Foto: Marcus Perkins, Tearfund

De: Vida familiar – Paso a Paso 72

Ayudar a crear familias fortalecidas y sanas

Foto: Marcus Perkins, Tearfund

Foto: Marcus Perkins, Tearfund

por Mandy Marshall

Hablar con un padre o cuidador sobre una disciplina adecuada puede ser difícil. Las posturas sobre cómo disciplinar a los niños pueden variar en las diferentes culturas, y por lo general, los padres actúan con amor y cuidado para con el niño. Sin embargo, algunas formas de disciplina pueden perjudicar el desarrollo de un niño. 

Disciplina positiva

La disciplina es una parte del amor. Los límites positivos le permiten a los niños desarrollarse, crecer y alcanzar su pleno potencial con seguridad. Esto ofrece una base firme para el futuro de la familia y la comunidad. Los niños son curiosos por naturaleza y les gusta explorar. Debemos tener paciencia, explicar las cosas, responder sus preguntas, y ofrecerles espacios seguros para que ellos puedan explorar tanto física como mentalmente. Debemos hacer evidentes cuáles son los límites, y las consecuencias de una conducta inaceptable. Cuando los niños salen de esos límites debemos ofrecer una respuesta calmada y positiva. Si solamente nos enojamos o gritamos podemos desanimar a los niños a explorar en lo absoluto, lo que evitará su total desarrollo. Quitarle un privilegio (como un juguete o tiempo con sus amigos) durante un periodo de tiempo, es una manera eficaz de comunicar las consecuencias de una conducta inadecuada. Recuerde que a veces un niño puede estar reaccionando por temor o pena. Puede que realmente necesite que alguien lo escuche y le ofrezca consuelo en lugar de disciplina.

La palabra disciplina está relacionada con la palabra discípulo. Estamos llamados a ‘discipular’ a nuestros hijos y mostrarles el camino a seguir de manera que puedan crecer para hacer una contribución positiva al mundo. Jesús tenía discípulos. ¿De qué manera les enseñó? La relación es clave. Él pasó tiempo con ellos y les mostró maneras positivas de vivir. Jesús era su modelo de conducta. Él amó y animó a sus discípulos. Nosotros debemos mostrar amor y afecto a nuestros hijos, y animar y elogiarlos cuando se comportan bien. Jesús también estaba lleno de perdón. Nosotros debemos perdonar a nuestros hijos cuando cometen errores y evitar recordarles sus fallas. Tanto las madres como los padres deben jugar un papel activo y positivo en la crianza de sus hijos. La disciplina debe ser una parte de esta relación de amor entre padre e hijo, pero no la única parte.

Valorar a los niños

En muchas sociedades, los niños no son respetados ni escuchados. La Biblia muestra que Jesús acogía a los niños. En Marcos 10:14 él dice ‘Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan’. Jesús valoraba a los niños, no simplemente como trabajadores adicionales en un hogar, ni como una forma de apoyar a los padres al final de sus vidas, sino como individuos por derecho propio, con su propio valor y relación con Dios.

La Guía de la Protección del Menor de Tearfund afirma que los adultos no deben pegar ni abofetear a los niños. La disciplina debe ser acorde con la edad y el entendimiento del niño, y al nivel de su mala conducta. No debe disciplinarse con enojo. A veces los padres están reaccionado por su propio temor por el niño o por enojo hacia ellos mismos por permitir que ocurriera la situación. Debemos tener cuidado con nuestra disciplina para asegurar que estemos ofreciendo el correcto modelo de conducta para el futuro. Los niños aprenden copiando la conducta de los adultos. ¿Queremos que los niños reaccionen con violencia? Algunas formas alternativas de disciplina incluyen:

Conclusión

Si la disciplina va a ser eficaz, es importante que sea consistente, adecuada y que el niño entienda la razón de la misma. Siempre tome tiempo para explicar claramente al niño:

Mandy Marshall es Oficial de Programas para Tearfund y ha ofrecido capacitación en asuntos de protección del menor en todo el mundo.

Para obtener más información sobre asuntos de protección del menor póngase en contacto con el Asesor de Desarrollo Infantil de Tearfund, Aneeta Kulasegaran. E-mail: aneeta.kulasegaran@tearfund.org 


La buena disciplina

Adaptado de Celebrating Children, editado por G Miles y J Wright, publicado por Paternoster Press.   

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora