De: Defensoria de derechos – Paso a Paso 45

Cómo hablar abiertamente y actuar para cambiar las cosas y lograr justicia

Cómo ser un defensor de derechos

Leer Nehemías 1-2 y Exodo 2-5

Estas historias sobre Nehemías y Moisés muestran que hay varias fases y enfoques de los que se puede aprender al actuar como defensor de derechos.

Conciencia

Primeramente, para ser un defensor de derechos necesitamos estar conscientes de las situaciones de otros y sentir compasión por ellos (Nehemías 1:1-4 y Exodo 2:11).

La preparación correcta

Una vez conscientes de las necesidades, se puede estar tentado de apresurarse y precipitarse a intentar ayudar a la gente (Exodo 2:11-15). Pero no es sino años después que Moisés es llamado por Dios para ir a Faraón y llevar al pueblo de Dios, los Israelitas, fuera de Egipto (Exodo 3:7-14). Moisés tiene muchas dudas, pero finalmente vuelve a Egipto.

El enfoque de Nehemías es buscar primero el consejo de Dios con muchos días de oración y ayuno (Nehemías 1:4-6). A la llegada a Jerusalén (Nehemías 2:11-16), Nehemías analiza la situación antes de empezar el trabajo.

Tomando en cuenta el costo

Moisés y Nehemías podrían haber permanecido en sus cómodas posiciones, aislados de las dificultades de la gente: siendo Moisés el hijo de la hija del Faraón (Exodo 2:10) y Nehemías el copero del Rey en la ciudadela de Susa (Nehemías 1:1,11). Ambos dejaron su propia seguridad y las posiciones privilegiadas para defender y ayudar a aquellos cuyas necesidades se les hicieron evidentes.

El trabajo con los demás

Dios también prepara a otros para que sean parte del proceso. Nehemías goza del favor del Rey en su misión y con tal ayuda puede pedir (Nehemías 2:1-9). Una vez que empieza la construcción de las murallas (Nehemías 3), cada grupo es responsable de construir o reparar una sección.

Moisés recibe la ayuda de Aarón y el apoyo de los líderes israelitas (Exodo 4:27-31).

Cómo enfrentar la renuencia

Nehemías y Moisés enfrentan considerable renuencia cuando intentan cambiar la situación de la gente (Nehemías 2:10, 19-20; Exodo de 5 en adelante). Manejan con sensibilidad a los que tienen dudas o necesidades. Reaccionan a la dureza de corazón y al desdén con firmeza. Todo se refiere constantemente a Dios en la oración.

Expectativas y fe

¡Si lo que estamos haciendo es el plan de Dios, tendrá éxito aunque la tarea parezca difícil y a pesar de nuestras propias debilidades: de hecho Dios parece preferir el trabajar en situaciones imposibles para que le dé gloria! (Exodo 12:50-51, 14:29-31 y Nehemías 6:15-16). El Señor realizará sus propósitos. ¿Creemos ésto?

¡Toda la gloria a su nombre!

Rose Robinson fue anteriormente Trabajadora de personal internacional de Tearfund con MOPAWI en Honduras.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Equipar a personas de todo el mundo que trabajan para acabar con la pobreza y la injusticia