De: Enfermedades transmisibles – Paso a Paso 112

Cómo reducir la propagación y el impacto de las enfermedades que se transmiten de una persona a otra

Durante el brote de ébola en África occidental, se implementaron estrictas medidas de control con el fin de reducir su propagación.

Sin embargo, algunas de estas medidas, como las relacionadas con el aislamiento y los funerales, no fueron aceptadas con facilidad, pues parecían ir en contra de los valores culturales y prácticas de fe. También faltaba información clara. Las poblaciones negaban la existencia de la enfermedad y se comportaban de forma hostil hacia las personas que intentaban contener el virus.

Muchas de las personas que contrajeron ébola eligieron permanecer con sus familias y se celebraron funerales en secreto. Como consecuencia, la enfermedad continuó propagándose.

Un cambio importante

Varios líderes de fe se reunieron para discutir la mejor manera de apoyar a sus respectivas comunidades. En primer lugar, utilizaron textos sagrados para interpretar los mensajes de salud relacionados con el control y la prevención del ébola. Luego, al ir cambiando la forma de conducir sus prácticas de fe, las comunidades comenzaron a responder a la necesidad urgente de llevar a cabo funerales de forma segura.

Un miembro de personal de las Naciones Unidas relató: «La negación generalizada de la existencia del ébola dificultaba el ingreso a la zona del personal de salud para prestar ayuda. El imán y el jefe local trabajaron juntos, usando mensajes del Corán y de la Biblia, para hablar de la necesidad de cambiar comportamientos en sus comunidades. Esto allanó el camino para que el personal de salud pudiera ingresar a la región.

Como la gente confía en ellos, cuando comenzaron a participar en rituales funerarios adaptados a las circunstancias, los habitantes dejaron de oponer resistencia. El hecho de que los líderes de fe participaran en la lucha contra el ébola constituyó un momento de cambio importante».

Los líderes de fe en Sierra Leona presentaron un mensaje unificado. Foto: Layton Thompson/Tearfund

Los líderes de fe en Sierra Leona presentaron un mensaje unificado. Foto: Layton Thompson/Tearfund

Superar el estigma

Al predicar la aceptación de las personas sobrevivientes de ébola y de los trabajadores que ayudan a combatir la enfermedad, y a su vez dar el ejemplo, los líderes de fe ayudaron a eliminar el estigma que estaba dividiendo a las comunidades.

«La estigmatización es un problema social muy grave en lo que respecta al virus del ébola, al igual que sucedió con el VIH», comentó un líder cristiano. «Ya hemos enfrentado el estigma que provoca el VIH y ahora estamos haciendo lo mismo con el ébola. Las personas que han sobrevivido al virus son rechazadas por sus comunidades, pero nuestros ministros están trabajando para que las comunidades acepten a sus hermanos y hermanas, observando las orientaciones en materia de salud».

El personal médico también recurrió a los líderes de fe ya que necesitaba ayuda para hacer frente a la inmensa demanda de atención terapéutica y psicosocial que estaba sin cubrir.

Uno de los líderes de la iglesia en Liberia declaró: «La prioridad de la iglesia son las personas en situación de pobreza. La enfermedad hace imposible demostrar afecto a través de los usuales gestos, como dar un abrazo a alguien que está llorando. Para sobrevivir, debemos mantener intacta nuestra humanidad ante este virus mortal que es el ébola y, como iglesia, estamos buscando formas de hacerlo con nuestras comunidades».

Extraído de Keeping the faith, una publicación en inglés de Christian Aid, CAFOD, Tearfund e Islamic Relief Worldwide.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Los líderes de fe unieron sus fuerzas para cambiar las percepciones de los habitantes durante el brote de ébola en Sierra Leona. Foto: Layton Thompson/Tearfund

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora