Apéndice

Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU

El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó y proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos. A continuación un resumen simplificado.

Artículo 1 Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Ellos deben comportarse con respeto hacia los demás.

Artículo 2 Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política u otra opinión, origen nacional o social, propiedad, nacimiento u otro estatus.

Artículo 3 Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 4 Nadie estará sometido a esclavitud. Toda esclavitud debe terminar.

Artículo 5 Nadie será torturado ni sufrirá tratos o castigos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo 6 Todo ser humano tiene derecho al reconocimiento de su persona ante la ley.

Artículo 7 Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley.

Artículo 8 Toda persona tiene derecho a esperar justicia si sus derechos fundamentales, reconocidos por la constitución o por la ley, no son respetados.

Artículo 9 Nadie podrá ser arbitrariamente arrestado o detenido.

Artículo 10 Toda persona tiene derecho a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial si sus derechos u obligaciones están siendo decididos o cuando es acusada de cometer un delito.

Artículo 11 Toda persona acusada de un delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se prueba su culpabilidad en juicio público e imparcial en el que se le permitan las garantías para una defensa apropiada. Nadie puede ser juzgado por hacer algo que no era un delito ante la ley al momento en el que fue cometido.

Artículo 12 La privacidad, familia y correspondencia de toda persona será protegida de interferencia sin un buen motivo. Toda persona también será protegida contra ataques a su honor o reputación.

Artículo 13 Toda persona tiene derecho a circular libremente dentro de su país y de salir libremente de su país y regresar al mismo.

Artículo 14 Toda persona que enfrente una persecución tiene derecho al asilo en otros países.

Artículo 15 Toda persona tiene derecho a una nacionalidad. También tiene derecho a cambiar su nacionalidad. Nadie puede privarlo de esa nacionalidad sin un buen motivo.

Artículo 16 Los hombres y las mujeres tienen derecho a casarse y tener una familia, sin importar su raza, nacionalidad o religión. Ambos cónyuges tienen derechos igualitarios en el matrimonio y se requiere su libre y pleno consentimiento para poder contraer matrimonio. La familia tiene derecho a la protección del estado.

Artículo 17 Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual o con otras personas. Nadie tiene derecho de tomar propiedad ajena arbitrariamente.

Artículo 18 Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; incluyendo la libertad de cambiar de religión o de creencia y de practicar y enseñar su religión o creencias.

Artículo 19 Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión, incluyendo el derecho a investigar y compartir informaciones e ideas.

Artículo 20 Toda persona tiene derecho a reunirse con otras personas y organizar manifestaciones pacíficas y formar agrupaciones. Nadie podrá ser obligado a unirse a un grupo en contra de su voluntad.

Artículo 21

  • Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, ya sea directamente o al escoger a otros que lo representen.
  • Toda persona tiene igual derecho de unirse al servicio público. 
  • El gobierno de una nación se basa en la voluntad de la gente. Esto significa que deben existir elecciones regulares y genuinas en las cuales toda persona pueda votar y en las cuales el voto de toda persona sea secreto.

Artículo 22 Toda persona tiene derecho a la seguridad social y a derechos económicos, sociales y culturales que le permitan tener dignidad y desarrollarse como individuo

Artículo 23 Toda persona tiene derecho a trabajar y a escoger su trabajo. Toda persona tiene derecho a ser pagado lo suficiente para tener un estándar de vida decente y a recibir igual pago por el mismo trabajo sin discriminación. Toda persona tiene derecho a fundar y unirse a sindicatos que protejan sus intereses.

Artículo 24 Toda persona tiene derecho al descanso, y al tiempo libre, incluyendo el derecho a trabajar una cantidad de horas razonable y a vacaciones pagadas.

Artículo 25 Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar. Esto incluye una adecuada alimentación, ropa, vivienda, asistencia médica y servicios sociales. Toda persona tiene derecho a la seguridad si no puede trabajar debido a desempleo, enfermedad, discapacidad, viudez, vejez o no puede mantenerse por sí mismo. Las madres y los niños tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos los niños, sin importar que sus padres estén casados o no, tienen el mismo derecho a la protección social.

Artículo 26 Toda persona tiene derecho a la educación, que es gratuita y obligatoria en las primeras etapas y que promueva el entendimiento y el respeto hacia los derechos humanos. El acceso a los estudios superiores debe estar disponible de igual manera para todos en función de los méritos. Los padres tienen derecho a escoger el tipo de educación que le será dada a sus hijos.

Artículo 27 Toda persona tiene derecho a participar libremente en la vida cultural de la comunidad, a disfrutar de las artes (como la música, el teatro, las exposiciones, la poesía) y a participar en los beneficios que resulten de los descubrimientos científicos.

Artículo 28 Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades de esta declaración se hagan plenamente efectivos.

Artículo 29 Toda persona tiene deberes con la comunidad y solamente podrá desarrollarse plenamente como individuo al cumplir con esos deberes. Los derechos y libertades en esta declaración solamente serán limitados por la ley, y si es necesario para proteger los derechos y libertades de otras personas, o por razones de moral, orden público o de velar por el bienestar de la sociedad en general.

Artículo 30 Nada en esta declaración le otorga a una persona el derecho de destruir los derechos y libertades de otras personas.