Pasar al consentimiento de las cookies

De: Presiones sobre la familia – Paso a Paso 27

Análisis sobre el crecimiento de la población, la planificación familiar y otros temas relacionados

por Gladys Mwiti.

El Centro Oasis está basado en Nairobi, Kenya. El personal cree que la consejería cristiana dentro de la iglesia es de suma importancia. El centro produce materiales de capacitación e imparte talleres y seminarios en toda África para capacitar a consejeros cristianos.

Ruanda, el largo camino hacia la recuperación

Como resultado de los eventos traumáticos que tuvieron lugar en Ruanda en mayo 1994, el Centro Oasis realizó una investigación y preparó materiales de asesoramiento de crisis enfocados en Ruanda. A fines de 1994, se publicó el manual Crisis Counselling. Más adelante se publicaron otros materiales, entre ellos, apuntes de enseñanza para pastores, estudios bíblicos y materiales sobre el perdón, la esperanza y el arrepentimiento.

Estos materiales fueron traducidos más tarde al kinyarwanda. En 1995 se inició una serie de seminarios de asesoramiento. La larga historia de dolor, el cual tiene raíces profundas en el pasado, nos ha asombrado. Al mismo tiempo, nos ha conmovido el poder curativo del Espíritu Santo, el cual, a través de la oración, la enseñanza bíblica, orientación y reuniones donde se habla de lo sucedido, ayuda a traer reconciliación y restaurar la unidad.

Nuestros seminarios para los traumatizados están produciendo personas como Pablo (ver recuadro). Vienen de todas partes de Ruanda y de todas las iglesias de esa nación. Muchas otras personas recibirán ayuda a través de ellos. Confiamos de que una ola de saneamiento y transformación ha comenzado en esta nación tan herida. Nuestro trabajo en Ruanda continúa a lo largo de este largo camino hacia la recuperación.

Las necesidades en nuestras comunidades

Hace poco, al final de uno de los cursos de capacitación de Oasis, los consejeros recién entrenados se reunieron para establecer, según ellos, cuáles eran las necesidades de sus comunidades. Identificaron las siguientes áreas problemáticas donde podían iniciar su trabajo a través del establecimiento de grupos de consultoría en iglesias y organizaciones, enseñando a la gente valores bíblicos y evitando la ruptura de amistades…

Cambio de los sistemas de valores Como resultado de la urbanización y el movimiento de personas, se están perdiendo rápidamente los valores tribales que mantenían unidas a las personas. La iglesia puede intervenir y enseñar valores bíblicos que duran para siempre.

La desintegración de la familia Las relaciones familiares se han visto afectadas por una serie de presiones: economías inestables, estrés originado en el trabajo, inestabilidad política y una apatía general. Todo esto puede dar lugar a la violencia, la separación y el divorcio. El fortalecimiento de la familia debería comenzar proveyendo la oportunidad de orientación antes del matrimonio dándole seguimiento con programas de enriquecimiento matrimonial para que los temas relacionados con la vida familiar se puedan comenzar a discutir antes de que comiencen los problemas..

Jóvenes bajo presión La urbanización, la televisión, la música y las películas han sometido a los jóvenes a un rápido cambio cultural. Los jóvenes desarrollan falsas ilusiones de buenos empleos que terminan en desilusión y amargura porque, según ellos, reflejan una sociedad falsa e indiferente. Muchos jóvenes ya no pueden comunicarse con sus padres los cuales se sienten confundidos por los cambios en sus hijos. Sin duda, su manera de vestir, su actitud y lo que parecería ser una falta de ambición, dejan a los padres sin saber qué hacer. El resultado de esta ruptura de la comunicación es la rebelión, el abuso de las drogas y el alcohol, la actividad sexual y los embarazos en la adolescencia, el aborto, la deserción escolar etc. Los consejeros familiares no sólo están capacitados para comprender las necesidades de los jóvenes sino que también comienzan a preparar a los padres con anticipación. Los consejeros pueden ayudar a restablecer los lazos entre padres e hijos por medio de seminarios en conjunto en iglesias, comunidades, escuelas y usando los medios de comunicación.

Debido a que en África ambos padres deben trabajar para mantener a la familia, los consejeros también pueden ayudar a los padres a establecer prioridades en sus vidas para que puedan pasar suficiente tiempo con sus hijos. Las buenas relaciones requieren tiempo y el mejor patrimonio que los padres pueden dar a sus hijos es el amor y una buena relación. Todo lo demás, propiedad, dinero, educación, no durará a menos que estén basados en estos dos valores.

