Pasar al consentimiento de las cookies

De: Evaluacion – Paso a Paso 17

Ideas prácticas para la planificación, el monitoreo y la evaluación de proyectos

por Peter Cormack.

Un equipo visitante pasó un tiempo con los miembros de la comunidad de Sañatusa, Etiopía, para poder comprender mejor la situación en la zona y los resultados de algunas de las mejoras hechas al sistema de riego. Después de recorrer el lugar, pidieron a un grupo de personas que hiciera un mapa de su zona. Sin demorar, un grupo de hombres se puso a dibujar y pronto un grupo de unas 60 personas los rodeaba. Algunas daban sugerencias a los ‘artistas’ quienes a veces reaccionaban en contra. Poco a poco el grupo se puso de acuerdo.

Varios niños mostraron interés también. Pero algunos de los hombres los echaban, diciendo, ‘¡Este es trabajo de hombres!’ Después de observar esto un par de veces, llamamos a los niños y les animamos a que dibujaran su propio mapa. Aunque dudaron un poco al principio, tres o cuatro niños se pusieron de acuerdo y comenzaron. Pronto, este pequeño grupo estaba dibujando entusiasmadamente mientras un grupo mucho más grande de niños los observaba y daba sugerencias.

Los hombres...

¡El mapa de los hombres continuó creciendo! Añadieron ríos, cerros, dos iglesias y una calavera para indicar la pérdida de ganado. Al final, el mapa llegó a cubrir un área extensa - 15 por 10 metros. Cuando terminaron, les pedimos una explicación del mapa. Fue un medio muy efectivo de transmitir un cuadro grande de su zona, mostrando el valor de un esfuerzo conjunto de la comunidad.

La gente se dio cuenta del hecho que el haberse puesto de acuerdo y el haber trabajado juntos había producido algo útil, memorable y beneficioso para todos. Además, era una lección que no olvidarían fácilmente. Cuando terminó la explicación, el grupo aplaudió con entusiasmo.

Los niños...

Cuando los niños completaron su mapa, éste contenía varios detalles que no aparecían en el mapa de los mayores. Los niños explicaron estos detalles al grupo - el lago incluía un pez, un cocodrilo y un hipopótamo, además de una isla rocosa. En su bosquejo de la zona de pastoreo, incluyeron un buey. En la zona de cultivos, incluyeron un hombre arando con bueyes. Dibujaron mujeres recogiendo y llevando leña. Al lado de la carretera dibujaron tres bolsas de carbón.

En base a nuestras observaciones, el mapa de los niños fue una representación más precisa de la zona. Por ejemplo, en el mapa de los hombres sólo aparecía un animal vivo (un pez) y ni un ser humano. Sin embargo, el mapa de los ni–os incluía seis personas además de varios animales diferentes. Parecía que los hombres veían sólo el lado económico/material de las cosas.

Cuando los niños terminaron su explicación, todo el mundo aplaudió de nuevo. Estos niños que antes habían sido ahuyentados, ¡llegaron a tener su momento de ser apreciados!

...y las mujeres

Mientras los niños y los hombres estaban ocupados haciendo sus mapas, las mujeres estaban involucradas en otro ejercicio fascinante. Estas tenían que considerar cuánto tiempo les llevaba cada una de las tareas que tenían que hacer todos los días. Las mujeres corrieron a sus casas para buscar artículos que simbolizaran las distintas tareas. Todas las mujeres, sin importancia de edad, deseaban compartir sus pensamientos - para corregir lo que otra había dicho o enfatizar un punto. Al rato vinieron los hombres a ver - ¡muy interesante! Cuando algunos de los hombres quisieron opinar o corregir a las mujeres, ellas les dijeron que dejaran de interrumpir y que dejaran al grupo en paz - un paso muy significativo en una cultura en la cual las mujeres se hacen valer muy poco. Ellas usaron piedritas para indicar el tiempo relativo usado para cada actividad.

Estos ejercicios animaron a las personas a examinar en conjunto a su comunidad y los papeles que cada una de ellas juegan - se espera que los ejercicios puedan ser adaptados en el futuro cuando se estén planificando actividades de desarrollo comunal. En conclusión, lo único que nos queda decir es ‘¡Les pasamos o les dejamos la batuta!’ Que la comunidad encuentre sus propias soluciones.

Peter Cormack trabaja con Visión Mundial Australia. Esta es una adaptación de un artículo publicado en Together Junio 1993 y lo presentamos por gentil cortesía de Visión Mundial.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora

Preferencias de cookies

Su privacidad y tranquilidad son importantes para nosotros. Asumimos el compromiso de proteger la seguridad de sus datos. Solo recopilamos sus datos para fines específicos y una vez que ese fin se ha alcanzado, ya no seguiremos almacenando sus datos.

Para más información, incluyendo una lista completa de las cookies que utilizamos, vea nuestra Política de Privacidad.

  • Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden desactivarse en nuestros sistemas.

  • Estas cookies nos permiten medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio. Toda la información recopilada por estas cookies es anónima.

  • Permiten una experiencia más personalizada. Por ejemplo, pueden recordar la región en la que está, además de su configuración de accesibilidad.

  • Estas cookies nos ayudan a personalizar nuestra publicidad en respuesta a sus preferencias y nos permiten medir la efectividad de nuestras campañas.