Ver o descargar este recurso

Obtenga este recurso

Desde los inicios de la iglesia, los cristianos han estado involucrados en la atención de la salud.

Cuando una terrible plaga azotó el Imperio Romano, fueron los cristianos quienes se encargaron del cuidado de los enfermos y moribundos. Lo hacían a pesar de los riesgos que esto suponía para su propia salud y la persecución que enfrentaban en la época de los romanos.

Hoy, Dios continúa instándonos a tener compasión y brindar cuidado a las personas que están enfermas. La iglesia puede desempeñar un papel especial al ofrecer apoyo espiritual y psicológico, además de atención práctica de la salud. También es un excelente lugar para difundir información correcta sobre cómo cuidar la salud.

En este número

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse