Foto: Geoff Crawford/Tearfund

De: Microempresa – Paso a Paso 80

Cómo iniciar y administrar un pequeño negocio exitosamente

Desde el año 2000 el Perú ha experimentado un crecimiento económico continuo, que ha traído éxitos pero también desafíos sociales al país. Entre 1980 y 2000 el Perú enfrentó conflicto interno armado que generó un alto nivel de migraciones desde la sierra sur del país hacia Lima, la capital. Como resultado de este movimiento, muchas personas de la región de Ayacucho se establecieron en el sur de Lima en espera de una mejor vida. Esta ola masiva de migración resaltó las desigualdades y la pobreza social y económica en la ciudad. 

Foto: Céline Romera/Manos Amigas

Foto: Céline Romera/Manos Amigas

El gremio artesanal representa uno de los sectores de la economía en el cual se encuentran más microempresas e informalidad. La Ley del Artesano establece un marco legal que reconoce al artesano como constructor de identidad y de tradiciones. Además, reconoce la importancia de la artesanía tanto a nivel cultural como a nivel económico en el Perú.

Es en este contexto diverso que Yannina Meza, su hermano Roberto (pastor de una iglesia evangélica) y su madre (profesora de artesanía) abrieron su propia empresa para apoyar a las microempresas locales. Yannina había trabajado durante varios años en empresas de exportación de artesanía.

Cualidades en la empresa

Manos Amigas es una pequeña empresa que vende artesanía en el Perú y en el extranjero. Es miembro de la Organización Internacional de Comercio Justo. Desde su creación, en 1991, Manos Amigas abre mercados para productos de artesanía tradicional y moderna de calidad proveniente de todas las regiones del Perú.

Como empresa de comercio justo, Manos Amigas basa sus relaciones con sus productores en la transparencia. Los productores fijan los precios ellos mismos y Manos Amigas les da un pago por adelantado del 50 por ciento para que puedan comprar los materiales que necesitan. Además, la organización hace negocios teniendo en mente su preocupación por el bienestar social, económico y ambiental de los pequeños productores marginados. Manos Amigas trabaja con 87 microempresarios productores tanto en zonas urbanas como en zonas rurales alrededor del país.

Desde su creación, Manos Amigas no ha dejado de crecer junto con los productores y los clientes; haciendo de la calidad, del respeto y de la organización tres de los componentes básicos de una empresa exitosa. 

Proyectos y capacitación

A fin de permitir mayores ingresos a los artesanos, Manos Amigas desarrolla capacitaciones y asesorías para apoyar a los microempresarios en las comunidades con las cuales trabaja. Cada año Manos Amigas redistribuye el 20 por ciento de sus utilidades en el desarrollo de actividades sociales en esas comunidades.

Actualmente son tres programas que se benefician de dicha inversión social. El primero consiste en un programa de desayuno dominical para niños y niñas de zonas desfavorecidas del distrito de Chorrillos al sur de Lima. El segundo es un proyecto de acceso a la educación para adolescentes de una comunidad rural aislada en el centro del país.

El tercer proyecto es la ‘Escuela móvil de capacitación a artesanos’. Este proyecto nace de una doble necesidad:

La escuela ofrece capacitaciones y asesoría a los artesanos, algunos de los cuales trabajan con Manos Amigas. La capacitación se enfoca en temas tales como la gestión administrativa de la microempresa, los costos, la mercadotecnia, la mercadotecnia con enfoque en turismo, las tendencias de los mercados internacionales, y el diseño. La asesoría se enfoca en la organización productiva de los talleres. Por ejemplo, cómo calcular sus costos, la salud y seguridad en el trabajo, cómo resolver conflictos con el personal y cualquier otro tema pedido por el productor.

La escuela no es una infraestructura sino un grupo de capacitadores que pueden llegar a las comunidades en las zonas rurales, así como en las zonas urbanas, con capacitaciones muy prácticas y participativas. Las asesorías son anuales en la mayoría de los casos, y varias veces al año en casos particulares. 

Cómo se benefician las comunidades

La Escuela móvil de capacitación ha tenido buenos resultados. Se observa una mejora constante de la calidad y de la organización administrativa y una oferta más adaptada a los estándares internacionales. Además, se observa que varios productores desean reproducir la labor social emprendida por Manos Amigas mediante actividades a favor de sus comunidades. Se observan mejoras sustanciales en las condiciones de vida de los hijos de los artesanos que trabajan con Manos Amigas y que se benefician de sus proyectos.

Muchos de los artesanos que laboran con Manos Amigas son ejemplos inspiradores de familias emprendedoras. A pesar de los panoramas socioeconómicos sombríos del país, la creación de microempresas le ha permitido a la artesanía convertirse en un medio de ganarse la vida y de mejorar el nivel de vida.

Céline Romera es la Coordinadora de Capacitación de Manos Amigas.
Av. Del Ejército 1067
Miraflores
Lima 18
Perú

E-mail: information@manos-amigas.com
Sitio web: www.manos-amigas.com

Estudio de caso

En el este de Lima, Alberto y Sirci Marcapiña viven con sus dos hijos en una casa al borde de la carretera central.

Alberto ha establecido su taller y su vivienda en su casa de dos pisos. Alberto es originario de la ciudad de Ayacucho. Creció pastoreando y modelando sus juguetes en la arcilla. Su hermano mayor le enseñó cómo hacer cerámicas utilitarias. A inicios de los 80 ellos huyeron de la violencia en Ayacucho y emigraron a Lima. Poco después, Alberto creó su propio taller, conoció a su esposa y se casaron. Juntos han construido su empresa.

Alberto y Sirci trabajan con jóvenes de la zona. En particular, con madres solteras para permitirles un ingreso para sostener a sus familias. Además, apoyan a jóvenes estudiantes dándoles un empleo a medio tiempo para que puedan financiar sus estudios.

Ambos están muy comprometidos con su comunidad de adopción en Lima, como con su comunidad de origen en Ayacucho. Desde el 2003, ponen en marcha actividades sociales a favor de los jóvenes de Ayacucho, según sus resultados financieros. En el 2003 hicieron una donación de útiles para alumnos de primaria en Ayacucho. En el 2004 organizaron charlas sobre planificación familiar para ayudar a las madres solteras. Al año siguiente, dieron parte de su tierra en Ayacucho para construir una loza deportiva para jóvenes. El año pasado, entregaron becas de 200 soles (aproximadamente US$66) a los mejores alumnos del colegio de Ayacucho. Están convencidos de que es su responsabilidad como artesanos exitosos ayudar al mejoramiento de las condiciones de vida de los demás.

El trato equitativo y humano con los productores, considerándolos como socios más que como proveedores, siempre ha sido fuente de inspiración para los artesanos que trabajan con Manos Amigas. Muchas personas se inspiran por las acciones de la empresa y las reproducen en sus comunidades o en sus propios talleres.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Equipar a personas de todo el mundo que trabajan para acabar con la pobreza y la injusticia