Foto: Esther Harder

De: Compartiendo ideas – Paso a Paso 75

Los lectores de Paso a Paso comparten ideas relacionadas con su trabajo

La Oficina de Planificación y Desarrollo de la Diócesis de Teso de la Iglesia de Uganda (COU-TEDDO, por sus siglas en inglés) capacita a voluntarios de la comunidad para convertirse en “Promotores de la Paz”. Del 2005-2006 la COU-TEDDO capacitó a 80 voluntarios provenientes de zonas propensas a conflictos en la región de Teso en el noreste de Uganda. Los Promotores de la Paz usan la consolidación de la paz, la mediación y habilidades de consejería para abordar el conflicto y mejorar las relaciones familiares en sus comunidades locales.

Al reconocer que las comunidades y la sociedad solo pueden cambiar si se empieza por el individuo, los Promotores de la Paz tienen la desafiante tarea de asegurar que haya paz en sus propias familias, antes de dar respuesta a las necesidades de la comunidad. Este enfoque de abajo hacia arriba ha cambiado drásticamente las zonas en las que viven los Promotores de la Paz.

En Teso ha habido violencia desde los años 1970. Las armas de fuego son fácilmente disponibles y los vecinos al norte de Teso, la tribu seminómada karimojong, usan estas armas para robar ganado entre sus clanes y también contra tribus vecinas como la iteso. Debido a estos robos, las comunidades teso se han trasladado de sus granjas tradicionales a campos para desplazados internos. Muchos niños han crecido en estos campos sin conocer otro modo de vida.

En junio de 2003 el Ejército de Resistencia del Señor (ERS), dirigido por Joseph Kony, invadió a Teso, obligando a miles de personas a huir de la violencia. Surgieron más campos de desplazados internos con este aumento de comunidades de personas sin hogar. Para el 2007 la mayoría de las familias afectadas por este conflicto se había mudado gradualmente de nuevo a su aldea natal. No obstante, en zonas de Teso que son vulnerables a los ataques de los karimojong, las personas todavía permanecen en los campos para desplazados internos.

Los Promotores de la Paz trabajan dentro de estas distintas comunidades. En aquellos lugares donde las personas están regresando a su forma de vida tradicional, los Promotores de la Paz prestan asistencia en la resolución de conflictos, los conflictos por la propiedad de tierras y otras tensiones. En las zonas fronterizas, donde continúa la violencia, los Promotores de la Paz están trabajando tanto en las comunidades iteso como en las karimojong. Ellos denuncian los ataques y atracos y hablan en contra del tradicional robo de ganado. También trabajan para resolver conflictos dentro de las familias y comunidades.

Cómo resolver los conflictos

Muchos Promotores de la Paz demuestran tener iniciativa y personalizan su trabajo mientras van ganando confianza en sus destrezas y como resultado de la respuesta positiva de la comunidad. Mohammed Lomong, un Promotor de la Paz de la tribu karimojong, dirige el Coro de la Paz Napak. Este es un grupo de 70 jóvenes que canta y realiza presentaciones teatrales en toda Karamoja, instando a sus compañeros a dejar atrás su conducta violenta y a vivir en paz. El Coro de la Paz Napak ha sido invitado a dar conciertos en prominentes sesiones de diálogo transfronterizo facilitadas por ONG y funcionarios del gobierno.

John Ogwel, un ex Promotor de la Paz en Karamoja fue elegido a un cargo de autoridad en el gobierno local. Él utiliza su posición para hablar sobre la paz y asegurar que los problemas transfronterizos sean resueltos con prontitud. Cuando la tensión aumenta y amenaza con romper la comunicación entre Teso y Karamoja, él convoca reuniones transfronterizas con sus colegas líderes regionales para resolver los problemas.

Los Promotores de la Paz en Teso trabajan junto con COU-TEDDO para transmitir programas de entrevistas radiales sobre temas relacionados con la paz cada dos meses. Los temas recientes incluyen la reconciliación, los asuntos de género, las prácticas tradicionales para la consolidación de la paz y cómo dar respuesta a la propagación de rumores. Estos programas han resultado ser populares. A menudo se reciben tantas llamadas de los radioyentes que los Promotores de la Paz son invitados a volver y continuar las discusiones más adelante.

Cómo obtener la confianza

Los Promotores de la Paz informan que se les pide ayudar con los conflictos locales. Los miembros de la comunidad prefieren consultar con los Promotores de la Paz porque sus servicios son gratuitos, mientras que los líderes del gobierno local a menudo cobran una tarifa por escuchar un caso. Las personas sienten que los Promotores de la Paz escucharán más objetivamente porque son consejeros voluntarios y no les ha pagado una persona implicada en el conflicto.

Poco a poco las comunidades están aumentando su confianza en los Promotores de la Paz. En una aldea dos personas discutieron después de que ocurriera un accidente en bicicleta por embriaguez. En lugar de provocar lesiones, ellos decidieron dejar sus bicicletas esa noche con un Promotor de la Paz y regresar al día siguiente para resolver el conflicto cuando estuvieran sobrios. Otro Promotor de la Paz informó que tuvo que esconder a un niño en su casa durante varios días porque un clan entero quería matar al niño en venganza por la muerte accidental de su amigo. El hecho de que las personas estén dispuestas a confiar ‘pertenencias’ tan valiosas en las manos de los Promotores de la Paz demuestra lo bien reconocidos que son y que se han convertido en personas de confianza en sus zonas.

Las mujeres Promotoras de la Paz están ganando influencia en una cultura que en su mayor parte escucha a los hombres ancianos. Ellas informan que ahora se les consulta para conflictos entre hombres y mujeres por igual. Una mujer pudo detener un conflicto violento por la propiedad de tierras simplemente parándose entre los hombres que reñían y pidiéndoles firmemente que se calmaran y hablaran en lugar de pelear. Más tarde, esos mismos hombres pudieron resolver el conflicto sembrando sisal a lo largo de su límite de propiedad.

COU-TEDDO continúa ayudando a los 80 Promotores de la Paz con capacitación para el seguimiento y con apoyo. El Pastor Sam Eibu supervisa este programa esencial para la COU-TEDDO. Él explica la importancia de los Promotores de la Paz: “Las personas mismas son quienes tienen mayor probabilidad de resolver los conflictos en su comunidad. Nosotros no podemos ser quienes lo hagamos.” Una familia a la vez, los Promotores de la Paz trabajan para ver que la paz se convierta en una realidad en sus hogares y vecindarios.


Esther Harder era la Oficial de Información para la Diócesis de Soroti en Uganda de 2005 – 2007.

COU-TEDDO, PO Box 107, Soroti, Uganda.

Email: ainapakin@gmail.com

Foto: Esther Harder

Foto: Esther Harder

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora