Foto: Jim Loring/Tearfund

De: Aprendiendo de los desastres – Paso a Paso 56

Orientación para las comunidades sobre cómo prepararse para lo inesperado

Foto: Jim Loring/Tearfund

Foto: Jim Loring/Tearfund

Los deltas de los ríos Ganges y Brahmaputra en el sur de Asia se desbordan regularmente en la misma estación del año. Las inundaciones mantienen la tierra fértil porque los ríos depositan cieno que fertiliza la tierra cada año. En parte debido a las inundaciones, es una de las regiones más densamente pobladas del mundo con millones de gente en Nepal, el Norte de la India y Bangladesh que dependen de los ríos y las tierras fértiles para su sustento.

Sin embargo, en años recientes estas inundaciones se han vuelto muy destructivas. Esto es en parte debido a la deforestación en los montes Himalaya y a los efectos de calentamiento global. 1998 fue un año particularmente malo – 4.500 personas se murieron debido a inundaciones sólo en Bangladesh. El impacto de las inundaciones es grave debido a la alta densidad de población, falta de sistemas de control o advertencia de inundaciones y porque las tierras bajas que tienen un riesgo más alto están ocupadas por la gente más pobre.

El daño causado por las severas inundaciones incluye pueblos enteros arrasados, tierra agrícola inutilizada, cosechas destruidas y pérdida de vidas humanas y ganado. Los sobrevivientes enfrentan enfermedades propagadas por el agua, desnutrición, pérdida de la vivienda y de su ingreso.

El Programa de Preparación contra Ciclones (PPC)

El programa de PPC es responsable de compartir información sobre los ciclones en Bangladesh. Bangladesh tiene el peor record de ciclones en el mundo, lo que afecta a unos 11 millones de personas en regiones costeras bajas. El PPC trabaja en 11 distritos en la región costera y cubre aproximadamente 3.500 pueblos. Gracias a una gran red de refugios contra ciclones construída por la Media Luna Roja y el gobierno, el PPC puede evacuar grandes números de gente. Aspira a:

Rasgos claves del programa

El proyecto está basado en torno al compromiso de más de 32.000 voluntarios basados en los pueblos, organizados en equipos de 12. Cada equipo incluye por lo menos a dos voluntarias. Los voluntarios son seleccionados por los lugareños mismos, los que usan criterios claros. Estos equipos son cruciales para divulgar las señales de advertencia sobre ciclones a sus comunidades. Están todos equipados con equipo de advertencia básico, incluyendo radios portátiles para monitorear los boletines metereológicos, megáfonos y sirenas manuales para divulgar las advertencias. Dos miembros de cada equipo están especializados en primeros auxilios. Todos los miembros tienen equipo como sogas, silbatos, flotadores, equipos de primeros auxilios y ropa de protección como botas y chalecos salvavidas.

Los voluntarios no reciben ningún pago por su trabajo pero se les ayuda con los costos de viaje y viáticos diarios al asistir a sesiones de capacitación. Todos los voluntarios reciben capacitación en preparación contra ciclones, seguida por cursos de actualización cada cinco años. La capacitación les proporciona las habilidades necesarias y también aumenta su compromiso.

Los voluntarios organizan ‘prácticas’ regulares y demostraciones en sus pueblos. La gente ha producido obras de teatro sobre la conservación de raciones de emergencia, refugios seguros e higiene básica. Se han escrito canciones folclóricas sobre conciencia de los ciclones y se han cantado con melodías tradicionales. Las pinturas murales, muestras de vídeo, programas de radio, carteles, folletos, y boletines son algunas de las otras maneras imaginativas para divulgar el mensaje a las escuelas, pescadores y las comunidades en riesgo.

En 1991 un ciclón mató a 138.000 personas en Bangladesh. El PPC se formó poco después de esto. Cuando otro ciclón similar asoló a Bangladesh en 1994 se evacuaron aproximadamente 750.000 personas con éxito y murieron 127 personas. La diferencia se debió al éxito del PPC. Una evaluación en 2000 declaró que ‘El programa ha adquirido, durante los años, reconocimiento y aclamación general del público y las autoridades gubernamentales. La advertencia de los ciclones y la respuesta a ellos se ha vuelto parte de las vidas cotidianas de la gente.’

Estudio de caso adaptado de las NGO Initiatives in Risk Reduction, Paper No 4 por David Peppiatt. David Peppiatt es Gerente de ProVention Consortium Secretariat, PO Box 372, 1211 Genève 19, Suiza. E-mail: david.peppiatt@ifrc.org 

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora