Miembros de un grupo de autoayuda pasan sus ahorros a la líder del grupo durante una reunión semanal. Foto: Cally Spittle/Tearfund

De: Paso a Paso 93

Cómo aprovechar al máximo lo que tenemos, compartiéndolo y potenciándolo

Adenach Woshebo, 27, empezó ahorrando 3 birr semanales. “Yo nunca supe que podía hacerme rica”, dice ella con una sonrisa. Desde entonces ha tomado prestado más de 700 birr (US $37) los cuales ha utilizado para ampliar su negocio de caña de azúcar. “Puedo alimentarme a mí y a mi familia de cuatro miembros sin tomar prestado”. Foto: Louise Thomas/Tearfund

Adenach Woshebo, 27, empezó ahorrando 3 birr semanales. “Yo nunca supe que podía hacerme rica”, dice ella con una sonrisa. Desde entonces ha tomado prestado más de 700 birr (US $37) los cuales ha utilizado para ampliar su negocio de caña de azúcar. “Puedo alimentarme a mí y a mi familia de cuatro miembros sin tomar prestado”. Foto: Louise Thomas/Tearfund

“Nunca lo vas a lograr” fueron las palabras que Zenebech Tesfaye, de 30 años de edad, recuerda haber oído cuando se unió al grupo de autoayuda Yenegefire (Los frutos de mañana) y planificó ahorrar 1 birr (US $0.05) semanal. “Se rieron, se burlaron e hicieron todo tipo de comentarios raros, pero yo decidí no escucharlos y en cambio continuar ahorrando”. 

Desde entonces el grupo ha aumentado sus ahorros a 7 birr semanales. “Todos los que se reían de mi ahorro de 1 birr semanal ahora están rogando unirse al grupo, especialmente después de ver lo lejos que me ha llevado el grupo,” dice ella.

Zenebech vende papas fritas en un restaurante cerca de su casa. “Por medio de este negocio he podido pagar los gastos de escolaridad de mis hijos, alimentarlos y asegurarme de que estén bien vestidos”. Incluso ha aumentado sus ahorros de 7 birr a 10 birr semanales (aproximadamente US $2.50 mensuales). “He aprendido que la clave para el cambio está en mis manos, y nunca retrocederé”.

La Editora le pidió a Mulugeta Dejenu, quien ha estado involucrado en fundar grupos de autoayuda en Etiopía por doce años, responder algunas preguntas sobre cómo ellos han transformado las vidas de las personas en Etiopía.

¿Qué hace que sus grupos de autoayuda sean exitosos?

Experiencia compartida

Los grupos de autoayuda están conformados por personas que tienen un estado social similar y que enfrentan desafíos similares en la vida, tales como el aislamiento y acceso limitado a información y recursos (financieros y conocimientos). En Etiopía las mujeres se ven afectadas por estos desafíos más que los hombres, pues con frecuencia su participación en la toma de decisiones es limitada y no tienen acceso a los recursos familiares.

Quienes buscan fundar grupos de autoayuda averiguan quiénes son las personas más empobrecidas en una comunidad realizando un ejercicio de clasificación de la riqueza que incluye hablar con los líderes clave y con la comunidad en general. Seguido se invita a estas personas a una reunión donde se explica lo que son los grupos de autoayuda y se les invita a unirse a un grupo. Al inicio pocas personas quieren unirse y quienes sí están dispuestas usualmente lo hacen con un sentido de desesperanza, temor y falta de confianza. 

No obstante, la similitud de su estado social y sus experiencias compartidas ofrecen un punto común para que los miembros del grupo de autoayuda desarrollen relaciones rápidamente. Esto crea un lazo fuerte y confianza entre ellos y les compromete con un fin común y la determinación de vencer la pobreza juntos. 

Con las buenas relaciones viene la confianza y la vulnerabilidad, que les permiten compartir los más profundos secretos que guardan. Los miembros que están viviendo con VIH a veces lo han dado a conocer y han sido tratados como amigos. Musulmanes y cristianos se han hecho amigos. Grupos étnicos que han sido aislados fueron recibidos cordialmente por miembros del grupo de autoayuda. Para muchos miembros el grupo terminó siendo un ambiente de sanación gracias a la aceptación y al amor que se ofrecen. 

Empoderamiento a través de la democracia

Como organizaciones populares, los grupos de autoayuda son democráticos. Para las mujeres y los hombres empobrecidos es una oportunidad muy rara de ejercer la democracia y de experimentar en la práctica lo que significa usar su autoridad. Ellos escriben su propia constitución (código de conducta) democráticamente y los miembros la aprueban. Los grupos de autoayuda eligen a sus propios líderes o representantes. Cada miembro debe desarrollar habilidades de liderazgo y comunicación al presidir reuniones semanales. Esto evita que una persona domine y ofrece iguales oportunidades y responsabilidades para que cada miembro crezca y se desarrolle como líder. Esto trae una transformación personal, ya que se desarrollan y fomentan nuevas destrezas. 

Se insta a todos los miembros a participar en las reuniones semanales. Existe un gran sentido de pertenencia y apropiación en los grupos de autoayuda porque el poder de toma de decisión corresponde a los miembros como grupo.

La experiencia de ahorrar

El enfoque de grupo de autoayuda introduce una cultura de ahorro a personas que nunca antes habían ahorrado, ni creían que las personas empobrecidas pueden ahorrar. Para ahorrar cada miembro del grupo de autoayuda debe reducir los gastos innecesarios y todo desperdicio, incluyendo el mal uso del tiempo. Los ahorros semanales iniciales no se logran ganando dinero, sino reduciendo gastos innecesarios –por ejemplo, reduciendo el consumo de café de tres veces al día a una vez al día (el café es la bebida social principal de Etiopía). 

Los grupos de autoayuda animan a ahorrar antes de ofrecer préstamos a los miembros para ayudarles a comprender el valor del dinero y para que ellos experimenten el dolor de hacer sacrificios para ahorrar. Una vez que experimentan las dificultades de ahorrar, se les hace más fácil comprender el valor de los préstamos y la importancia de pagarlos a tiempo con un gran sentido de responsabilidad. Las instituciones que empiezan prestando dinero desde el inicio han tenido dificultades para recuperarlo. 

Movilizando sus propios recursos

Los préstamos de los grupos de autoayuda proceden de los ahorros semanales de los miembros que se han acumulado durante seis a doce meses. Los grupos de autoayuda movilizan sus propios ahorros y no toman préstamos fuera del grupo por lo menos durante un año. Los préstamos del grupo mantienen a los miembros fuera de las garras de los despiadados prestamistas de dinero de la localidad. 

Los miembros solicitan un préstamo utilizando un formulario de solicitud que incluye para qué será utilizado el préstamo, por cuánto tiempo se tomará y el periodo de pago. El grupo estudia las solicitudes y las decisiones se toman por medio del voto. Los intereses ganados sobre los préstamos regresan al capital del grupo y están disponibles para futuros préstamos. En Etiopía aproximadamente el 98% de los préstamos son saldados y los pocos que no pueden pagarlos tienen razones válidas como fallecimiento, divorcio y bancarrota. La capacidad de ahorrar y dar préstamos les da a los miembros del grupo de autoayuda un gran sentido de independencia, dignidad y confianza en ellos mismos. Donde exista una profunda cultura de dependencia de la ayuda externa, los grupos de autoayuda llevan libertad por medio de la autodisciplina y el apoyo mutuo.

¿Cuáles son los beneficios de no tener apoyo externo, salvo el estímulo del facilitador?

Muchos miembros de grupos de autoayuda toman la iniciativa de apoyar a sus colegas miembros ofreciéndoles estímulo y consejos. Los éxitos empresariales de los miembros con frecuencia se comparten durante las reuniones y mientras caminan a sus casas. Un estudio reciente que compara los costos y los beneficios del enfoque de grupo de autoayuda mostró lo beneficioso que ha sido la transferencia de destrezas entre los miembros para aumentar los ingresos. 

Los primeros seis meses son los más difíciles y durante este tiempo es muy importante el papel que desempeña el facilitador. Los facilitadores ayudan a crear los hábitos y los comportamientos que hacen que los grupos funcionen. Ellos ayudan a los miembros del grupo a llegar a conocerse unos a otros y a confiar unos en otros y les ayudan a disciplinarse en el ahorro semanal regular.

El facilitador coordina capacitaciones en manejo de ahorros y de crédito, desarrollo de microempresas, actividades de generación de ingresos y destrezas de liderazgo, siempre con un énfasis en el autoconocimiento.

Con el tiempo los mismos grupos de autoayuda pueden acceder a destrezas, conocimientos y recursos externos. 

¿Cuáles son los peligros de las ayudas financieras y los préstamos desde el exterior de la comunidad?

Las ayudas financieras van en contra del principio más básico de los grupos de autoayuda –empoderar a las personas. Los grupos de autoayuda están previstos para hacer surgir un sentido de dignidad e independencia por medio del arduo trabajo de miembros que movilizan sus propios recursos. El principio de “ayudar a las personas a arreglar sus propios problemas en lugar de intentar arreglar los problemas por ellos” es la base para que los grupos de autoayuda prosperen como organizaciones populares. Todo esfuerzo por proporcionar dádivas destruirá su motivación de lograr el éxito por medio de su propio esfuerzo. Socava su creatividad y habilidad para liberar su propio potencial. Los grupos que recibieron dádivas por parte de ONG (organizaciones no gubernamentales) confundidas que no comprendían el enfoque del grupo de autoayuda dejaron de reunirse. 

¿Cuál es el potencial de los grupos de autoayuda? 

Se ve un cambio en todos los sentidos en los miembros del grupo de autoayuda en términos de valoración de sí mismo, autoconfianza y aumento en los ingresos en un periodo de dos a tres años. Los miembros pueden enviar a sus hijos a mejores escuelas, pagar gastos médicos, disfrutar alimentos más nutritivos, construir mejores refugios, dirigir por lo menos un proyecto de generación de ingresos y contratar miembros de la familia. 

En cinco años los miembros fundan nuevas empresas, con frecuencia mudándose del mercado para alquilar locales. En diez años los grupos están aspirando a empezar empresas conjuntas y fundar bancos y compañías de seguros. Algunos grupos que han estado establecidos por diez años sueñan con colocar miembros del grupo de autoayuda en el Congreso para dar respuesta a asuntos relacionados con los derechos básicos de la niñez y de la mujer.

Agradecemos a Grace Kamuyu por el uso de sus entrevistas con Zenebech Tesfaye y Adenach Woshebo.

Puede encontrarse más información sobre cómo fundar grupos de autoayuda y grupos de ahorros en los libros Releasing potential y en la Guía PILARES – Crédito y préstamos para negocios pequeños.


Pasos para iniciar grupos de autoayuda

Los grupos de autoayuda crecen gradualmente como las plantas:



Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora