De: Enfermedades transmisibles – Paso a Paso 112

Cómo reducir la propagación y el impacto de las enfermedades que se transmiten de una persona a otra

«Anhelo conocerlo a él y el poder de su resurrección». Filipenses 3:10

La pandemia de Covid-19 ha cambiado nuestro mundo. Además de la tremenda pérdida de vidas y el impacto en la salud física y emocional de las personas, las consecuencias económicas y sociales no han sido menores. Los efectos demoledores de la enfermedad han hecho que muchas personas nos detengamos a reflexionar sobre lo que es realmente importante.

Pérdidas y ganancias

Durante su estancia en prisión, el apóstol Pablo reflexionó sobre cómo lo había perdido «todo», incluida su reputación, su poder y su libertad (Filipenses 3:4–8), pero también concluyó que todo lo que había perdido no era nada comparado con lo que había ganado en Cristo.

En el versículo 10, Pablo dice: «Anhelo conocerlo a él y el poder de su resurrección». Pablo se refiere a conocer a Cristo en el poder de la resurrección o a través de él.

La resurrección de Jesús no fue como la experiencia de resurrección de Lázaro (Juan 11:43–44). Lázaro salió del sepulcro, pero, luego, volvió a morir. Jesús se levantó de entre los muertos y volvió a vivir. Su victoria ante la muerte y su cuerpo glorificado nos dan la seguridad de que no solo está con nosotros hoy, sino que un día todas las cosas serán renovadas. Podemos esperar una nueva creación y vida juntos con Dios en la que ya no habrá más llanto, ni clamor, ni dolor (Apocalipsis 21:1–4).

Esperanza

La resurrección de Jesús nos da esperanza. Es un recordatorio diario de que este mundo está para algo mejor: algo más hermoso. Esta visión puede inspirarnos a imaginar una nueva sociedad. Una que sea más armoniosa, atenta y compasiva, sobre todo, hacia las personas que más lo necesitan.

La realidad de la resurrección de Jesús nos anima a trabajar para mejorar las cosas, y nos asegura que el poder de Dios presente en el mundo hace que todo sea posible (Mateo 19:26).

Esta esperanza de renovación es una parte muy importante de las buenas nuevas que llevamos de Jesús y puede darnos la valentía para enfrentar la injusticia y vivir de manera diferente, en el conocimiento y el poder de la resurrección de Cristo.

Preguntas para la reflexión personal o en grupos

Para estudios bíblicos y numerosos recursos para iglesias y líderes de iglesias, visite la sección sobre el Covid-19 en learn.tearfund.org/es-es/ .

Escrito por

Foto de Rei Lemuel Crizaldo

Escrito por Rei Lemuel Crizaldo

Rei Lemuel Crizaldo es coordinador de actividades de incidencia para la misión integral en Miqueas Filipinas, parte de Miqueas Global. También, es integrante del equipo de Alianzas Estratégicas y Teología de Tearfund. Correo electrónico: rei.crizaldo@tearfund.org

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

La cruz vacía, como esta en Antigua, Guatemala, nos recuerda que Jesús vive. Foto: Lydia Powell/Tearfund

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora