Foto: Marcus Perkins/Tearfund

De: Migración – Paso a Paso 78

Considera los aspectos positivos y negativos de la migración

Vivimos en un momento y en una época en la que millones de personas deambulan por el mundo en busca de una mejor fuente de subsistencia y esperanza. La Biblia reconoce esta realidad. Ella contiene historias de guerra y triunfo, desplazamiento y dolor, frustración y esperanza. Por medio de todas esas historias podemos ver que Dios cuida de los migrantes.

MIGRANTES EN LA BIBLIA

La historia de Israel, el pueblo elegido de Dios, es una historia de un pueblo que deambuló por muchos lugares. José es enviado como esclavo a una tierra extranjera (Génesis 37-46). Moisés huye a Madián y encuentra refugio en la casa de un sacerdote (Éxodo 2:15-22). Rut acompaña a Noemí a una tierra extranjera y es acogida por Boaz (Rut 2). María y José huyen a Egipto cuando Jesús era un infante. Un tiempo después, Jesús y sus discípulos viajaron a muchos pueblos distintos durante tres años de ministerio.

LA ACTITUD DE DIOS HACIA LOS MIGRANTES

En la Biblia vemos la preocupación de Dios por el bienestar de los migrantes. Repetidas veces se le instruye al pueblo de Israel acordarse de los extranjeros que hay entre ellos y tratarlos con amor, compasión y justicia. Dios ordena a los israelitas a no maltratarlos (Éxodo 22:21) y a no aprovecharse de ellos (Deuteronomio 24:14). Dios se preocupa y cuida de las personas impotentes y vulnerables. Se debe cuidar de los extranjeros (Levítico 19:9-10), y tratarlos como conciudadanos (Levítico 19:34) y darles una porción de los diezmos (Deuteronomio 14:28-29). En el Nuevo Testamento Jesús da una nueva orden de ‘amar al prójimo como a sí mismo’ (Mateo 22:39).

LA RESPUESTA DE LA IGLESIA HACIA LOS MIGRANTES

Aceptación El cuerpo de Cristo debe aceptar a los extranjeros con brazos abiertos (Romanos 15:7-9) y tratarlos como semejantes (Colosenses 3:11).

Hospitalidad Se pide a la iglesia dar la bienvenida y ofrecer hospitalidad a las personas necesitadas (Romanos 12:13).

Cuidado Las iglesias deben cuidar y hablar a favor de los inmigrantes y refugiados (Proverbios 31:8-9). A menudo, esos ministerios son desafiantes, pero pueden ser un método efectivo para la transformación.

Davidson Solanki es el Representante de Tearfund para la subregión de Mekong.

Email: davidson.solanki@tearfund.org

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora