Amar a nuestro prójimo

Vea Levítico 19:18, Mateo 19:19, Marcos 12:28-34 y Romanos 13:9

  • ¿Qué tienen en común todos estos versículos?

La parábola del Buen Samaritano explica el mandamiento de ‘amar a nuestro prójimo’.

Lea Lucas 10:25-37

Jesús insiste en que debemos amarnos mutuamente sin considerar la cultura ni la clase social. Cuando el intérprete de la ley le preguntó a Jesús ‘¿quién es mi prójimo?’, quizás esperaba que Jesús le respondiera ‘tu amigo judío’, pero la respuesta de Jesús fue diferente.

La parábola no nos dice nada sobre el hombre que fue atacado aunque los que estaban escuchando eran judíos y habrían supuesto que dicho hombre era judío. Sin embargo, un sacerdote y un levita, que eran miembros del grupo religioso de Israel en esa época, pasaron al lado del hombre herido. En la época de Jesús, los samaritanos eran despreciados por los judíos. Sin embargo, en la parábola, el samaritano que iba de camino es el que ve al hombre herido y se compadece de él.

  • ¿Quién es su prójimo?
  • Considere las veces en que le ha sido difícil amar a su prójimo ¿Por qué lo encontró difícil?
  • Tomando en cuenta este pasaje, ¿cómo cambiará su actitud hacia los demás?