no seguiremos almacenando sus datos.

Para más información, incluyendo una lista completa de las cookies que utilizamos, vea nuestra Política de Privacidad.

  • Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden desactivarse en nuestros sistemas.

  • Estas cookies nos permiten medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio. Toda la información recopilada por estas cookies es anónima.

  • Permiten una experiencia más personalizada. Por ejemplo, pueden recordar la región en la que está, además de su configuración de accesibilidad.

  • Estas cookies nos ayudan a personalizar nuestra publicidad en respuesta a sus preferencias y nos permiten medir la efectividad de nuestras campañas.