Rosa Mariano, una miembro activa del Equipo de vida de la Provincia de Zambezia, saluda a sus vecinos. Foto: Rebecca J Vander Meulen

De: Paso a Paso 90

Artículos sobre cómo aprender de las experiencias de los demás, e historias y consejos de diversos lugares del mundo

Escuchando a las demás personas en un taller en Côte d’Ivoire. Foto: Liu Liu/Tearfund

Escuchando a las demás personas en un taller en Côte d’Ivoire. Foto: Liu Liu/Tearfund

El mundo cambia constantemente y para poder dar respuesta a los muchos desafíos que enfrentan las personas a las que intentamos servir como organización debemos aprender y adaptarnos continuamente.

En Tearfund hemos pensado mucho sobre el modo en que nuestro aprendizaje y experiencia pueden ayudarnos a mejorar nuestro desempeño organizacional y lograr nuestra visión compartida, que es ver a 50 millones de personas ser liberadas de la pobreza material y espiritual a través de una red de 100,000 iglesias locales. También tenemos el compromiso de ayudar a las personas a aprender, crecer y desarrollarse para convertirse en las personas que Dios planeaba que fueran.

Cómo aprendemos

Los niños empiezan a aprender desde el momento en que nacen y a menudo aprenden a su propia manera. Aprenden imitando el comportamiento de otros niños y adultos; aprenden de sus padres y maestros y haciendo muchas preguntas interesantes; aprenden de sus errores y fracasos y practicando nuevas habilidades y talentos. Utilizan su imaginación y creatividad para ampliar lo que han aprendido.

Los adultos continúan aprendiendo de maneras muy similares. Podemos aprender por nosotros mismos o con otras personas, pero aprender juntos es una emocionante oportunidad y desafío para cualquier organización, iglesia o comunidad. Aprender con otras personas puede ayudarnos a ser más imaginativos, a soñar, innovar y crear cosas nuevas. Con frecuencia, al compartir nuestras ideas y las cosas que nos apasionan con los demás, al igual que las cosas que nos preocupan, podemos crear una mucha mejor solución a los desafíos que compartimos.

Hacer buenas preguntas

Nos encontramos en un viaje de descubrimiento a medida que probamos nuevos enfoques de aprendizaje organizacional. Los grupos de personas aprenden de muchas distintas maneras, pero hacer preguntas es una parte importante del aprendizaje tanto en conjunto como individual. Nos ayuda a desafiarnos a nosotros mismos y a los demás respecto a lo que hacemos y al modo en que lo hacemos. Éstas son algunas de las preguntas que hemos estado haciendo:

Estimular el aprendizaje

Estamos experimentando con diferentes enfoques y herramientas para ayudarnos a responder estas preguntas y aprender:

Hemos escogido estos enfoques porque reflejan la importancia que, como organización, le damos a mantener relaciones fuertes.

Aprender de los errores

También nos estamos dando cuenta de que es un desafío admitir que hemos cometido un error o que se nos está haciendo difícil realizar algo. Pero lo importante es aprender de nuestros errores y fracasos de modo que podamos hacer las cosas de un modo diferente la próxima vez. Podemos aprender a cambiar lo que hacemos y el modo en que actuamos en el futuro preguntándonos a nosotros mismos qué funcionó bien esta vez y qué debe ser mejorado. Hemos utilizado los análisis para el aprendizaje para ayudarnos con este proceso.

Existen graves riesgos si escogemos no aprender de nuestros errores y, por tanto, fracasamos al no cambiar como organización. Se repetirán las malas prácticas y esto dañará la calidad de nuestro trabajo y nuestras relaciones en el largo plazo. El personal se volverá ineficaz y desmotivado sin los últimos conocimientos para realizar sus trabajos. Finalmente, se reducirá nuestro impacto como organización.

Espacio para aprender

Crear una cultura de aprendizaje en una organización requiere introducir iniciativas que ayuden a las personas a reflexionar, conversar y hacer cambios. Sin importar el tamaño o tipo de organización, pueden introducirse oportunidades para que las personas aprendan. Puede organizar un tiempo para contar historias del equipo en el que el personal comparta algo que le ocurrió en esa semana y lo que aprendió. Pueden introducirse los análisis para el aprendizaje para todos sus proyectos. Pueden comprometerse a aprender como grupo sobre un tema relacionado con su trabajo. ¡Sean creativos!

Aprender en el lugar de trabajo ayudará a las personas y organizaciones a crecer. En Tearfund estamos disfrutando el viaje de descubrimiento a medida que ¡aprendemos a aprender de manera más efectiva!

Astrid Foxen es Directora de Conocimientos y Aprendizaje en Tearfund.


Los análisis para el aprendizaje 

Los análisis para el aprendizaje se llevan a cabo al final de un proyecto, evento o tarea. Por lo general, reúnen a todas las personas que estuvieron involucradas en un proyecto. No obstante, en algunos casos podría conversarse de manera más honesta sin la presencia de un gerente o líder.

Una persona que actúa como facilitadora le pide al grupo pensar sobre dos preguntas:

Al inicio de la reunión la persona que está actuando como facilitadora debe recordarles a los participantes que la voz de todos tiene el mismo valor y que el fin de la reunión no es culpar a nadie. Los participantes deben tener confianza de que sus puntos de vista serán escuchados y de que no serán culpados por sus errores o fracasos. Deben comprender que el análisis para el aprendizaje es un espacio seguro.

Después del debate puede identificarse una lista de recomendaciones. Éstas deben ser lo más específicas posible e incluir acciones que pueden tomarse en el caso de que se planifique un proyecto similar en el futuro.

Al final de la reunión alguien debe acordar encargarse de las recomendaciones convenidas y guardarlas en un lugar donde los demás puedan encontrarlas. Esto asegurará que el trabajo de la organización se vuelva más eficaz.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora