Pasar al consentimiento de las cookies

De: Insectos - Paso a Paso 115

Por qué los insectos son importantes, y cómo podemos cuidarlos y beneficiarnos de ellos

Atrapar un saltamontes no es nada fácil. Estos insectos son rápidos, siempre están alertas y saltan o salen volando cuando alguien se les acerca.

Pero mi amigo Tojo me enseñó un buen método. Tiene que buscar una caña de bambú larga y delgada y mantenerla en alto mientras se agacha. Cuando vea un saltamontes en el suelo, acérquese lenta y sigilosamente. Luego, deje caer la caña de bambú y ¡plaf! Si tiene buena puntería, dejará sin sentido al saltamontes y podrá guardárselo en el bolsillo.

Esto es lo que Tojo y yo solíamos hacer durante el recreo de la mañana en la escuela primaria de Madagascar. Tojo se llevaba los saltamontes a la hora de almuerzo a su casa y los traía de vuelta en la tarde, fritos y sazonados. Los compartía conmigo y yo le ofrecía mis galletas saladas.

Yo me divertía mucho agarrando saltamontes, pero pronto me di cuenta de que era el único que se unía a Tojo. En realidad, los demás niños se reían de él porque su familia no podía comprarle los pequeños paquetes de galletas saladas que vendían en los puestos de la calle.

De modo que, después de un tiempo, dejamos de cazar saltamontes. Tojo prefería pasar hambre a que se rieran de él por comer insectos.

Pero eran los demás niños los que salían perdiendo. Los insectos son una excelente fuente de proteínas y de otros nutrientes. Es cierto que a veces son una plaga, pero mantienen el mundo natural en funcionamiento. Si no existieran, ecosistemas completos dejarían de funcionar. Estas diminutas criaturas son cruciales para el futuro de la vida en nuestro planeta.

La asombrosa diversidad

De alguna manera, los insectos son las criaturas más exitosas de la Tierra. Sin duda, son las más diversas: se ha identificado más de un millón de especies, y los científicos calculan que es posible que haya hasta diez millones de especies en total. También son las más numerosas. Si intentáramos contar la cantidad total de insectos en el mundo, la cifra sería tan enorme que resultaría incomprensible.

Existe una extraordinaria variedad de insectos, como abejas, avispas, cigarras, escarabajos, hormigas, insectos palo, langostas, libélulas, mantis religiosas, mariposas y polillas. Algunos nunca se despegan del suelo, o viven toda su vida como parásitos en la piel de un animal huésped. Otros viajan enormes distancias, volando libremente a través de las fronteras, océanos, bosques y desiertos como verdaderos ciudadanos del mundo.

Algunos insectos llevan vidas solitarias. Otros, como la abeja melífera y la hormiga, construyen sofisticadas comunidades. Algunos dejan escasos rastros. Otros, como las termitas, poseen su propia arquitectura. Incluso la vida misma de los insectos es diversa y extraña, ya que todos tienen una fase larval durante la cual son completamente diferentes a cuando son adultos. Por ejemplo, las moscas comienzan como cresas y las polillas y las mariposas, como orugas.

El reino de los insectos está repleto de maravillas. Mis insectos favoritos son las hormigas. He disfrutado muchas horas observándolas (tal como nos anima a hacerlo el autor de Proverbios en Proverbios 6:6). Una vez, en Kenia, vi una columna de hormigas que trabajaban juntas construyendo un puente para poder cruzar un riachuelo. Fue fascinante ver cómo lo hacían, aun cuando esto fue interrumpido por brincos y palmadas en las piernas, ¡ya que ellas también se percataron de mi presencia!

Ciertamente, hay muchas maneras en que los insectos les amargan la vida a los seres humanos, como cuando hay pulgas en la cama o gorgojos en la harina. O como cuando hay cucarachas o moscas. Un encuentro con un nido de avispas puede resultar una experiencia espantosa. El escarabajo de la madera puede matar un árbol o destruir un edificio. Una plaga de langostas puede acabar con el medio de vida de un agricultor. Los diminutos zancudos o mosquitos son portadores de enfermedades que matan a millones de personas al año. Nuestra relación con los insectos es complicada.

