De: Nutricion – Paso a Paso 52

Diversas ideas para ayudar a mejorar la nutrición de las niñas y los niños pequeños

por Ann Burgess.

La cantidad que los niños coman depende de la comida que se les ofrezca, su apetito y cómo sus madres u otros cuidadores los alimenten.

Si los padres se quejan que su niño ‘se niega a comer’, darse tiempo para discutir lo que pueden hacer.

Primero, identificar por qué el niño no está comiendo. Por ejemplo, ¿está el niño enfermo o infeliz? ¿Tiene celos el niño de un nuevo bebé e intenta conseguir más atención? ¿Está cansado el niño a la hora de comer? ¿Es la comida demasiado sazonada o difícil de comer? ¿Tiene el niño suficiente tiempo para comer? ¿Se da al niño dulces, refrescos u otros bocados que les quite el hambre a la hora de comer?

Entonces decidir cómo enfrentar el problema. A menudo esto significa gastar más tiempo y suavemente animar al niño a comer.

A continuación hay algunas sugerencias sobre cómo hacer esto. Es muy importante monitorear la alimentación desde el momento en que los niños empiecen con los alimentos complementarios hasta que tengan dos a tres años de edad o si el niño está enfermo.

Basado en información del Child Health Dialogue (Diálogo de salud infantil) Número 9 1997, Complementary Feeding: family foods for breast-fed children (Alimentación complementaria: los alimentos familiares para los niños lactantes (OMS 2000) y Nutrition for Developing Countries (Nutrición para los países en vías de desarrollo) (Oxford University Press 1992).

Ann Burgess es consultora de la nutrición con muchos años de experiencia en Africa Oriental. E-mail: annburgess@sol.co.uk 

Cómo animar a los niños saludables a comer

Cómo animar a los niños enfermos a comer

Cuando los niños se recuperan, continúan necesitando vigilancia amorosa para asegurarse de que coman alimento extra y recobren el peso perdido.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Equipar a personas de todo el mundo que trabajan para acabar con la pobreza y la injusticia