El abuso de los niños La guerra, el conflicto étnico, la urbanización, la pobreza, las familias numerosas, la sequía, la hambruna y la pérdida de los valores comunitarios, han hecho que, por primera vez en África, se manifieste un gran grupo de niños sometidos al abuso. A estos niños se les puede ver en las calles, en los campos de refugiados, en hogares de niños o niños abandonados por la comunidad. Los consejeros aprenden a organizar a estos niños traumatizados y a iniciar programas basados en la comunidad donde los niños pueden comenzar a revivir la niñez perdida y empezar a vivir nuevamente.

El SIDA: prevención, orientación y programas basados en la comunidad Muchos de los consejeros, antes de tomar parte en la capacitación, ya han estado involucrados en programas relacionados con el SIDA. Después del período de capacitación en Oasis, muchos regresan a sus casas determinados a incluir un aspecto bíblico en sus programas o a iniciar programas en sus iglesias, organizaciones y comunidades.

Capacitación de líderes y moral de trabajo La falta de líderes bien capacitados ha causado el fracaso de varios proyectos y programas de asistencia en África. Varias organizaciones internacionales piensan que su presencia en África prácticamente ha sido una inversión desperdiciada. Pues África continúa haciéndose cada vez más dependiente. Oasis reconoce que el desarrollo sostenible debe estar basado en la transformación de las personas. Durante las sesiones de capacitación se dedica bastante tiempo a comprender las necesidades internas de las personas, a aprender a motivarles a que sean transformadas por Dios, a enfatizar la moralidad bíblica de trabajo y a convocar a los líderes a un tipo de liderazgo servicial. Los consejeros laicos recién capacitados regresan a sus comunidades como líderes transformados, capaces de proveer orientación en situaciones de conflicto dentro de las organizaciones y de llevar a cabo un liderazgo responsable en el mundo del trabajo y en el ministerio.

Creen que existe una urgente necesidad de conocer el camino de Dios para poder darle sentido a la vida. Ellos ahora tienen una visión de esperanza para África y una responsabilidad para ayudar a los demás.

Gladys Mwiti es la fundadora y directora del Oasis Counselling Centre, PO Box 76117, Nairobi, Kenia.


Quisiéramos ser una luz que brilla para las naciones.

Quisiéramos traer una palabra de vida a la gente de esta tierra.

Quisiéramos ser un bálsamo que sana para las naciones.

Oración escrita por los participantes de un Seminario de Orientación de Inter África, Septiembre ’95.

La historia de Pablo

Pablo es un pastor anciano. Cuando comenzó la guerra el 6 de abril de 1994, estaba fuera de casa atendiendo una reunión de pastores. Cuando finalmente pudo regresar a su casa, a través de la confusión y los horrores que resultaron del genocidio, encontró los cuerpos de sus hijos y sus familias llenos de gusanos. Aún recuerda las noches que pasó en vela después de esa experiencia. El también tuvo que escaparse para salvar su vida y mientras huía, juró que un día se vengaría de los asesinos.

Pablo sólo era uno de los 55 participantes de nuestro tercer seminario de asesoramiento en Ruanda. Después de una larga rendición de informe que duró seis horas y durante la cual él habló de su experiencia, pudo dormir profundamente por primera vez después de varios meses. Nos contó que el dolor en su corazón se había vuelto amargo y lentamente le estaba ahogando. Hacía tiempo que quería deshacerse de su historia pero no sabía cómo.

Durante los primeros tres días del seminario, comenzó a entenderse a sí mismo. A su vez, se le estaba preparado para ayudar a otros. El seminario le ayudó a abrirse y a compartir sus experiencias y pensamientos. Desde entonces, ha podido perdonar a los asesinos a los cuales él conocía bien como sus vecinos. Cuando culminó el curso, no veía la hora de regresar a su casa y reconciliarse con los asesinos. Era ahora un hombre recuperado.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora

Preferencias de cookies

Su privacidad y tranquilidad son importantes para nosotros. Asumimos el compromiso de proteger la seguridad de sus datos. Solo recopilamos sus datos para fines específicos y una vez que ese fin se ha alcanzado, ya no seguiremos almacenando sus datos.

Para más información, incluyendo una lista completa de las cookies que utilizamos, vea nuestra Política de Privacidad.

  • Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden desactivarse en nuestros sistemas.

  • Estas cookies nos permiten medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio. Toda la información recopilada por estas cookies es anónima.

  • Permiten una experiencia más personalizada. Por ejemplo, pueden recordar la región en la que está, además de su configuración de accesibilidad.

  • Estas cookies nos ayudan a personalizar nuestra publicidad en respuesta a sus preferencias y nos permiten medir la efectividad de nuestras campañas.