De: Aumentando nuestro impacto – Paso a Paso 50

Cómo entender el impacto que estamos teniendo y adaptar nuestro trabajo según sea necesario

por Simon Batchelor.

Impacto puede definirse como cambio significativo o duradero como resultado de una acción particular o una serie de acciones.

Comprensión del impacto

El hablar de impacto implica mucho más que simplemente hablar sobre lo que hemos hecho o las tareas que se han completado (nuestro rendimiento). Por ejemplo, podríamos trabajar con una comunidad para crear un nuevo pozo para suministro público de agua. Discutimos la idea con la comunidad, hacemos planes para estimular su participación, organizamos ayuda de fuera y trabajamos juntos para excavar un pozo. Nuestra tarea se completa y se hace disponible una nueva fuente de agua.

¿Qué impacto ha tenido el pozo en la comunidad? Podríamos verificar la calidad del agua. Suponiendo que el agua esté limpia, el agua limpia disponible puede tener un impacto en la salud de los niños. La gente también puede lavar con más frecuencia y tal vez tenga más tiempo libre.

Puede haber sido nuestra intención crear el pozo para mejorar la salud de los niños.

Aunque nuestra tarea haya sido construir el pozo, nuestro propósito real o intención era de proporcionar agua limpia para mejorar la salud de los niños. Este puede haber sido el objetivo a largo plazo durante la planificación del proyecto. 

La mayoría de los trabajadores de desarrollo informan sobre las tareas completadas (construcción del pozo), algunos sobre si lograron su propósito (las familias están usando el pozo), pero casi ninguno parece medir e informar si se logró la meta u objetivo original (¿se ha mejorado la salud de los niños?).

¿Cómo sabemos que éramos nosotros?

¿Cómo sabremos si nuestro trabajo es la razón para cualquier cambio? Quizás las comunidades podrían haber enfrentado esos problemas de todas maneras sin nuestro apoyo e ideas. Quizás el gobierno también estaba trabajando en la misma área con una campaña de salud que mejoró la salud de los niños, y lo que nosotros pensamos que fue el impacto de los pozos fue de hecho un cambio general en el país. 

Trabajo con las comunidades

La mejor manera de contestar esta pregunta es comparar comunidades y preguntar a la comunidad misma. Antes de empezar el trabajo en cualquier comunidad, debemos hacer una encuesta sobre indicadores de base en cada una, en preparación para nuestro trabajo. En una fecha posterior podemos hacer otro estudio y podemos comparar esos resultados con los de la encuesta en cada situación. También podemos comparar los hallazgos del estudio en diferentes situaciones. Esto dará alguna indicación de cómo está cambiando la región en su conjunto.

También se puede preguntar a las comunidades mismas. Podemos pedir sus opiniones acerca de la vida antes de que empezara el trabajo y cómo es ahora. Por supuesto, pueden decirnos simplemente lo que creen que nosotros queremos oír, por lo que necesitamos recoger información de diferentes maneras y usar una variedad de gente. Pero si le preguntamos a la gente por el pasado, el presente y, desde luego, el futuro (lo que indica sus esperanzas), se puede entender a menudo si nuestro trabajo ha tenido algún impacto en sus vidas. 

Positivo y negativo 

Aveces estas discusiones pueden ser muy interesantes y reveladoras. Por ejemplo, durante las discusiones con una trabajadora de salud, ella podría declarar cuántos niños habían sido vacunados por su equipo. Pero cuando se entrevistó a la gente de la localidad, sólo hablaron de que no comía con ellos, y de su falta de cortesía con ellos. La comunidad temía que si compartía sus verdaderos sentimientos, la organización podría irse del todo y perderían los servicios de atención de salud. Al discutir esto en conjunto, la comunidad encontró una nueva solidaridad y empezó a examinar sus problemas. Como resultado, presentó planes positivos para realizar sus propias vacunaciones y para trabajar con la organización. Decidió que pedirían juntos a la organización que sacara a la trabajadora de su comunidad.

Impacto imprevisto

No todo el impacto se planea. Hay a veces impacto inesperado – que podría ser bueno o malo. Nuestras vidas son una complicada mezcla de preocupaciones físicas (como dinero, comida y agua), nuestras relaciones con otra gente y nuestras esperanzas y sueños. Cuando una parte de la vida de una persona cambia, inevitablemente cambia otras partes también.

Por ejemplo, supongamos que al planear un pozo, ésta es la primera vez que la comunidad realmente se puso a resolver junta un problema. Quizá en el pasado el Jefe siempre había tomado las decisiones, y luego informaba a la comunidad de su decisión. ¿Cómo tuvo un impacto ese genuino proceso de discusión? ¿Ha potenciado a la gente? ¿Hay ahora grupos pequeños que se reúnen para discutir otros problemas y encontrar soluciones en conjunto? Esto podría tener un impacto muy bueno, pero imprevisto, de nuestro proceso. 

Supongamos que llevamos a cabo las reuniones y permitimos a una persona dominar y dictar. Entonces podríamos haber tenido un impacto negativo en la toma de decisión de la gente. Supongamos que permitimos que la discusión se haya encolerizado y quizás haya avivado viejas rivalidades de modo que la comunidad esté ahora menos unida que cuando empezamos. Supongamos que la fuente de agua tradicional haya sido un lugar donde la gente joven podía reunirse y hablar. Quizás el pozo se hizo en un lugar malo y la gente tiene recelo. Todos estos podrían ser impactos negativos e imprevistos.

Estos son todos impactos sociales que no dependen tanto de lo que hacemos, sino de cómo lo hacemos. El impacto psicológico de nuestro trabajo también debe ser considerado – ¿tiene la gente ahora más esperanza, o nos hemos llevado sin querer sus esperanzas y sueños?

Debemos preguntarnos si nuestro trabajo está teniendo el impacto proyectado, pero también debemos ser suficientemente valientes para averiguar lo que son los impactos inesperados.

Simon Batchelor es un consultor que trabaja con varias organizaciones para apoyar iniciativas sustentables. Su dirección es 152 Cumberland Road, Reading RG1 3JY, Reino Unido. Email:  simon@gamos.demon.co.uk 

Midiendo nuestro impacto

Cuando hacemos planes, debemos intentar contestar la pregunta, ‘¿Cómo sabremos nosotros si nuestros planes tienen un buen impacto?’ antes de empezar alguna acción. Nunca sabremos realmente sobre el impacto de nuestro trabajo, a menos que examinemos y entendamos primero la situación antes de ponernos en acción. Se necesita un estudio, conocido como encuesta sobre indicadores de base, antes de empezar el trabajo en un programa. Esto es vital para medir el impacto. Por ejemplo, si se planea construir pozos en una área, primero no sólo se deben inspeccionar las fuentes actuales de agua, sino también medir las cosas como la salud del niño y del adulto, el tiempo que se gasta recolectando agua, los modelos sociales etc.

Muchos programas de desarrollo de la comunidad tienen metas complejas y entrelazadas. Esto puede hacer más difícil definir lo que realmente esperamos que suceda y también más difícil decidir cómo podríamos medirlo. En un programa en Camboya fijamos una meta – ‘que la gente pudiera tomar la iniciativa para trabajar para resolver problemas en conjunto.’ Decidimos que podríamos medir esto preguntándole a la gente si podía identificar dos acciones por lo menos (por comunidad) en que se había trabajado en conjunto sin ayuda o ideas de fuera.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse