La Biblia resalta el interés especial de Dios por los niños. Nosotros tenemos la responsabilidad de cuidar y proteger a los niños de modo que ellos puedan utilizar los talentos que Dios les ha dado a su máximo potencial.

La Convención sobre los Derechos de la Niñez (CDN), ratificada por las Naciones Unidas en 1989, fue un logro histórico al reconocer que los niños tienen derechos particulares. Esta convención ha sido aprobada en todos los países (excepto en los EE.UU. y en Somalia). Incluye los siguientes derechos:

Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de asegurar que estos derechos sean respetados para todos los niños.

Discusión

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse