De: Enfoque en la atencion de salud – Paso a Paso 42

Cómo ayudar a las personas a tomar las decisiones adecuadas respecto a sus necesidades de salud

En muchos países, la gente trata tres cuartos de todas las enfermedades usando medicinas sin consultar primero a un trabajador de salud. Esto se llama ‘la automedicación’. Se pueden obtener medicinas en casa, de los amigos o parientes, de un puesto de la feria, de una tienda local, de un sanador tradicional o de una farmacia. Aunque algunas de estas fuentes pueden proporcionar medicinas apropiadas y de buena calidad, otras pueden proporcionar medicinas inadecuadas y potencialmente peligrosas.

Automedicación

Si se obtienen medicinas de fuentes no supervisadas, éstas pueden ser:

Peligrosas Las medicinas pueden dañar a la gente si se usan incorrectamente.

Inadecuadas Las medicinas quizás no puedan ayudar a mejorar la enfermedad, o quizás sean inadecuadas para la persona debido a su edad o su condición médica.

Cantidad incorrecta La gente puede comprar mucha o muy poca. Calidad incorrecta Las medicinas se pueden haber fabricado incorrectamente, guardadas en malas condiciones o incluso puede ser ‘falsificadas’ sin contener en absoluto ingredientes genuinos.

Innecesarias La gente puede gastar dinero en medicinas innecesarias como los jarabes para la tos y tónicos que son de escaso o ningún beneficio.

Prohibidas Las medicinas que tienen efectos secundarios severos pueden prohibirse pero todavía pueden encontrarse en tiendas y mercados.

Carentes de información Las medicinas pueden venderse sin la información, instrucciones y advertencias apropiados.

¿Cuáles son las creencias de la comunidad?

Antes de intentar mejorar el uso de las medicinas, es muy importante entender lo que la gente de la comunidad cree con respecto a ellas. Por ejemplo, sería útil entender por qué la gente compra medicinas en la feria o tienda local en lugar de ir a la clínica. Ellos pueden dar las siguientes razones:

Más fácil La tienda local está más cerca que la clínica y no hay que hacer cola. La clínica también abre sólo por la mañana cuando la mayoría de la gente está trabajando.

Costo La gente no puede permitirse el lujo de pagar los honorarios del médico por lo que deciden por sí mismos lo que es malo y qué medicinas necesitan. Las medicinas son a menudo más baratas en la tienda local y los tenderos a veces dan crédito.

Actitud La gente puede pensar que el personal de la clínica realmente no escucha sus problemas o no los trata con cortesía. Posiblemente prefieran la actitud del tendero.

Aceptabilidad La clínica sólo proporciona medicinas genéricas en envases poco atractivos que tal vez no le gusten a la gente. La gente también puede pedir antibióticos en cápsulas o inyecciones simplemente porque cree que estos funcionan mejor. Sin embargo, en tanto que los antibióticos no tendrán efecto sobre los resfríos o viruses, las inyecciones con hipodérmicas sin esterilizar pueden acarrear infecciones. También puede ser que los tenderos sólo vendan antibióticos para unos días, en lugar de un tratamiento completo. Si la persona no compra más medicinas para completar el tratamiento, tal vez no se curen completamente y la infección puede desarrollar resistencia a las medicinas.

Mejoramiento del uso de medicinas en la comunidad

Una vez que se tenga una mayor comprensión de lo que piensa la comunidad con respecto a las medicinas, se puede empezar a planear cómo mejorar su uso. Algunas ideas pueden incluir:

Trabajar con vendedores de medicinas locales Los vendedores de medicinas locales necesitan vender medicinas para ganar dinero. Ya que será difícil persuadirlos de no vender medicinas, tratar de ayudarlos, recomendando las medicinas más apropiadas. Esto puede tomar largo tiempo.

Mejorar la atención en los servicio de salud Tratar de cambiar los horarios de atención para facilitar que venga la gente, quizás al atardecer. Animar a que el personal entienda y se comunique bien con los pacientes. Considerar cómo mejorar los envases de las medicinas.

Concientizar al público sobre el uso de la medicina Escojer varios mensajes claves (por ejemplo: ‘Mantener las medicinas fuera del alcance de los niños’, ‘Por qué las inyecciones son peligrosas’ o ‘Cuándo se deben usar antibióticos’) y usar una variedad de maneras de compartir la información. Esto podría incluir afiches, programas de radio, folletos, imitación de roles, proyectos escolares o competencias para diseñar una camiseta o un sello postal.

Política gubernamental

Los gobiernos pueden preparar regulaciones sobre los anuncios de medicinas, calidad de las medicinas, y quién puede vender medicinas. Sin embargo, si estas regulaciones no son impuestas, pueden ser de escasa utilidad.

Este artículo se adaptó del número 12 de Practical Pharmacy. Este es un boletín gratuito disponible para los trabajadores de salud y los farmacéuticos. Publicado por: Georgina Stock, 66 Chiltern Rd, Baldock, Herts, SG7 6LS, Reino Unido. E-mail: gstock@compuserve.com

¡Siempre haga el tratamiento completo de antibióticos, no ayude a que las enfermedades desarrollen resistencia a las medicinas!

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse