De: La microempresa – Paso a Paso 35

Sugerencias y consejos sobre cómo desarrollar negocios pequeños y exitosos

por Martha Carlough.

El personal de salud comunitaria de Misión Unida al Proyecto de Salud Okhaldhunga en Nepal comenzó nuevas obras en cuatro aldeas el año pasado. Estas aldeas se escogieron cuidadosamente, sobre la base de un equilibrio de necesidades y recursos en las comunidades.

¿Qué ofrecimos?

A lo largo de un plazo de nueve meses invertimos mucho tiempo y esfuerzo en conocer las comunidades, utilizando métodos participativos de evaluación rural (ERP). En cada aldea trabajaron pequeños grupos de empleados: mapeando los recursos, jerarquizando las necesidades, entrevistando a los informantes y construyendo un entendimiento con la comunidad. Conseguimos montones de informaciones. Ayudamos a los aldeanos a reconocer sus propias fuerzas. Los miembros de la comunidad parecían entusiasmados y comprometidos a trabajar con nosotros. Así y todo, cuando asistía a una ceremonia de clausura donde se compartían los resultados de la evaluación, una aldeana me preguntó por qué habíamos traído un doko vacío a su aldea. ¿Estábamos también, al igual que los que habían encuestado otros lugares, sólo llenando nuestros canastos y cuadernos de notas? ¿Qué era lo que estábamos ofreciendo que fuera diferente para la aldea, y por qué no habíamos dejado eso en claro desde el principio?

¿Qué queríamos?

Siguiendo los principios básicos de la evaluación (ERP), nuestro personal había tratado duramente de no tomar control del proceso de establecer prioridades y planificar. Escuchamos las voces de la comunidad, recopilamos datos y organizamos ideas. Pero mientras hacíamos ésto, no habíamos hablado claramente acerca de lo que estábamos dispuestos a hacer ni cuál podría ser el futuro de la relación entre el personal de salud comunitaria y la aldea. Habíamos traído sólo un doko vacío. La participación es mucho más que un conjunto de herramientas o que un proceso democrático de transferencia de poder. La participación es asociación. Todos venimos con intereses que necesitan aclararse, discutirse, y que están abiertos al cambio a medida que juntamos las manos para trabajar con comunidades.

La evaluación rural participativa se ha transformado en un componente clave de todo tipo de trabajo de desarrollo. Es un sello de aprobación de que el trabajo surge de las bases, es democrático y capaz de dar poder. Pero los programas todavía son a menudo desarrollados fuera de las comunidades y este tipo de evaluación sirve para levantar espectativas que no pueden realizarse dentro de las limitaciones del personal y el financiamiento de los programas en los que trabajamos.

El programa de Jesús

En calidad de cristianos en desarrollo, tenemos programas. No podemos fingir otra cosa. Jesucristo tenía un programa en su relación con la gente. Se encontró con ellos donde estaban sus necesidades: con curaciones físicas, comida y agua, palabras para el desarrollo personal; pero su programa más importante era de dirigirlos hacia la salvación. Jesús practicó ERP en la medida en que daba poder a la gente para que reconociera sus propias necesidades y dones y para que se asociaran con él. Realizó diagnósticos de las comunidades y determinó dónde y cuándo serían sus palabras más efectivamente utilizadas: en la feria, la sinagoga, en la ribera del lago. El no ofreció un doko vacío ni tampoco deberíamos hacerlo nosotros. Sería sensato seguir su ejemplo de ser abiertos acerca de lo que creemos y lo que podemos ofrecer. Nuestro desafío como cristianos involucrados en el campo de la salud y del desarrollo y comprometidos con el trabajo participativo es de tener claro qué es lo que creemos y podemos ofrecer, mientras que al mismo tiempo nos preocupamos de las necesidades, identificamos las fuerzas y nos asociamos con las comunidades para el cambio sostenible.

Martha Carlough es Directora del Proyecto de Salud en Okhaldhunga. Su dirección es United Mission to Nepal, PO Box 126, Katmandú, Nepal.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Equipar a personas de todo el mundo que trabajan para acabar con la pobreza y la injusticia