De: La seguridad de los alimentos – Paso a Paso 32

La importancia de producir, procesar, almacenar y distribuir alimentos a escala local

por Pasteur Samuel Yameogo.

Burkina Faso es un país sin salida al mar en el África Occidental que tiene sólo una breve estación de lluvias. A menudo hay serias carencias de alimentos en las zonas más áridas del norte del país. Desde los años 1980, durante los cuales hubieron varios años de hambruna, los bancos de granos comunitarios se han hecho populares a lo largo del país, proveyendo una solución basada en las aldeas a la escasez crítica de alimentos. Los bancos de granos hacen disponible el suministro de alimentos en las épocas más difíciles del año a precios cuidadosamente regulados. La ODE ha apoyado el establecimiento de más de un centenar de bancos de granos.

El Noreste de Burkina Faso está en el borde del desierto del Sahara y tiene escasa vegetación. La estación de las lluvias está entre junio y agosto. Durante este tiempo la falta de puentes hace que los caminos no se pueden usar. Por lo tanto la región queda aislada durante varios meses al año. Los suministros de alimentos no puden transportarse de otros lugares y los comerciantes a menudo explotan la escasez de granos resultante, en algunos casos fingiendo que hay escasez de alimentos con el solo fin de aumentar los precios de mercado. Son capaces de controlar los mercados y de vender el grano a elevados precios. Ateli y Matiacoali son ejemplos de aldeas en esta región.

La formación de comités de mujeres

Las agrupaciones de mujeres con bancos de granos son por lo general menos desarrolladas que las que están administradas por hombres. La recolección de granos a menudo implica largos viajes a otras regiones con excedentes de granos, lo que no es fácil para las mujeres. Sin embargo, los comités de mujeres tienen una cantidad de ventajas:

Conclusión

En la ODE estamos satisfechos porque pensamos que se ha logrado el objetivo principal de mejorar la seguridad de alimentos a nivel local. La experiencia de Ateli y Matiacoali refuerza nuestro punto de vista de que tales organizaciones a pequeña escala pueden ser muy efectivas una vez que toman conciencia de los problemas de la seguridad de los alimentos y se unen para encontrar las soluciones. La provisión de créditos, capacitación y asesoramiento técnico es suficiente para permitirles que administren su propia seguridad de los alimentos. Sin embargo, todavía existe la necesidad de desarrollo y de cimentar las experiencias.

Pasteur Samuel Yameogo es Director de la ODE, una federación de iglesias evangélicas en Burkina Faso que está dedicada al desarrollo económico, social, cultural y espiritual. ODE, 01 BP 108 Ouagadougou 01, Burkina Faso.

1: El Banco de Granos de Matiacoali

Matiacoali es una gran aldea de 3.200 habitantes, situada al costado de un camino asfaltado. Tiene un mercado que es usado por más de doce aldeas de la región. El precio de los alimentos aumenta durante la estación de las lluvias a un nivel que está por encima de lo que la gente puede pagar. Esta situación llevó a la formación de una asociación de mujeres a principio de los años 90 para combatir los males de la incertidumbre de los alimentos.

En 1992-3, una hambruna en la región acarreó la venida de la ODE para organizar y echar a andar una urgente operación de ayuda. Durante la hambruna, la ODE vendió granos a precios que la gente podía pagar (alrededor de una quinta parte del precio de mercado). Pasada la hambruna, el dinero proveniente de estas ventas debió usarse en un proyecto destinado a mejorar la seguridad de los alimentos. Se aceptó la petición de las mujeres de Matiacoali de establecer un banco de granos.

Se construyó un almacén con la participación de la asociación de mujeres y se seleccionó un equipo de gestión para darles capacitación. Un préstamo de la ODE les permitió almacenar 25 toneladas de granos.

Operación

Desde 1994 la agrupación de mujeres de Matiacoali ha almacenado granos para los períodos críticos del año. Directamente después de las cosechas, desde diciembre hasta febrero, el grupo recorre los mercados de la región, tratando de encontrar los mejores precios y abasteciendo el banco. Los granos se venden en julio y agosto, a precios que todos pueden pagar, entre los miembros del grupo y los grupos familiares más necesitados de la aldea. Ya se han pagado dos cuotas del préstamo. Desde la capacitación inicial dada por la ODE, el comité de gestión ha ganado un gran concocimiento práctico y está ahora tomando mayor control de sus propios proyectos.

Algunos problemas

Algunas soluciones

2: El Banco de Granos de Ateli

Ateli es una aldea de 1.000 habitantes. Los hombres de la aldea formaron una agrupación en 1982, durante un período de hambruna. Uno de sus objetivos fue el de unirse en la lucha para lograr la autosuficiencia en relación con los alimentos. El proyecto de banco de granos comunitario fue iniciado en 1986 para mejorar la seguridad de los alimentos. La agrupación pidió ayuda a la ODE, quienes estuvieron de acuerdo en proporcionar el crédito necesario para comenzar las obras. Se construyó un sólido almacén de granos comunitario con la total participación de los aldeanos.

Operación

Se eligió un comité para que se hiciera cargo de la administración del banco de granos. Los habitantes de Ateli eligieron bien, formando un comité muy dinámico. Estos recibieron capacitación de la ODE en relación con el almacenamiento y la distribución de granos. La ODE proporcionó créditos para permitir la adquisición de granos al final de las cosechas, cuando los precios son bajos. Los créditos se dividieron en dos cuotas en dos años sucesivos para así reducir el riesgo en el primer año. Ateli compró 5 toneladas de grano en el primer año y 5 toneladas en el segundo.

A partir de 1988 Ateli ha almacenado varios tipos de granos en su banco. Los precios de los granos son fijados por la agrupación de la aldea para proporcionar un equilibrio entre el bajo precio de los granos al final de las cosechas y los elevados precios cobrados por los comerciantes más adelante en el año. Cuando escasean los alimentos, el grano se vende a los aldeanos en forma regular. Ateli ha logrado pagar la totalidad del préstamo en sólo cuatro años.

Impacto del proyecto

Los habitantes de Ateli han acogido cálidamente el banco de granos y comprendieron las ventajas de salvaguardar sus granos. Durante los tres meses lluviosos del año, los hogares sobrevivieron con facilidad los períodos de escasez gracias a su banco de granos.

Algunos problemas

Algunas soluciones

Bancos de granos con éxito

Aspectos claves

La comunidad debe tomar por sí sola la decisión de establecer un banco de granos. Las organizaciones externas no deben jamás tomar esta decisión a su nombre. La comunidad debe poseer y controlar el banco de granos. Se debe elegir democráticamente un comité que administre el banco de granos. Los expertos de fuera pueden ser necesarios para dar asesoramiento en cuanto a la adquisición, preservación y distribución de los granos y la administración del depósito. Los bancos de granos comunitarios no deberían verse como alivio para las hambrunas, ya que esto crea una sensación de dependencia. En vez de eso, deben verse como medidas activas tomadas por la comunidad para mejorar su seguridad de los alimentos.

Adecuación

El banco de granos de la comunidad proporciona una solución funcional a los problemas de seguridad de los alimentos:

Los alimentos estarán a disposición de los agricultores y sus familias en los momentos cruciales, cuando sean de mayor necesidad. Esto significa que los agricultores no se verán forzados a trabajar por una remuneración en efectivo justo cuando necesitan trabajar en sus propias tierras.

Extracto de informaciones provistas por Moise Napon, Director de CREDO, una organización cristiana de desarrollo. Su dirección es: 01 BP 3801 Ouagadougou 01, Burkina Faso.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse