Pasar al consentimiento de las cookies
Una enfermera revisa los latidos del corazón de un bebé. Foto: Richard Hanson/Tearfund

De: Salud materna – Paso a Paso 91

Cómo ayudar a las familias y las comunidades a proporcionar un apoyo crucial a las mujeres antes y después del parto

Es trágico cuando una mujer muere durante el parto. La familia cambia para siempre. Debemos hacer la pregunta, “¿Por qué murió?”. Por lo general, no hay sólo una respuesta a esa pregunta. Con frecuencia hay muchos problemas combinados. Imagínese una bola hecha de muchos pedazos de cuerda enredados. Es necesario desenredar la bola para ver los diferentes pedazos de cuerda. Entonces los problemas se ven con más claridad y podemos empezar a ver algunas soluciones.

Factores médicos

Si una mujer muere en una clínica o un hospital, los factores médicos que condujeron a su muerte se anotan en un expediente médico como las causas oficiales de la muerte. Si los ejemplos más abajo le dan miedo, recuerde que ellos nos dicen lo que salió mal en el cuerpo de la mujer, pero no nos dicen nada acerca de los demás factores, como por ejemplo, si ella hubiera sobrevivido si hubiese recibido ayuda antes. La mayoría de estos problemas médicos no causan la muerte si se reconocen y tratan a tiempo.

Muchas mujeres mueren desangradas. Ésta es la principal causa de muerte de mujeres al dar a luz en todo el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud, unas 800 mujeres mueren al dar a luz cada día. Esto suma unas 300,000 mujeres al año. Aproximadamente una tercera parte de estas mujeres muere desangrada después de haber nacido su bebé.

Otros factores médicos directos que pueden provocar que una mujer muera durante el embarazo o parto incluyen los siguientes:

Las tres demoras

Muchos expertos están de acuerdo en que, con frecuencia, “tres demoras” son las responsables de la muerte de las mujeres durante un parto.

La mayoría de las parejas que están esperando un bebé deberían poder hacer planes y tomar acciones que reduzcan significativamente el riesgo de ser afectadas por las primeras dos demoras.

Las visitas médicas durante el embarazo (a menudo denominadas citas médicas prenatales) son muy importantes. Incluso cuando una mujer se siente bien durante el embarazo hay cosas que deben examinarse porque podrían conducir a problemas más adelante. Las mujeres que asisten a por lo menos cuatro citas médicas prenatales tienen menos probabilidades de morir a causa de problemas durante el embarazo o parto. Una familia está más segura cuando tiene planes establecidos para lidiar con cualquier posible problema.

Servicios médicos deficientes

En muchos lugares no hay servicios médicos cerca o los servicios médicos son poco fiables. Cabe la posibilidad de que se gaste dinero viajando hasta allá para encontrar que la clínica no cuenta con una partera capacitada o que está cerrada y no hay un número telefónico al cual llamar en casos de emergencia.

Esto puede conducir al temor y a la apatía en una comunidad. Sólo hace falta una mala experiencia para que se corra el rumor de que buscar atención médica para un parto es una pérdida de tiempo, esfuerzo y dinero.

¿Qué podemos hacer?

Falta de educación y dinero

Muchas personas no buscan ayuda médica porque temen no poder costearla. Cuando se trata de un embarazo y un parto, es prudente hacer un ahorro, sin importar lo pequeño que sea, para pagar los costos médicos o el transporte a los centros de salud. Los grupos de autoayuda y los grupos de ahorro pueden proporcionar un mutuo apoyo en este aspecto.

Si una familia nunca, o raras veces, usa servicios de atención médica porque es pobre o analfabeta, posiblemente no sepa que las citas médicas prenatales son importantes. Podría desconfiar de ellas y preferir las medicinas tradicionales, que podrían ser ineficaces o perjudiciales. 

Con frecuencia se hace más difícil obtener atención médica y aprender sobre la buena salud si una familia no sabe leer. Una persona analfabeta no puede leer una tarjeta de citas, los registros médicos ni un tablero de anuncios en una clínica.

¿Qué podemos hacer?

Prácticas culturales perjudiciales

Algunas prácticas culturales aumentan las probabilidades de que una mujer muera durante un parto.

Matrimonio infantil Las niñas y mujeres menores de 20 años pueden sufrir complicaciones durante el parto porque sus cuerpos no están preparados. Las niñas entre diez y 14 años tienen cinco veces más probabilidades de morir durante un parto y las que tienen entre 15 y 19 años tienen el doble de probabilidad de morir durante un parto.

Circuncisión de la mujer Alterar el cuerpo de una niña eliminando parte de los genitales es muy peligroso. La circuncisión de la mujer (a veces denominada mutilación genital femenina o MGF) con frecuencia se practica en comunidades donde la fertilidad de la mujer tiene un gran valor, sin embargo, los estudios demuestran que le dificulta mucho más a la mujer dar a luz bebés sin complicaciones. El tejido cicatrizal de los lugares donde se hicieron los cortes y la infibulación (cierre del canal del parto por medio de sutura) impiden los partos normales. Una mujer a quien le hayan cortado partes de los genitales con frecuencia necesita atención médica más especializada que quizás no esté disponible a nivel local y no sea asequible. Esto aumenta el riesgo de que tanto la madre como el infante mueran.

Preferencia por los varones Las familias que desean varones y que pueden pagar una sonografía para saber el género del hijo que esperan a veces deciden abortar a las hembras. Si el aborto es riesgoso, la madre podría morir a causa de complicaciones o infecciones. 

Cuando en una familia se prefieren a los varones, a veces se les dan a las hembras menos alimentos o alimentos diferentes y menos nutritivos. Si una niña no come suficientes alimentos nutritivos, tales como leche y huevos, su cuerpo no crecerá fuerte para prepararla para dar a luz cuando sea mayor. Cuando una niña o mujer mal alimentadas se embarazan tienen mayor probabilidad de sufrir problemas. 

¿Qué podemos hacer?

Las prácticas culturales cambian en el transcurso de las generaciones, ¡no de un día para otro! No obstante, la enseñanza con base en la fe respecto a que la mujer tiene igual valor ante los ojos de Dios puede hacer una importante diferencia para los ejemplos que se ofrecen aquí. Las decisiones individuales de hombres y mujeres respecto a cambiar sus prácticas –incluso cuando esto dificultará las relaciones familiares– sembrarán las semillas de un cambio futuro en las familias y comunidades.

Falta de servicios de planificación familiar

Los embarazos a una edad muy joven o muy próximos el uno al otro pueden hacer la vida más dura para las familias. La madre y los niños tienen mayores probabilidades de estar débiles. Una mujer que tenga muchos embarazos próximos (menos de dos años entre partos) tiene mayores probabilidades de sufrir problemas de salud en el embarazo y el parto que las mujeres cuyos hijos han nacido más espaciados entre sí. 

En algunos lugares hay disponibles servicios de planificación familiar, pero la entrega de suministros, tales como condones y píldoras anticonceptivas, no son lo suficientemente frecuentes y las personas no pueden costear la compra de una gran cantidad a la vez.

¿Qué podemos hacer?

El papel de un padre

En muchas culturas el padre desempeña un papel de “guardián”. Él tiene el poder de tomar decisiones importantes para la familia. Esto puede afectar la salud materna. Muchas de las causas de muerte pueden prevenirse si los hombres comprenden mejor los riesgos. Por ejemplo, la decisión de buscar atención médica durante el embarazo y el parto con frecuencia la toma el esposo. Si él se demora, su esposa podría morir. Si él comprende lo necesario que es planear por adelantado, ella y el bebé tienen más probabilidades de sobrevivir.

Los padres también pueden evitar las prácticas tradicionales perjudiciales y alentar la educación de sus hijas. Ellos pueden conversar sobre la planificación familiar con sus esposas y decidir que intentarán tener hijos que se lleven por lo menos dos años de edad. Pueden dar el ejemplo al buscar información sobre cómo tener mejor salud durante el embarazo y el parto con el fin de proteger a sus familias.

Redactado con la ayuda de Caroline Onwuezobe, quien dirige los servicios prenatales en el Hospital Faith Alive de Jos, Nigeria y Andrew Tomkins, Profesor emérito de salud infantil internacional en el University College de Londres.

Soluciones

"Yo puedo hacer algo al respecto" 

"El funcionario de salud del distrito podría ayudar"

"Preguntémosle a nuestro político local"

Cómo hablar con el Gobierno local sobre la salud materna

Identifique a las personas a cargo de planificar los servicios de salud materna y aquellas responsables de cuánto se gasta en estos servicios.

Intente formar un equipo que incluya personal clínico (enfermeros[as], doctores) y representantes de la comunidad (trabajadores comunitarios de la salud, líderes comunitarios) para describir el problema antes de dirigirse a los funcionarios de distrito.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora

Preferencias de cookies

Su privacidad y tranquilidad son importantes para nosotros. Asumimos el compromiso de proteger la seguridad de sus datos. Solo recopilamos sus datos para fines específicos y una vez que ese fin se ha alcanzado, ya no seguiremos almacenando sus datos.

Para más información, incluyendo una lista completa de las cookies que utilizamos, vea nuestra Política de Privacidad.

  • Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden desactivarse en nuestros sistemas.

  • Estas cookies nos permiten medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio. Toda la información recopilada por estas cookies es anónima.

  • Permiten una experiencia más personalizada. Por ejemplo, pueden recordar la región en la que está, además de su configuración de accesibilidad.

  • Estas cookies nos ayudan a personalizar nuestra publicidad en respuesta a sus preferencias y nos permiten medir la efectividad de nuestras campañas.