Las termitas reciclan plantas muertas y en descomposición y las convierten en suelo nuevo y fértil. Construyen montículos de tierra y saliva para proteger sus nidos bajo tierra. Foto: Andrew Philip/Tearfund

Los necesitamos

A pesar de que los insectos a veces nos molestan y nos desesperan, nosotros no podemos vivir sin ellos. Edward Wilson, biólogo y experto en hormigas, hizo una afirmación que nos hace replantear nuestras prioridades: «Si toda la humanidad desapareciera, el mundo recuperaría una riqueza que se ha perdido a lo largo de miles de años. En cambio, si desaparecieran los insectos, el medio ambiente se hundiría en el caos».

Los insectos son importantes porque cumplen muchas funciones clave en la naturaleza. Una de ellas es la polinización, que es crucial para la reproducción de las plantas. Las plantas producen flores llenas de colorido y néctar dulce, que atraen a los insectos. Cuando los insectos se alimentan del néctar, el polen se les adhiere al cuerpo y las patas. Luego, mientras visitan otras flores, el polen se desprende y, como resultado, la planta se reproduce y se genera nuevo crecimiento. Este intercambio mantiene en funcionamiento el mundo de los seres vivos.

Los insectos también reciclan desechos. Roen y excavan la madera muerta junto a hongos y bacterias para descomponerla. Se llevan los últimos restos de los animales muertos o de otros insectos. Al descomponerse, la materia libera nutrientes para alimentar algo nuevo. Nada se desperdicia, y de la vieja vida surge nueva vida.

Para retomar el tema con el que iniciamos este artículo, los insectos también son alimento y en muchos lugares tienen una cultura de consumo de varios tipos de insectos. Cuando yo era niño, en Madagascar se estaba perdiendo esta costumbre, pero en otros lugares sigue estando arraigada.

Los insectos son un alimento de alta calidad y rico en proteínas. Son rápidos y económicos de producir, y la tierra, el agua o las emisiones de carbono que involucra su producción son mínimos comparados con la producción de otros tipos de proteínas, como el ganado vacuno. Debido a que los insectos son procesadores naturales de desechos, pueden ser alimentados con subproductos agrícolas y restos de comida, como frutas podridas. Pueden servirnos de alimento, o utilizarse para alimentar a los pollos, los peces y algunos tipos de ganado.

Los insectos desempeñan un importante rol en la lucha por lograr un futuro sostenible. Después de todo, mi amigo Tojo estaba en lo correcto.

La polinización cruzada

La polinización cruzada es la transferencia de granos de polen desde la antera (estructura masculina) de una flor al estigma (estructura femenina) de otra flor de la misma especie. Como resultado, se produce la fertilización y la producción de semillas y frutos. Si bien hay muchas plantas que pueden autopolinizarse, la polinización cruzada aumenta la diversidad genética y por lo general resulta en plantas más fuertes, que crecen más rápido y tienen una mayor capacidad para adaptarse a los cambios en el medio ambiente.

1. El color vivo y la fragancia de una flor atraen al insecto.

2. Cuando el insecto recoge el néctar, roza las anteras y el polen se le pega en el cuerpo y las patas.

3. El insecto luego es atraído por otra flor.

4. Mientras se alimenta, el polen en su cuerpo se desprende y entra en el estigma de la nueva flor.

5. El polen permite que se produzca la fertilización en el ovario.

6. El ovario se convierte en semillas, de las que nacen nuevas plantas.

  Jeremy Williams

Jeremy Williams es escritor y activista especializado en temas sociales y medioambientales. Es autor de Climate Change is Racist: Race, Privilege and the Struggle for Climate Justice [El cambio climático es racista: La raza, el privilegio y la lucha por la justicia climática], y tiene un blog sobre sostenibilidad: earthbound.report

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora

Preferencias de cookies

Su privacidad y tranquilidad son importantes para nosotros. Asumimos el compromiso de proteger la seguridad de sus datos. Solo recopilamos sus datos para fines específicos y una vez que ese fin se ha alcanzado, ya no seguiremos almacenando sus datos.

Para más información, incluyendo una lista completa de las cookies que utilizamos, vea nuestra Política de Privacidad.

  • Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden desactivarse en nuestros sistemas.

  • Estas cookies nos permiten medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio. Toda la información recopilada por estas cookies es anónima.

  • Permiten una experiencia más personalizada. Por ejemplo, pueden recordar la región en la que está, además de su configuración de accesibilidad.

  • Estas cookies nos ayudan a personalizar nuestra publicidad en respuesta a sus preferencias y nos permiten medir la efectividad de nuestras campañas.