La lactancia y el VIH

Ilustración: Petra Röhr-Rouendaal, Where there is no artist (segunda edición)
Ilustración: Petra Röhr-Rouendaal, Where there is no artist (segunda edición)

La leche materna es el alimento ideal para los bebés. Proporciona nutrientes importantes y fortalece el sistema inmunológico. La lactancia ayuda a proteger a los bebés de la malnutrición y las enfermedades como la diarrea y neumonía, que pueden ser fatales.

Por desgracia, existe el riesgo de transmitir el VIH de madre a hijo durante la lactancia. No obstante, con las medidas adecuadas, el riesgo puede reducirse a menos de 5 por ciento.

¿Deberían amamantar las mujeres con VIH?

La decisión de si una madre VIH-positiva debería amamantar a su bebé es complicada. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las autoridades de salud nacionales deben determinar si aconsejar la lactancia a las mujeres con VIH.

Esta decisión deberá basarse en la situación local y tener en cuenta factores como los principales riesgos de salud en la región. Por ejemplo, algunas áreas no cuentan con un suministro regular de agua limpia ni un saneamiento adecuado, lo que significa que el riesgo de diarrea es alto. En estas regiones, no alimentarse con leche materna podría ser más riesgoso para la salud del bebé aunque su madre sea VIH-positiva.

Las autoridades deberán elegir entre dos opciones:

Primera opción
Las madres con VIH no deben amamantar, sino utilizar otras fuentes de nutrición para alimentar a su bebé (esto se conoce como “alimentación de reemplazo”).

Segunda opción
Las madres con VIH deben amamantar exclusivamente a sus bebés durante los primeros seis meses (ver recuadro). Las madres deberán recibir tratamiento antirretroviral, y el bebé, medicamentos antirretrovirales.

La opción que nunca se recomienda para las madres VIH-positivas durante los primeros seis meses de vida del bebé es la “alimentación combinada”. Es decir, leche materna y otros alimentos y líquidos. Otros alimentos y líquidos (como avena cocida, leche de vaca o cabra, o incluso agua) pueden dañar la pared del sistema digestivo del bebé durante este período, lo que hace más fácil que el bebé contraiga VIH a través de la leche materna.

Para más información, consulte a un trabajador de la salud acerca de si la lactancia es aconsejable para las mujeres con VIH en su región.

Cómo reducir los riesgos

Medicamentos antirretrovirales para las madres

Toda madre con VIH debería recibir tratamiento antirretroviral durante el embarazo y la lactancia. Esto reduce en gran medida el riesgo de transmisión de madre a hijo. Es muy importante que la madre tome los medicamentos de forma regular, siguiendo estrictamente la indicación médica.

Cada país tiene sus propias políticas acerca de por cuánto tiempo suministrar el tratamiento antirretroviral a las madres con VIH.

  • Algunos países proporcionan este tratamiento de por vida.
  • Otros países solo lo proporcionan hasta una semana después de que la madre deja de amamantar. Solo continúan suministrando el tratamiento si el VIH ha perjudicado la salud de la madre hasta cierto nivel.

Medicamentos antirretrovirales para recién nacidos

  • Si una madre con VIH está amamantando a su bebé VIH-negativo, este deberá recibir medicamentos antirretrovirales durante las primeras seis semanas de vida.
  • Si una madre VIH-positiva no está amamantando a su bebé, el bebé igualmente deberá recibir medicamentos antirretrovirales durante las primeras cuatro a seis semanas de vida. (Si en algún momento, con posterioridad a realizarse las pruebas, se descubre que el bebé es VIH-positivo, deberá empezar a recibir tratamiento antirretroviral de inmediato.)

Asesoramiento sobre lactancia para mujeres con VIH

Los siguientes consejos solo se aplican a los países y regiones donde las autoridades de salud recomiendan la lactancia a las mujeres con VIH.

Lactancia exclusiva durante seis meses

Durante los primeros seis meses de vida, el recién nacido debe ser alimentado con leche materna exclusivamente. No debe dársele ningún otro tipo de alimento sólido o líquido.

A partir de los seis meses

  • Después de los primeros seis meses, la madre puede empezar a alimentar al bebé con otro tipo de alimentos y líquidos, además de la leche materna.
  • La madre debe seguir amamantando hasta los doce meses de vida del bebé. Sólo deberá dejar de amamantar cuando el bebé pueda ingerir suficientes alimentos y nutrientes sin necesidad de la leche materna.

Este artículo se basa en las Directrices unificadas sobre el uso de los antirretrovirales en el tratamiento y la prevención de la infección por VIH de 2013 de la Organización Mundial de la Salud.

Este artículo es correcto al momento de impresión de la versión en inglés en agosto de 2015. No obstante, el asesoramiento sobre la lactancia puede cambiar con el tiempo. Consulte a un profesional de la salud para verificar la vigencia de la información aquí contenida.