De: Manejo de conflictos – Paso a Paso 36

Ideas para ayudar a resolver los conflictos con las comunidades y entre ellas

por Scott Jones.

A menudo se suscitan conflictos en relación con el acceso y control de los recursos naturales tales como la tierra, el agua de un arroyo o de un pozo o los productos de un bosque o un lago. Estos conflictos pueden dar por resultado que los recursos no se manejen en forma productiva o sostenible. A menudo pensamos que los conflictos son algo negativo. Pero los conflictos pueden usarse en forma positiva: pueden sacar problemas a la luz, lo que a su vez puede proporcionar una oportunidad para resolver agravios, para desarrollar objetivos y formas de lograr estos objetivos que sean aceptables para todos.

Las causas de los conflictos

Los conflictos no sólo se suscitan entre diferentes comunidades, empresas o gobiernos; también se suscitan dentro de ellos. La gente no es toda la misma dentro de una localidad. Los grupos o personas tienen diferencias de sexo, clase, casta, clan o tribu, educación, edad y religión. La gente puede hacer uso y depender de los recursos de diferentes maneras. Cada grupo o individuo tiene diferentes niveles o tipos de poder sobre el acceso y control de los recursos; algunos pueden tener muy poco poder.

Las empresas confrontan presiones de los competidores y de los accionistas. Deben equilibrar la habilidad para producir utilidades a corto plazo con la importancia de desarrollar ingresos sostenibles a plazos más largos.

Los gobiernos también enfrentan conflictos de intereses. Los Departamentos de Agricultura, Aguas y Silvicultura a veces parecem no ser parte del mismo equipo cuando discuten la utilización de los recursos. La mayoría de los departamentos o ministerios no tienen fondos suficientes, por lo que la falta de personal y de recursos pueden aumentar la tensión.

Esta puede ser la situación cuando llega un proyecto de desarrollo o una empresa. A menudo su llegada se ha planeado fuera del lugar de impacto, con lo que reviven antiguos conflictos y crean otros.

Algunos grupos pueden responder con una actitud de ‘agarra lo que puedas’ y utilizar la fuerza o la persuasión. Las relaciones se pueden empeorar y así también el conflicto mismo. Algunos grupos pueden tratar de ejercer poder y autoridad sobre la situación, en forma egoísta o para el bien común; por ejemplo, poder físico o económico o poder que proviene del conocimiento.

 

Actitudes hacia el manejo de conflictos

Hay muchas y diferentes maneras de manejar conflictos; a menudo se utiliza más de una.

Las actitudes tradicionales Cada sociedad tiene sus propias maneras de actuar o costumbres para enfrentar los conflictos. Estas costumbres no deben dejarse de lado. A menudo pueden llevar a soluciones, sostenibles y a largo plazo, porque están arraigadas en valores y creencias locales. Son por lo general accesibles y normalmente la gente tiene confianza en el resultado. Por otra parte, las actitudes basadas en las costumbres pueden tener importantes debilidades. Pueden descuidar a algunas personas, tales como las mujeres, las minorías y los grupos de castas. Pueden mantener desequilibrios de fuerzas. Puede ser que las decisiones se tomen en beneficio de unos pocos con poder en la localidad. Por lo general, esta actitud también carece de documentación escrita.

Las actitudes basadas en la legalidad Se pueden encontrar actitudes legalistas en los sistemas locales basados en las costumbres o en las amplias estructuras nacionales del gobierno. Se acumula evidencia, se alega un caso y se emite un fallo que está amparado por la ley. En algunas sociedades se usa casi siempre la legalidad para resolver un conflicto. En algunas ocasiones esta actitud se adopta demasiado de prisa antes de probar otras formas. En otras situaciones, puede ser que la gente no tenga confianza en el sistema legal, o no tenga acceso, experiencia o dinero para utilizarlo.

Fuerza La fuerza física es una forma obvia de enfrentar el conflicto. Pero otras formas de poder pueden provenir de la simpatía, carácter o posición de alguien: pueden utilizar sus poderes para persuadir los demás. El uso de la fuerza rara vez trae beneficios a largo plazo y puede sembrar la semilla del descontento. El recuerdo del uso de la fuerza en el pasado puede detener el progreso de la gente en el presente.

Actitud de asociación Este es un término general para los casos en que la gente trabaja en conjunto, permitiendo la participación de todos en el proceso. A menudo es necesario integrar a una persona de fuera para que guíe el proceso desde el principio o en sus etapas claves. El objetivo consiste en alcanzar un resultado ecuánime y a largo plazo, en el cual todas las partes terminen ganando. El manejo de conflictos en asociación con otros implica por lo general una serie de etapas. En cada una de ellas se debe verificar que todas las partes estén de acuerdo antes de continuar a la etapa siguiente. Las etapas se describen en el diagrama de las páginas centrales.

El Dr Scott Jones es profesor y coordinador de investigación en CRDTcon experiencia de silvicultura, cuidado de salud y manejo de conflictos en Africa, la India, el SE de Asia y la región del Pacífico. Dirección: CRDT, University of Wolverhampton, Gorway Road, Walsall, WS1 3BD, Inglaterra.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse