Pasar al consentimiento de las cookies

De: Violencia sexual y de genero – Paso a Paso 106

Ideas para poner fin a la violencia sexual y de género y brindar apoyo integral a las sobrevivientes

La violencia sexual y de género (VSG) amenaza los derechos humanos, la seguridad y la dignidad de millones de personas afectadas. También tiene efectos negativos en la salud pública y la seguridad de las comunidades en las que ocurre.

El problema

La VSG es una violencia que se ejerce contra cualquier persona por motivo de su sexo o género. El sexo se refiere a las diferencias biológicas entre los hombres y las mujeres y el género se refiere a las ideas que tiene la sociedad sobre los comportamientos que corresponden a un hombre y a los que corresponden a una mujer. La VSG involucra la violencia física, sexual, verbal y psicológica, y afecta a una de cada tres mujeres y a uno de cada 33 hombres en el mundo. Por lo tanto, es un problema estrechamente relacionado con la violencia contra las mujeres. La desigualdad en cuanto a las relaciones de poder y posición social entre los hombres y las mujeres son las principales razones de la VSG. 

Muchas personas asocian la violencia sexual con las guerras y los conflictos armados. La violencia sexual durante los conflictos es un grave problema, y es necesario que nos aseguremos de hacer todos los esfuerzos que nos sea posible para evitar esta brutalidad. Por ejemplo, llevar a los agresores a juicio y crear programas dirigidos a responder a la VSG desde un comienzo. Sin embargo, si bien durante la guerra y los conflictos el grado de la violencia sexual aumenta, no debemos olvidar que esta también ocurre durante tiempos de paz: en los hogares, las escuelas, los lugares de trabajo y el resto de la comunidad. Hay que destacar que la mayor parte de la violencia contra las mujeres y las niñas la ejerce una pareja íntima, es decir, alguien con quien se tiene o se ha tenido una relación romántica.

¿Qué podemos hacer para prevenir la VSG?

La VSG se presenta como resultado de la ruptura en las relaciones entre las personas y el dolor que esto produce. La prevención es posible, pero es necesario lograr un cambio en los sentimientos, la mentalidad y el comportamiento. 

El silencio es una barrera para acabar con la VSG. Es necesario que podamos hablar abiertamente sobre este problema y entender que el estigma y la falta de apoyo sume a las personas sobrevivientes en el silencio, lo cual, a su vez, aumenta su vulnerabilidad. Para lograr que nuestras comunidades sean seguras, es necesario que todos quienes trabajan en los sectores de la educación, la salud y la justicia y el sector social aúnen sus esfuerzos. Incluido el personal directivo de estos sectores en todos los niveles. Cuando las personas sobrevivientes se empoderan y se organizan, también pueden convertirse en un factor clave del cambio.  

Por otra parte, debemos asegurarnos de que nuestros Gobiernos se opongan a la violencia mediante la ratificación de las leyes internacionales más importantes, el desarrollo de sistemas que apoyen a las personas sobrevivientes y su compromiso para asegurar que los agresores no eludan el castigo. Las leyes deben ser respaldadas por procesos adecuados para cumplirlas. Nuestros líderes mismos deben dar el ejemplo sobre cómo debe respetarse y tratarse a las mujeres.

Es importante involucrar a los hombres y los niños en el trabajo de prevención de la violencia sexual y de género. Foto: Cally Spittle/Tearfund

Es importante involucrar a los hombres y los niños en el trabajo de prevención de la violencia sexual y de género. Foto: Cally Spittle/Tearfund

¿Cuál es el papel de las comunidades de fe?

Las comunidades religiosas tienen un papel esencial y urgente que cumplir tanto en la prevención de la VSG como en la respuesta a ella. Para prevenir la VSG, debemos cambiar las normas sociales nocivas, es decir, las reglas no escritas que dan forma a los valores, las actitudes y el comportamiento de las personas. Los grupos religiosos tienen una considerable influencia en las normas sociales y prácticas tradicionales. Además, también suelen ser quienes brindan educación y servicios de salud en las comunidades locales, y pueden realizar esfuerzos para encontrar maneras de llegar a las personas sobrevivientes de VSG. 

Las personas sobrevivientes que acuden a nosotros siempre piden que la iglesia y sus líderes hablen abiertamente y brinden atención y compasión. Los líderes eclesiásticos deben entender que la VSG también ocurre en la iglesia. Deben defender a las personas más vulnerables y acabar con el estigma y la discriminación, y apoyar la necesidad de asistencia y justicia que tienen las personas sobrevivientes. 

Hay numerosas medidas prácticas que pueden tomar las iglesias locales (y otras organizaciones):

¿qué pueden hacer los individuos?

Como individuos, es importante que no nos sintamos incapaces de contribuir a la lucha contra la VSG. Hay muchas cosas que nosotros podemos hacer tanto para prevenir como para responder al problema:

La VSG es prevenible. Todos tenemos que contribuir a acabar con ella. Podemos comenzar por romper nuestro silencio, tocando el tema en nuestros hogares, lugares de trabajo y espacios de culto. Necesitamos dar el ejemplo sobre lo que queremos lograr e inspirar a otras personas a hacer lo mismo.


¿Cuáles son las causas de la violencia contra la mujer?

Arlene August Burns

Un hombre puede dar muchos pretextos por haber lastimado a una mujer: que estaba borracho, que perdió el control o que ella «se lo merecía». Pero un hombre decide usar la violencia porque es una forma en que él puede obtener lo que necesita o lo que considera que se merece por ser hombre. El poder y el control se incluyen entre las razones principales de la violencia contra la mujer. Las relaciones violentas y abusivas suelen ocurrir cuando una persona tiene más poder sobre otra. 

Existen numerosas y diversas maneras por medio de las cuales un hombre trata de ejercer poder sobre una mujer. La violencia física (como golpes, cachetadas, patadas, etc.) es solo una de estas maneras. Entre otros tipos de violencia contra las mujeres, se incluyen los siguientes: 

Abuso emocional El hombre insulta a la mujer, la humilla o le hace pensar que se está volviendo loca. 

Abuso sexual El hombre obliga a la mujer a realizar actos sexuales que no quiere o ataca físicamente las partes sexuales de su cuerpo. Él la trata como un objeto. 

Control del dinero El hombre trata de impedir que la mujer consiga trabajo. Él hace que ella le pida el dinero que necesita. O tal vez él la obliga a trabajar y después le quita el dinero que ella gana. 

Aislamiento El hombre controla todo lo que la mujer hace: a quién ve, con quién habla y adónde va. 

Amenazas El hombre usa miradas, acciones, tonos de voz o amenazas para atemorizar a la mujer. 

Usar a los niños El hombre usa a los hijos para hacer que la mujer se sienta culpable o para lastimarla.

Adaptado de Donde no hay doctor para mujeres, de Arlene August Burns. Visite www.hesperian.org para comprar una copia o descargar el libro de forma gratuita.


We Will Speak Out (Hablaremos Abiertamente) es una coalición mundial de organizaciones cristianas que luchan por acabar con la violencia sexual y de género (VSG). La organización redactó la siguiente promesa para quienes quieran comprometerse a acabar con la VSG. Puede adoptar esta promesa como individuo o como iglesia u organización.  

Reconocemos nuestro fracaso para responder adecuadamente a la violencia sexual y de género y nuestra responsabilidad en el aislamiento de quienes han sufrido las devastadoras consecuencias de este tipo de violencia. Reconocemos que responder a la VSG es fundamental en nuestro trabajo, en nuestras comunidades y en nuestro mundo. Nos comprometemos a abordar la VSG en nuestros contextos en la medida de nuestras posibilidades, con el propósito de acabar juntos con todas sus formas. 

Por lo tanto... 

Nosotros hablaremos. 

Ya no nos quedaremos callados. 

Nos solidarizamos con los más vulnerables y afectados. 

Nos dedicamos a encontrar soluciones duraderas, movilizando el liderazgo en todos los niveles. 

Promoveremos leyes que modelen, protejan y promuevan la justicia y propicien relaciones saludables, y cuestionaremos las que no cumplen estos objetivos. 

Trabajaremos para asegurar que estas leyes sean aplicadas. Nos comprometemos a actuar juntos para ver a todas las niñas, mujeres, niños y hombres libres de la amenaza y del impacto de la violencia sexual y de género en todo el mundo.

Si desea firmar la promesa de We Will Speak Out en línea, visite: www.wewillspeakout.org/pledge (en inglés).

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora

Preferencias de cookies

Su privacidad y tranquilidad son importantes para nosotros. Asumimos el compromiso de proteger la seguridad de sus datos. Solo recopilamos sus datos para fines específicos y una vez que ese fin se ha alcanzado, ya no seguiremos almacenando sus datos.

Para más información, incluyendo una lista completa de las cookies que utilizamos, vea nuestra Política de Privacidad.

  • Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden desactivarse en nuestros sistemas.

  • Estas cookies nos permiten medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio. Toda la información recopilada por estas cookies es anónima.

  • Permiten una experiencia más personalizada. Por ejemplo, pueden recordar la región en la que está, además de su configuración de accesibilidad.

  • Estas cookies nos ayudan a personalizar nuestra publicidad en respuesta a sus preferencias y nos permiten medir la efectividad de nuestras campañas.