La energía renovable y nuestra comunidad

Casi 1,5 mil millones de personas en el mundo carecen de acceso a electricidad, especialmente en las zonas rurales. Utilizan lámparas de queroseno y velas, que con frecuencia son caras y brindan escasa iluminación.

Alrededor de tres mil millones de personas dependen de la madera y los productos de madera para cocinar. El humo de la madera expone a las personas a gases que pueden dañar su salud. En muchas zonas, la madera es muy escasa y esto lleva a la gente a cortar los árboles en los alrededores de los pueblos y las ciudades.

No obstante, la energía renovable puede brindar fuentes alternativas de electricidad y combustible. La energía renovable utiliza fuentes como el viento, el agua y la luz solar. Debido a que esta energía no se genera de los combustibles fósiles, no contribuye al cambio climático, excepto a través de la producción de turbinas eólicas e hidráulicas y de paneles solares. La energía renovable puede considerarse la energía del futuro. Es posible que los donantes estén dispuestos a tener en cuenta las solicitudes de financiamiento para fuentes de energía renovable. Muchos centros de salud y escuelas han recibido subvenciones dirigidas a financiar la instalación de paneles fotovoltaicos para hacer funcionar refrigeradores y generar electricidad (ver recuadro titulado “Electricidad solar”). A continuación, incluimos tres ejemplos de diferentes fuentes de energía renovable. ¿Podría aprovechar usted alguna de estas fuentes en su comunidad?



Electricidad solar


En Larcay, Perú, LUTW ayudó a una comunidad aislada a conectar a veinte hogares a los sistemas fotovoltaicos.

Existen dos principales fuentes de energía solar:

  • los colectores solares, que utilizan la energía del sol para calentar el agua, y
  • los paneles fotovoltaicos, que utilizan la luz del sol para producir electricidad.

Light up the World (LUTW) es una organización sin ánimos de lucro con oficinas en Canadá y Perú. Sus trabajadores son testigos de cómo puede cambiar la vida el acceso a la energía. LUTW capacita a los técnicos locales para instalar paneles fotovoltaicos y ayuda a las organizaciones locales a suministrar energía solar de forma eficaz. La organización ayuda a empoderar a las comunidades a avanzar hacia un futuro más sostenible.

Si los sistemas solares fotovoltaicos están bien diseñados, no requieren muchos materiales, son fáciles de mantener y su impacto medioambiental es mínimo. No necesitan estar conectados a la red eléctrica nacional, de modo que son ideales para las zonas remotas. Los sistemas de LUTW tienen una batería incorporada para almacenar la energía durante el día con el fin de utilizarla en la noche cuando ya no hay luz solar. El sistema fotovoltaico suministra luz eléctrica y tiene un adaptador para conectar otros aparatos, como teléfonos celulares y radios.

LUTW capacita a los miembros de las comunidades en prácticas de instalación, mantenimiento y reparación de sistemas de energía renovable. Esto brinda autonomía a las comunidades para la gestión a largo plazo de los sistemas en sus aldeas.

Cuando la gente valora y se siente dueña de algo, hay más probabilidades de que lo traten con cuidado. Por esta razón, LUTW no dona los sistemas a las familias, sino que las comunidades ayudan a financiar el proyecto, alojan al personal técnico, asisten a las reuniones de planificación y suministran materiales locales.

LUTW ofrece varios cursos de capacitación en que se enseña a diseñar, instalar y mantener sistemas fotovoltaicos a pequeña escala.

Si desea más información, puede comunicarse con LUTW: Correo electrónico: lutw@lutw.org.
Sitio web:
www.lutw.org (en inglés).


Electricidad renovable en zonas rurales de Afganistán

En las zonas rurales afganas, la electricidad es un bien escaso. Ni el Gobierno central ni las autoridades locales disponen de sistemas para el suministro de electricidad en las zonas rurales.

Una organización asociada de Tearfund trabaja en una provincia del noreste de Afganistán. Esta provincia es una de las zonas más pobres y menos accesibles del país, aunque es muy bella. En general, es imposible transitar por los caminos, que se encuentran en muy mal estado, y a veces las inundaciones arrasan con los puentes. En colaboración con los miembros de la comunidad, la organización asociada de Tearfund ha instalado 325 microcentrales hidroeléctricas en un período de muchos años. Las microcentrales hidroeléctricas generan electricidad a partir de las corrientes de agua.


La organización asociada de Tearfund ha instalado 325 microcentrales hidroeléctricas en las zonas rurales de Afganistán.

Una de estas microcentrales se encuentra en la comunidad de Sher Jan, autoridad tradicional de la aldea. Sher Jan, una persona muy jovial, también es director de la escuela local, que cuenta con 900 alumnos. Cuando le preguntamos cuál ha sido la contribución que ha hecho la nueva microcentral hidroeléctrica y el suministro de electricidad en su comunidad, responde: “Antes, vivíamos en la oscuridad. Hoy, tenemos luz, ¡al igual que Tayikistán!”.

Previamente a la instalación de la microcentral, la gente utilizaba lámparas a petróleo que emitían mal olor, y que costaban a cada hogar alrededor de USD 85 al año. Ahora, la iluminación eléctrica es altamente valorada por las mujeres para cocinar en las tardes y para coser. Los niños tienen luz para hacer sus tareas escolares cuando está oscuro y la gente puede trabajar durante más horas. En general, todos agradecen la electricidad para ver televisión y mantenerse al día con lo que ocurre en el mundo.


El trabajo conjunto en los proyectos de microcentrales hidroeléctricas ha ayudado a unir a las comunidades.

Además, el proceso que implica ponerse de acuerdo e instalar una microcentral hidroeléctrica ayuda a unir a la comunidad. Antes de que la organización asociada de Tearfund acepte ayudar a instalar una microcentral, todos los hogares de la comunidad tienen que confirmar que están de acuerdo con la instalación, y tienen que contribuir con una cantidad de dinero que establecen entre ellos y la organización. También ayudan a trasladar las turbinas y otras partes necesarias a la aldea, normalmente en burros debido a la falta de caminos. Debe nombrarse y capacitarse a un comité de la aldea para que se haga responsable del mantenimiento continuo de la microcentral tras su instalación.

Bruce Clark, representante nacional de Tearfund para Afganistán


Digestores de biogás

Joel y Esther Chaney

CREATIVenergie es una nueva organización de beneficencia con sede en el Reino Unido. Brinda información y capacitación a las comunidades y las ayuda a utilizar los recursos naturales para generar su propia energía limpia y sostenible.

Titus y Naomi son agricultores de subsistencia que viven en las colinas de Kerio Valley, en Kenia. Antes, Naomi utilizaba una cocina de barro y se pasaba mucho tiempo al día recogiendo leña para cocinar.

Titus recientemente asistió a un curso de capacitación sobre biogás para formadores. Aprendió que los digestores de biogás pueden aprovechar el estiércol de vaca (y otros tipos de estiércol) con el objeto de producir gas limpio para cocinar. Durante el curso, los participantes construyeron seis digestores de biogás domésticos. También aprendieron a traspasar sus conocimientos a los demás. Titus construyó un digestor de biogás para su familia. Sus planes son establecer un pequeño negocio para compartir los beneficios del biogás en Kerio Valley.

El digestor de biogás ha beneficiado enormemente a su familia: Naomi puede preparar comidas mucho más rápido y sin emitir humo; los niños ya no corren peligro frente a un fuego al aire libre; y el digestor también produce un rico fertilizante para los cultivos y vegetales.


Cómo llenar de estiércol un digestor de biogás.

Los pequeños digestores de biogás domésticos CREATIVenergie que se construyen en Kenia cuestan alrededor de USD 235 y los sistemas a mayor escala cuestan aproximadamente USD 330. Aunque pueden parecer cifras bastante altas, los digestores duran años y no necesitan ninguna otra fuente de combustible. El curso de capacitación para formadores, de diez días de duración, enseña a los participantes a capacitar a otras personas para construir y operar un digestor de biogás.

Si desea más información sobre oportunidades relacionadas con el biogás, puede comunicarse con CREATIVenergie:

Correo electrónico: info@creativenergie.co.uk.
Sitio web: 
www.creativenergie.co.uk (en inglés).


El lugar donde se va a construir un digestor de biogás debe estar:

  • cerca del establo (donde se encuentra el abono);
  • a una distancia de entre 10 y 20 metros de una fuente de agua (para mezclar con el abono);
  • cerca de la vivienda para trasladar el gas mediante tuberías; y
  • no demasiado cerca de árboles porque las raíces podrían provocar problemas y las hojas producen sombra.

¿Está considerando poner en marcha un proyecto de energía renovable?

Adaptado de Sostenibilidad ambiental (serie ROOTS, número 13). Ver sección “Recursos” en la página 15.

Si está pensando en comenzar un proyecto de energía renovable en su comunidad, a continuación, incluimos algunos aspectos que le recomendamos considerar:

  • ¿Qué fuentes de energía utiliza la gente en la comunidad? ¿Son sostenibles estas fuentes de energía?
  • ¿Qué tecnologías adecuadas están disponibles que puedan responder a las necesidades más importantes de energía? ¿Podrían mejorarse las tecnologías locales?
  • ¿Cuáles son los costos de cada tecnología en cuanto a instalación, operación, mantenimiento y reparaciones?
  • ¿Podría la comunidad local fabricar, instalar, mantener y reparar la tecnología? ¿Podría convertirse este proyecto en un programa dirigido a crear medios de vida, mediante el cual la gente pudiera suministrar la tecnología a las comunidades vecinas?
  • ¿Existen organizaciones locales que se dedican al suministro de energía? Si no existen, ¿podría considerarse la posibilidad de emplear consultores locales con conocimientos técnicos y experiencia?
  • ¿Cómo puede la iglesia involucrarse para asegurar que el proyecto sea sostenible y realmente responda a las necesidades de la comunidad? Posiblemente, la iglesia podría demostrar el uso de las tecnologías para ayudar a la comunidad a escoger la más adecuada; por ejemplo, por medio de la instalación de electricidad en base a energía solar en el edificio de la iglesia o en la escuela local.
  • ¿Será ecológicamente sostenible el proyecto?
  • ¿Cuáles son los riesgos asociados con el proyecto?
  • ¿Podría usted animar a las empresas del sector privado a poner en marcha un proyecto de energía? Si es así, investigue si la iglesia podría ofrecerles apoyo para beneficiar a las personas necesitadas.
  • ¿Podría usted realizar trabajo de incidencia entre las autoridades locales o nacionales para que suministren energía a su comunidad? (ver páginas 6–7)