En vivo y en directo: Los niños aprenden sobre la naturaleza

Angela McKay y Camille Allan

A Rocha es una organización cristiana especializada en la conservación de la vida silvestre y opera en veinte países.

En Perú, los niños aprenden a cultivar plantas de vivero de árboles con la organización A Rocha. Foto: Ramón Casana Araujo/A Rocha Perú
En Perú, los niños aprenden a cultivar plantas de vivero de árboles con la organización A Rocha. Foto: Ramón Casana Araujo A Rocha Perú

A Rocha Perú considera que ayudar a los niños a involucrarse en el mundo natural que los rodea es crucial para conservar el medio ambiente. Todos los proyectos de conservación de A Rocha Perú incluyen clubes del medio ambiente, que animan a los jóvenes a interactuar con la naturaleza de manera práctica. Los clubes los ayudan a aprender a cuidar el medio ambiente, al tiempo que desarrollan su independencia y mejoran su autoestima.

A Rocha India trabaja con un grupo de jóvenes ciegos y con problemas de visión que viven cerca del Parque Nacional Bannerghatta. Un equipo los llevó a un bosque, donde tuvieron la oportunidad de escuchar cómo cantaban los pájaros; tocar y oler diferentes plantas, tipos de suelo y piedras; ¡y hasta oler excremento fresco de elefantes! Luego, a cada uno de los jóvenes les dieron un modelo de elefante para que lo exploraran y lo tocaran. A continuación, modelaron sus propios elefantes y crearon una manada muy variada y hermosa.

Los niños con los que trabajan A Rocha Uganda y A Rocha Ghana recogen semillas de los árboles nativos y preparan arriates para semillas. Luego, plantan las semillas y las cuidan hasta que se convierten en plantas de vivero y están listas para ser trasplantadas en sus escuelas u hogares. Las plantas de vivero se trasplantan en macetas hechas con contenedores plásticos de agua reciclados con el fin de ayudar a reducir la basura. Los niños observan cómo crecen las plantas hasta convertirse en árboles que sirven de muchas maneras: como refugio y alimento, para mejorar el suelo y ayudar a mantenerlo húmedo, y como fuente de madera para muebles o construcciones.

Angela McKay es coordinadora de educación medioambiental de A Rocha International (angela.mckay@arocha.org) y Camille Allan es directora nacional de A Rocha Perú (camille.allan@arocha.org).

Para informarse en más detalle del trabajo de A Rocha, visite: www.arocha.org/es



¿Cómo podemos animar a la próxima generación a que aprenda a cuidar esmeradamente esta preciosa creación?

En La Libertad, en la costa del desierto del norte peruano, A Rocha está repoblando los bosques secos. Se trata de uno de los ecosistemas más amenazados del mundo. En este lugar, A Rocha ha creado dos clubes del medio ambiente. Los miembros participan de forma activa en las actividades del proyecto, como la producción y plantación de algarrobos nativos.

Entre las actividades y proyectos, destacamos los siguientes:

  • visitas a lugares de interés medioambiental;
  • creación de áreas verdes en los centros de las ciudades;
  • cultivo de vegetales en la sede de sus clubes;
  • reciclaje y reutilización de desechos plásticos; y
  • organización de eventos informativos en la comunidad.

Los miembros de los clubes aprenden a valorar profundamente el medio ambiente y responsabilizarse por él. Además, crean conciencia sobre el medio ambiente entre la gente, en particular con relación al compromiso de la comunidad de conservar los bosques secos.

Melanye Atocha Gamarra, de 14 años y miembro de uno de los clubes, explica: “En el club, he aprendido no solo a cultivar plantas y cuidar del medio ambiente, sino también a relajarme, distraerme y desarrollarme como persona. Me gusta formar parte del club porque puedo estar en contacto con la naturaleza, tener un medio ambiente más limpio y contribuir con mi comunidad”.


Otras sugerencias de actividades


by David Melville

Amenazas contra los bosques

Muestre a los jóvenes fotos o dibujos que representen amenazas. Anímelos a descubrir qué ocurre en cada imagen. Por ejemplo, imágenes donde:

  • están construyendo casas o caminos;
  • están cazando de forma furtiva;
  • están matando animales silvestres con el fin de obtener la carne;
  • están ahuyentando con humo a las abejas melíferas (las que producen miel);
  • están extrayendo minerales; o
  • están recolectando bambú y talando árboles.

Esta actividad puede realizarse en torno a todo tipo de temas, como la erosión del suelo, la desforestación o la contaminación. Organice un juego de roles para dar vida a los temas.

Aprendizaje de nombres

Prepare fotografías o dibujos de aves y animales locales en tarjetas separadas, con sus nombres en el idioma nacional y local. Organice juegos que animen a los niños a aprender los nombres de todas las criaturas.

Excursión local sobre el terreno

Lleve a los jóvenes a un lugar cercano y pídales que caminen en pareja: uno de ellos observa y el otro anota todas las observaciones. Luego, pídales que compartan entre ellos lo que han visto.

David Melville es responsable medioambiental de A Rocha Reino Unido. Este artículo está basado en sus experiencias de trabajo con una escuela ruandesa vinculada a la Iglesia de la Trinidad, en Southover, Lewes (Reino Unido).
Correo electrónico: djmelville77@btinternet.com