De: Como motivar el cambio – Paso a Paso 43

Maneras en que podemos apoyar a los agentes del cambio de nuestras comunidades

por Dennis y Meredith Murnyak.

El Proyecto de Piscicultura es un programa de capacitación y extensión en el norte de Tanzanía que se inició en l984 como parte del ministerio holístico de la Iglesia evangélica luterana de Tanzanía (ELCT). Promueve y enseña técnicas básicas para criar los peces tilapia en estanques excavados en la tierra. El proyecto se enfoca en trabajar con agricultores de subsistencia para criar peces como comida para sus familias y para la venta a fin de aumentar su ingreso. Sin embargo, sus ideas sobre la capacitación podrían usarse en muchos otros tipos de trabajo de desarrollo.

Comenzó en una región pequeña del Distrito de Babati, pero pronto se extendió a lo largo de la Región de Arusha y a otras partes de Tanzanía. Aunque el proyecto es pequeño y con un presupuesto relativamente bajo, ha podido ayudar a 15 organizaciones asociadas a que inicien un Programa integrado de piscicultura, ha capacitado a 500 motivadores voluntarios y ha asistido a familias de Tanzanía a construir más de 4.000 estanques para criar peces tilapia.

¿Por qué ha tenido éxito el Proyecto de piscicultura?

Una pregunta crucial

¿Qué motiva a los motivadores, muchos de los cuales son agricultores de subsistencia? Esta es una pregunta que nos hemos hecho a menudo cuando vemos la cantidad de tiempo y energía que muchos de los motivadores ponen en su trabajo. Algunos de los factores que hemos identificado muestran que los motivadores:

El entusiasmo y dedicación de algunos de los motivadores voluntarios han sido notables, como se ha mostrado en los tres estudios de caso en las páginas 3–5.

Ventajas de usar motivadores voluntarios

Los motivadores mismos desarrollaron pautas para ayudar a las comunidades a seleccionar motivadores. Ellos decidieron que estas personas deben ser:

Curso de capacitación de motivadores

Cada dos semanas se lleva a cabo un curso de capacitación en un centro de capacitación agrícola del ELCT con aproximadamente 20–35 participantes de diferentes partes del país, seleccionados por sus comunidades. Se han llevado a cabo tres o cuatro cursos de capacitación cada año. No se cobra matrícula a los participantes, pero las organizaciones asociadas cubren todo sus gastos de viaje. No se paga nada a los participantes durante el curso.

El curso cubre todas las técnicas básicas de piscicultura y va de la selección de sitios para los estanques a conservar el pescado después de la pesca. El curso tiene un equilibrio igual de trabajo en clase, trabajo práctico de terreno y visitas de terreno a agricultores y motivadores. Las lecciones enseñadas en el aula se practican en el terreno y se refuerzan durante las visitas a los piscicultores.

Enfoque basado en proponer problemas

El curso simplemente no pasa información. En cambio, anima a que los participantes aprendan a usar sus propias experiencias, conocimiento y habilidades para resolver problemas asociados con la piscicultura y construye confianza en sus propias habilidades.

Por ejemplo, durante un ejercicio en abastecimiento de peces, se piden a los participantes que saquen alevines de un estanque y los pongan en otro. No les dicen que el primer estanque contiene varias especies de peces. Pescan en el estanque, ordenan los peces y seleccionan el tamaño que quieren abastecer.

Sin embargo, si no comprenden que el estanque tiene una mezcla de especies, abastecerán varios tipos diferentes de peces en el nuevo estanque. Cuando se destaca esto, sirve de punto de partida útil para la discusión sobre el efecto de las especies mixtas en la producción. También desafía a los participantes para que deduzcan de sus experiencias en agricultura y crianza animal.

Durante el curso de capacitación, se usan carteles, representación de roles e historias para mostrar situaciones de reales asociadas con la promoción de la piscicultura, tales como la baja respuesta de la comunidad, la apatía, la deshonestidad y el robo. Se anima a los participantes a pensar y discutir las diferentes maneras de resolver estos problemas. Ellos utilizan sus propias experiencias y habilidades, a menudo no directamente relacionadas con la piscicultua. Esto cimenta su confianza para resolver problemas creadoramente y tener más confianza en sí mismos.

También se invitan a los agricultores y motivadores cercanos al programa a compartir la enseñanza del curso. Al final del curso los participantes toman un examen escrito y se evalúa su participación en trabajo de terreno. Antes de irse preparan un plan de trabajo y deciden metas para el próximo año. El personal del proyecto usará estos planes durante sus visitas de seguimiento a los agricultores. Hay una cena de despedida durante la cual los participantes reciben un certificado, un manual de capacitación, y una gorra con el eslogan ‘Fuga samaki’ (‘Cultivar peces’). Normalmente dejan el curso entusiasmados con la piscicultura y ávidos de empezar a trabajar como motivadores.

El Proyecto de piscicultura con su sistema de capacitación y motivadores voluntarios ha trabajado bien en Tanzanía, gracias a todos los agricultores y motivadores que han dado su tiempo generosamente ayudando a otros a aprender cómo criar peces y luchar contra el hambre dentro de sus comunidades. Nuestra experiencia y métodos pueden ser útiles en muchos otros tipos de trabajo de desarrollo y en otros países. ¡Animamos a los lectores de Paso a Paso a que hagan la prueba!

Dennis y Meredith Murnyak trabajaron durante muchos años con ELCT en la Diócesis de Arusha y pueden contactarse vía E-mail: hpitz@habari.co.tz

Puede obtenerse mayor información sobre estos excelentes cursos de capacitación del Integrated Agricultural Training Centre, PO Box 631, Babati, Tanzanía.

Pueden encontrarse detalles completos sobre las técnicas de piscicultura en el manual Raising Fish in Ponds (Piscicultura en estanques), reseñado en la página 14 y resumido en Paso a Paso 25.

¿Por qué se entusiasman los motivadores después del curso de capacitación?

Ejercicio de abastecimiento de peces

En el aula, los participantes aprenden como recolectar, transportar y depositar los alevines en los estanques. Practican estas técnicas en algunos de los 40 estanques para peces del centro. Puesto que los peces pequeños son delicados, aprenden que deben transportarse tan rápidamente como sea posible sin retrasos innecesarios. Durante uno de los días en terreno, se da a los participantes plena responsabilidad por la recolección de alevines del estanque de un agricultor y depositarlos en un estanque en otro pueblo. Los capacitadores planean la ruta para pasar por un salón de té local. Cuando pasan frente al salón, un capacitador invita al grupo a una taza de té y un poco de pan. A menudo los participantes se olvidan de la lección, alegremente aceptan la oferta y dejan a los peces en cubos fuera de la tienda. Mientras el grupo bebe su té, los peces normalmente empiezan a sufrir. Cuando los participantes vuelven y encuentran a los alevines jadeantes en la superficie de los cubos, se les recuerdan la lección del aula, y comprenden el error que cometieron. A veces, al visitar a un motivador después de varios años, se referirán risueñamente a la lección aprendida ese día y al error que ellos no han cometido de nuevo.

ESTUDIO DE CASO - 3

La historia de Jeremías

Jeremías fue uno de los primeros piscicultores y también el primer motivador dentro de su pueblo. Tuvo dificultades al construir un estanque en los faldeos empinados de su granja y tuvo que quitar muchas piedras grandes, lo que requería mucho trabajo duro extra. Cuando el estanque estuvo finalmente terminado y empezó a llenarlo de agua, se filtró y se tardó varias semanas para solucionar el problema antes de que el estanque contuviera el agua y él pudiera abastecerlo de peces.

Cuando alimentaba a los peces y mantenía el estanque, alguno de los vecinos de Jeremías empezaron a reírse de él y a decir que estaba perdiendo su tiempo. Sin embargo, en el momento de la recolección el estanque produjo una buena cantidad de peces. En lugar de vender los peces que había trabajado tan duro para producir, decidió regalar la mayoría de ellos a su vecinos y esperar que, después de degustar los peces frescos, se interesaran entonces en construir sus propios estanques.

La historia de Isa

La comunidad de Isa en las montañas de Usambara en el norte de Tanzanía, lo envió para capacitarse como motivador. Seis meses después de su retorno, se habían construido muchos estanques en su región, y él se puso en contacto con nosotros. Durante nuestro viaje para entregar el primer suministro de alevines visitamos los cuatro estanques para peces que había construido en su propia tierra. ¡Todos los estanques estaban secos! La tierra de su granja era muy arenosa, y había habido poca agua para llenarlos ese año. Increíblemente, Isa no se desanimó, sino que siguió promoviendo la piscicultura y ayudando a los agricultores a construir 70 estanques en su región. Visitamos la mayoría de ellos y los encontramos bien construidos.

Nos asombramos de ver que, a pesar de sus propios problemas, Isa había continuado ayudando a otros a hacer un buen trabajo. Cuando lo cuestionamos sobre esto, explicó: ‘Fui enviado por mi comunidad para aprender piscicultura y ayudarlos a mi regreso. Yo haré esto, aun cuando fallé con mis propios estanques. Algún día encontraré un lugar conveniente para construir mis propios estanques. Creo que la piscicultura puede ayudar a mi gente.’

La historia del Pastor Machange

El Pastor Machange es un pastor luterano en el norte deTanzanía. Después de asistir a uno de los cursos de capacitación para motivadores se entusiasmó mucho con la piscicultura. Poco después de volver a casa del curso, construyó dos estanques para peces en su propia tierra, y empezó a contarles a todos los que pudo sobre la piscicultura – a parientes, vecinos, amigos y feligreses. Incluso consiguió que lo invitaran a predicar en otras iglesias para poder persuadir a esas congregaciones sobre las posibilidades de la piscicultura.

La idea tuvo éxito rápidamente y su trabajo aumentó a diario. Finalmente se transformó en coordinador a jornada completa del programa de piscicultura en su diócesis. Es principalmente debido a su entusiasmo, alta energía y trabajo tenaz que se crearon más de 1.000 nuevos estanques para peces en esta región en el curso de menos de dos años.

Aprendiendo a construir un estanque

Es difícil enseñar a construir un estanque para peces en el aula. Nunca se puede estar seguro si se entiende y es algo que se aprende mejor haciendo. Por lo tanto, se pide a los participantes que construyan un estanque para peces en cada uno de los cursos, usando herramientas como las que usan los agricultores del pueblo. ¡Al principio se quejan y son renuentes a hacerlo; parece un trabajo demasiado duro! Sin embargo, una vez que empiezan, comprenden que entre 20 y 30 personas que trabajan en conjunto durante unas horas cada dos días va muy lejos. A menudo se desesperan por terminar el estanque antes del fin del curso. A veces quieren que ‘su’ estanque sea más grande y mejor que los otros. Ellos pedirán más ‘tiempo libre’ para poder terminar su ‘monumento’ para que lo vean los participantes futuros. ¡El centro de capacitación tiene actualmente 40 estanques y se está quedando sin espacio! Actualmente estamos preguntando a los agricultores cercanos si quieren que se construyan estanques en sus tierras.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora