Pasar al consentimiento de las cookies

De: Cuando ocurre un desastre – Paso a Paso 18

Maneras en que las iglesias y las comunidades pueden prepararse para los desastres, incluida la capacitación en primeros auxilios

Adaptado del libro Seed to Seed por Suzanne Ashworth, con su permiso.

Tomates

Los tomates provienen originalmente de Sud América, sin embargo ahora se pueden encontrar en todo el mundo. Los tomates se autopolinizan por lo tanto es posible cultivar variedades distintas en el mismo huerto y juntar las semillas de cada variedad. Es fácil juntar las semillas de los tomates. Coseche los tomates maduros y córtelos por la mitad a través del centro (no por la parte del tallo y la flor). Apriete para que salgan las semillas y la pulpa y colóquelas en un tazón o balde. Lo que queda del tomate se puede comer. Añada un poco de agua a las semillas y mezcle hasta que se haga un puré. Si es posible, lo ideal sería usar una licuadora eléctrica.

Cada semilla de tomate se encuentra rodeada de una capa de gelatina. Bajo condiciones naturales (o sea si no cosechamos el tomate para comerlo), esta gelatina contiene sustancias que inhiben la germinación hasta que la fruta del tomate se descomponga y deje a las semillas en la tierra para que germinen. Necesitamos imitar este proceso de descomposición. Deje fermentar el envase de semillas y la gelatina durante unos tres días. Dará un olor bastante feo, así que no lo deje cerca de la casa o donde los niños o los animales lo puedan voltear. Pronto tendrá una capa de moho gris o blanco. Añada suficiente agua para duplicar la cantidad de la mezcla y revuelva bien. Las semillas buenas se asentarán en el fondo del envase, permitiendo a uno retirar el moho, la pulpa y las semillas huecas. Añada más agua y repita hasta que tenga semillas limpias. Eche las semillas a un colador de cocina. Seque el fondo del colador para quitar toda el agua que sea posible. Luego eche las semillas en un plato para que se sequen. No las ponga sobre papel porque son muy difíciles de quitar. Déles vuelta por lo menos dos veces al día hasta que estén secas. No seque las semillas a la luz del sol ni en el horno. Almacene las semillas en un jarro de vidrio hermético – se pueden guardar de 4 a 10 años.

La Familia del Repollo

Esta incluye el repollo, la col rizada, el brocoli, el coliflor y el repollo chino. Todos los miembros de esta familia se pueden cruzar. Por eso, es mejor cultivar sólo una sola variedad de esta familia en el huerto si uno desea juntar las semillas. Seleccione algunas de las plantas más saludables y no las coseche cuando estén listas para comer. Deje que continúen a crecer y eventualmente producirán flores amarillas y luego una vaina con semillas. Los repollos no producirán semillas hasta la próxima estación. Los tallos de las semillas son bastante altos. Cuando las vainas de las semillas comienzan a ponerse de un color marrón claro y se rompen fácilmente, comience a cosecharlas. Las vainas más maduras se encuentran en la parte de abajo de cada tallo y tienen que ser cosechadas con la mano a medida que se van secando. La cosecha durará varias semanas. El tallo entero se puede cosechar cuando la mayoría de las vainas estén secas si es que no hay tiempo para hacerlo a mano. Seque las vainas bien fuera de la luz del sol. Trille las vainas secas y avente lo que resta de las vainas. Guarde las semillas secas en jarros herméticos. Se mantendrán bien por unos cinco años.

MUCHAS VECES el costo y la disponibilidad de semillas para hortalizas es un problema para los agricultores. Generalmente, los agricultores saben bastante sobre cómo cultivar y propagar cultivos tradicionales. Sin embargo en muchos países del mundo las verduras recién introducidas tales como el repollo, los tomates, la cebolla, la col rizada y los pimientos, ahora son muy comunes. Con frecuencia, los agricultores no tienen mucho conocimiento sobre cómo recoger y almacenar sus propias semillas de estos cultivos. Muchas veces compran semillas nuevas para cada cultivo. Estas son algunas ideas útiles adaptadas del libro Seed to Seed (reseñada en la página anterior).

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora

Preferencias de cookies

Su privacidad y tranquilidad son importantes para nosotros. Asumimos el compromiso de proteger la seguridad de sus datos. Solo recopilamos sus datos para fines específicos y una vez que ese fin se ha alcanzado, ya no seguiremos almacenando sus datos.

Para más información, incluyendo una lista completa de las cookies que utilizamos, vea nuestra Política de Privacidad.

  • Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden desactivarse en nuestros sistemas.

  • Estas cookies nos permiten medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio. Toda la información recopilada por estas cookies es anónima.

  • Permiten una experiencia más personalizada. Por ejemplo, pueden recordar la región en la que está, además de su configuración de accesibilidad.

  • Estas cookies nos ayudan a personalizar nuestra publicidad en respuesta a sus preferencias y nos permiten medir la efectividad de nuestras campañas.