Nuestras amigas las lombrices

Las lombrices viven en la capa superior del suelo. Son seres diminutos, a menudo no se notan y así y todo son muy valiosos para los agricultores. Comen plantas y residuos animales, transformándolos en útiles nutrientes para las plantas. Con sus túneles permiten una mejor aireación del terreno y mejoran el drenaje. El suelo con grandes cantidades de lombrices será muy fértil.

El proceso de utilizar lombrices de tierra para transformar materia orgánica en humus vegetal se llama vermicultivo. Pueden transformar los desperdicios caseros y de la huerta en un acondicionador del suelo y fertilizante de alta calidad. Esto mejora el suelo y aumenta la producción de hortalizas en pequeña escala. El vermicultivo no tiene olor, es agradable de manipular y se puede agregar directamente a las plantas, utilizarse en almácigos o depositarse al fondo de los semilleros. Se puede producir criando lombrices en receptáculos especiales.

Cómo hacer un receptáculo para lombrices

El receptáculo se puede hacer de madera, concreto, alambre cubierto con láminas de plástico, metal, plástico o arcilla. Debe tener alrededor de 1,5m cuadrado y alrededor de 30 a 40cm de profundidad, ya que las lombrices que producen humus tienden a alimentarse hacia arriba, mordisqueando el material que está justo debajo de la superficie. Mientras más grande la superficie, más oportunidades para que se alimenten las lombrices. El receptáculo no debe tener base o, si se utilizan receptáculos de plástico o de metal, se deben agregar algunos agujeros para el drenaje. Un tambor de petróleo de 200 litros cortado a lo largo por la mitad (y lavado cuidadosamente) da dos receptáculos. Llenar el receptáculo de la misma manera que para hacer tierra de hojas: capas de verduras y residuos vegetales picados y capas de abono y tierra entre medio. Regar el humus y cubrirlo con un pedazo de plástico negro, cartón o esteras de bambú. Mantenerlo siempre húmedo y cubierto ya que las lombrices solo crecen en condiciones húmedas y cálidas. Después de 1 ó 2 semanas (cuando se haya enfriado el calor inicial del humus) hacer hoyos y añadir ya sea lombrices o huevos. Hay más de 4.000 especies de lombrices y sólo unas pocas (pequeñas y de un rojo encendido) sirven para hacer humus. Vale la pena ponerse en contacto con los servicios de extensión agrícola o de asesoría locales para ver si se puede obtener las especies recomendadas (tales como Eudrilus euginea y Eisenia foetida). Se necesitan alrededor de 50 a 100 lombrices para iniciar cada caja de humus. Si no se puede encontrar ningún proveedor de lombrices de humus, tratar de usar las lombrices que se utilizan como cebo para pescar o lombrices comunes.

Cómo crear el humus

Las lombrices de humus comen todo tipo de desperdicios vegetales de cocina. Se debe permitir que el pasto y las malezas se sequen un poco para evitar que se caliente demasiado el humus. Los desperdicios se pueden agregar por los contornos del receptáculo utilizando cada día un espacio diferente por turnos. Estos se pueden enterrar un poco para evitar las moscas o simplemente se pueden dejar en la superficie. Después de 2 ó 3 meses los desperdicios vegetales se habrán transformado en un humus fino y muy fértil y las lombrices se habrán multiplicado con rapidez. Para cosechar el humus, empujarlo hacia un costado y parar de regarlo. Agregar abono viejo al otro costado para mantenerlo húmedo. Las lombrices se mudarán hacia el abono y así se puede cosechar el humus. Continuar luego agregando residuos vegetales al receptáculo tal como antes para producir más humus.

Entratos con la lombriz

Durante los años 80 Cuba tuvo que encontrar alternativas a las importaciones de fertilizantes inorgánicos. El programa de lombrices de humus se inició en 1986 con dos pequeñas cajas de lombrices rojas. Menos de dos años más tarde habían más de 172 centros de producción de humus con lombrices en Cuba, produciendo 99.000 toneladas de humus por año. Un agricultor del Ecuador, Enzo Bollo, ha transformado la produción de humus de lombrices en un enorme negocio que emplea 14 trabajadores a jornada completa y produce 20.000 sacos (de 33kg cada uno) de valioso humus por año, el que se vende en forma comercial.

Información proporcionada por Sam Ross y CEDEPO, que han producido una historieta ilustrada sobre crianza de lombrices. Su dirección es: CEDEPO, CC 109, (1878), Quilmes, Provincia Buenos Aires, Argentina. Tel/Fax: +54 222 949 2130 E-mail: cedepo@geocities.com o samross@iafrica.com

Proveedores de lombrices

Hennie Eksteen, Affmech, PO Box 300, Cato Ridge 3680, Sudáfrica

Meyer, 18 Smit Street, Potchestrom, Sudáfrica

Ayúdese ayudando a otros

Un agricultor que ganaba premios todos los años por su maíz fue entrevistado por un reportero de un periódico que descubrió que el agricultor compartía su semilla de maíz con sus vecinos. ‘¿Por qué comparte sus mejores semillas de maíz con sus vecinos si el maíz de ellos compite con el suyo todos los años?’ preguntó el reportero.

‘Perdone, señor’, dijo el agricultor ‘¿No lo sabía? El viento levanta polen del maíz en maduración y lo lleva de campo en campo. Si mis vecinos cultivan maíz de baja calidad la polinización reducirá la calidad de mi maíz. Si voy a cultivar buen maíz debo ayudar a mis vecinos a cultivar buen maíz.’

Este agricultor está muy consciente de cómo todas las formas de vida están vinculadas Su maíz no puede mejorar, salvo que también mejore el maíz de sus vecinos. Así es también en muchas otras cosas. Los que eligen estar en paz deben ayudar a sus vecinos a estar en paz. Los que eligen vivir bien deben ayudar a otros a vivir bien poque el valor de una vida se mide por las vidas que toca.

De Sid Kahn, basado en un extracto de un libro de James Bender