Miembros de un grupo de autoayuda pasan sus ahorros a la líder del grupo durante una reunión semanal. Foto: Cally Spittle/Tearfund

De: Paso a Paso 93

Cómo aprovechar al máximo lo que tenemos, compartiéndolo y potenciándolo

La iglesia bautista en Myanmar es la mayor denominación en el país y está conformada por 18 convenciones con aproximadamente 4,900 iglesias. Edén es un proceso de movilización de la iglesia y de la comunidad (MIC) que inició hace tres años y ha sido implementado en seis convenciones hasta ahora. 

Para aprender unos de otros los facilitadores comunitarios de Edén se reúnen de manera regular en la comunidad de unos y otros. La iglesia de la comunidad del facilitador aloja al grupo de facilitadores ofreciéndoles alimento y hospedaje. De este modo los facilitadores demuestran los principios de la MIC al movilizar sus propios recursos para satisfacer una necesidad mutua. No sólo los costos se mantienen bajos y son compartidos por el grupo, sino que la presencia de los facilitadores en la comunidad despierta la conciencia sobre Edén y algunos miembros de la comunidad incluso asisten a las reuniones. 

Capacitando al compartir

Naw Anthea, coordinadora de Edén, pensó inicialmente en invitar a los facilitadores y ofrecerles más capacitación. Pero luego se dio cuenta de que el mejor aprendizaje y la mejor toma de acción vienen de que el grupo comparta sus experiencias unos con otros, haciendo preguntas y motivándose entre sí. Ella vio que esto era más poderoso y eficaz para producir mejores resultados que recibir capacitación desde la oficina central.

Para animar este tipo de aprendizaje durante la capacitación los facilitadores siempre incluyen una sección para compartir y aprender y, cuando es posible, intercambian visitas. Las visitas de intercambio, además de ser utilizadas para el aprendizaje y para compartir, pueden ser utilizadas para observar y ofrecer retroalimentación sobre el estilo de facilitación. Cuando los facilitadores se ven unos a otros trabajando pueden aprender nuevas ideas y aconsejarse entre sí sobre lo que puede mejorarse.

Relaciones

Las relaciones son vitales para el éxito de la MIC. Las relaciones entre la iglesia y la comunidad deben ser buenas porque es por medio del trabajo en conjunto que la iglesia y la comunidad pueden lograr una verdadera diferencia. ¿Pero qué pasa si esas relaciones son difíciles? Unas relaciones sólidas y de apoyo entre los facilitadores proporcionan la motivación y el ánimo para continuar. A veces quizás las comunidades no quieran participar y sospechen de la motivación de la iglesia. Esta situación puede ser difícil y se necesitará mucha oración y perseverancia para desarrollar buenas relaciones con la comunidad. Es posible que los facilitadores comunitarios se desalienten y quieran rendirse, pero reunirse juntos de manera regular les ayuda a poder seguir adelante. 

Recopilado por Helen Gaw y Jané Mackenzie. Agradecemos a Naw Anthea y Matthew Frost.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora