De: La Biodiversidad – Paso a Paso 47

Qué es y cómo responder a los cambios en la biodiversidad

Los árboles de neem viven entre 100 y 200 años y crecen hasta 30 metros de altura. Empiezan a producir fruta después de unos años y se hacen totalmente productivos después de diez años.

El nombre sánscrito del neem significa ‘el que cura todas las dolencias’ y el nombre Swahili, mwarubaini, significa 40 porque se cree que cura 40 enfermedades diferentes. Es mejor criar el neem de la semilla fresca – de menos de tres meses. También se puede intentar tomar esquejes, quitando las hojas y plantándolos en tierra húmeda.

Las frutas de neem proporcionan comida a murciélagos y pájaros. Ellos comen la carne dulce y escupen los granos. Colectar estas semillas de la tierra y lavarlas. Dejar secar al sol durante unos días y luego guardarlas en recipientes donde pueda circular el aire, como sacos o cestos de yute.

Para producir aceite de neem, machacar suavemente las semillas bien secas en un mortero grande para partir las cáscaras, sin aplastar los granos. Verter la mezcla desde cierta altura en un cesto (aventar). Los granos caen en el cesto y las cáscaras más ligeras se vuelan. Quitar todos los granos podridos ya que pueden ser venenosos. Devolver los granos al mortero y golpearlos para formar una pasta castaña pegajosa. Amasar esta pasta a mano y agregar una cantidad pequeña de agua limpia. Después de amasar durante algún tiempo, el aceite empieza a rezumar. Continuar amasando y apretando hasta que no salga más aceite. Pueden extraerse aproximadamente 100–150ml de aceite de 1kg de semillas de neem. El pastel de semillas que queda es un fertilizante excelente o alimento para los animales.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Equipar a personas de todo el mundo que trabajan para acabar con la pobreza y la injusticia